El anuncio, hace unos días, de la serie de televisión con actores reales basada en Life is Strange congratuló a quienes disfrutamos con uno de los mejores títulos del año pasado.

El carácter episódico del videojuego, así como el éxito de series recientes con temáticas algo más elaboradas y adultas (Mr. Robot), e incluso fuerte componente de ciencia ficción (Stranger Things) convierten a la obra de DontNOD en candidata ideal a serie televisiva.

Es lo que conocemos como narrativa transmedia o videojuegos transmedia, aquellos que transcienden a las consolas (o al PC) para ver aumentado su universo de muchas formas. Este tipo de narrativa entremezclada no se limita a películas o series de televisión, sino que también incluye novelas gráficas, libros o cómics.

Cine y videojuegos: una simbiosis imposible

Para que duela menos, como el tirón de una cinta de cera al depilarse, pasaremos deprisa y corriendo por el género que, en esto de la narrativa transmedia, más estragos hace: el cine. Si por mí fuera, dejaría a un lado prácticamente cualquier producción cinematográfica basada en un videojuego (salvo honrosas excepciones), pero admitamos que no sería justo pasar de tapadillo sobre este tema, máxime cuando cine y videojuegos llevan décadas retroalimentándose con mayor o menor éxito.

Imposible hablar de los videojuegos en el cine sin acordarnos de aquel engendro que fue Mario Bros. Con el desaparecido Bob Hoskins en el papel del fontanero más famoso de los videojuegos y, por aquel entonces, un prácticamente desconocido John Leguizamo haciendo de Luigi. El también malogrado Dennis Hopper tuvo el dudoso honor de interpretar a ¿Koopa? En definitiva, un autentico despropósito que sólo gusta en los primeros segundos de los títulos de crédito: cuando suena la BSO original de Nintendo. Tras eso, se acabó la magia.

Las siguientes adaptaciones no mejoraron el panorama: títulos como Double Dragon, con Scott Wolf, Mark Dacascos y una jovencísima Alyssa Milano, destrozó uno de los beat’em up de nuestra infancia.

Continuamos el repaso (dando algunos saltos) con el archiconocido Christopher Lambert en el papel de Raiden. Sí, hablamos de la nefasta Mortal Kombat, cuyo único recuerdo salvable era su famosa banda sonora, tan electrónica y acorde a la década de los noventa. Por el bien de nuestra salud mental, olvidemos también las adaptaciones cinematográficas de Dead or Alive o Tekken (sí, existe).

Super-Mario-Bros-Movie

“Enfants terribles”…

A los seres pensantes de Hollywood les pareció buena idea dejar franquicias como Far Cry o House of The Dead en manos del inefable Uwe Boll. Ahí está también Paul W. Anderson para hacer lo que le da la real gana con una de las mejores sagas del videojuego (Resident Evil), en pos de dar pábulo a la belleza de su esposa, Milla Jovovich.

No fue hasta la llegada de cintas más contundentes como Tomb Raider (Angelina Jolie), Prince of Persia (Jake Gyllenhaal) o Silent Hill (Rada Mitchell y Sean Bean), que disfrutamos de adaptaciones medio decentes.

La última opción que me viene a la cabeza (siendo consciente de que me he dejado muchas cintas en el tintero: Alone in The Dark, Max Payne…) es Warcraft, metraje que ha suscitado todo tipo de críticas.

House_of_the_Dead_6778283

… y viceversa.

El caso opuesto no se queda atrás, y es que cada vez que intenta adaptarse un taquillazo cinematográfico al videojuego, el resultado suele ser desastroso. Las prisas por cuadrar fechas materializan autenticas aberraciones jugables que, en muy raras ocasiones, consiguen estar a la altura de las expectativas. Estos últimos meses Activision se lleva la palma con Tortugas Ninja y Cazafantasmas. Solo tenéis que echar un vistazo a sus puntuaciones en Metacritic para entender de lo que hablamos.

Pero, gracias a Dios, la narrativa transmedia no sólo vive del cine. Defiance, el atrevido proyecto de Trion Games para la pasada generación, se basaba en la serie del mismo nombre. Aunque la producción no tuvo el éxito esperado (y fue cancelada por Sci-Fy), el juego sigue existiendo como free-to-play. Durante el tiempo que convivieron juntos, juego y serie se compenetraban, haciendo que los sucesos de una tuvieran repercusión en el MMO. Sin duda, una arriesgada apuesta que merece reconocimiento.

Defiance_Newegg_Story1

1 2

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.