A escasos días del lanzamiento de PlayStation VR, Oculus VR ha marcado su hoja de ruta para los próximos meses. Hasta la presente, Oculus Rift no se consideraba competencia para el visor de realidad virtual de Sony, pero los anuncios del evento Oculus Connect (San José, California) suponen todo un punto de inflexión.

La gran e inesperada revelación fue una rebaja significativa en los requisitos mínimos para el desempeño fluido de Rift, hasta la presente supeditado a compatibles en torno al millar de euros. Si antes necesitábamos de una gráfica NVIDIA GTX 970 o superior, ahora bastará con una NVIDIA GTX 960 (de precio sensiblemente inferior). Se mantienen los 8 GB de memoria RAM y la salida de vídeo compatible con HDMI 1.3, pero no así el procesador ni el sistema operativo. Pasamos de un Intel i5-4590 de cuádruple núcleo a un Intel i3-6100 dual core, ya no bajo Windows 7 SP1, sino Windows 8.

¿Cómo es posible que el visor rinda igual bajo especificaciones inferiores? Oculus VR refirió a una tecnología denominada “asynchronous spacewarp“, por la que el equipo garantiza 45 frames por segundo estables, generándose otros tantos artificialmente (recordemos que cualquier experiencia de realidad virtual precisa de 90 frames por segundo para cumplir unos mínimos de inmersión y confort). No suena demasiado convincente, aunque no tardaremos en verficiarlo. Cyberpower  pondrá a la venta su propio PC compatible por unos módicos 499 dólares y fabrciantes como Asus, Alienware o Lenovo comercializarán portátiles ‘Oculus ready’.

Al incrementarse el número de equipos compatibles, más usuarios podrán acceder a la realidad virtual de nivel superior y muchos de quienes se habían conformado con PlayStation VR podrían replantearse la compra. Y es que los precios se acercan más de lo que pueda parecer: el pack de PS VR, dos mandos Move y PlayStation Camera asciende a 537€, mientras que Oculus Rift parte de 699€. Decisión de cada cual si pesa más ahorrarse 160€ o una experiencia cualitativamente incomparable.

Puestos al desembolso, tampoco se da una diferencia exagerada si partimos de cero: PS4 Slim y el paquete completo de PS VR nos costarán 836 euros, mientras que Oculus Rift y un PC con la nueva configuración (en torno a los 400 euros según el configurador de PC Componentes) ascienden a 1.099 euros. Se entiende entonces por qué Oculus podría comerse buena parte del pastel que Sony pensaba zamparse en solitario.

Ahora sí, Oculus Rift puede robarle usuarios a PS VR… aunque su room scale lo encarezca respecto a HTC Vive

Oculus Connect también reveló la fecha de lanzamiento de Oculus Touch, los mandos por movimiento con que responderá al Vive Controller. Estarán disponibles el 6 de diciembre por 199 dólares, acompañados por un segundo sensor de rastreo. Pero ahí no acaba la cosa, porque la cacareada escala de habitación llegará también a la plataforma. Oculus Rift y HTC Vive equipararán así prestaciones… aunque ya sin la baza del precio para el primero: si queremos room scale necesitaremos de un tercer sensor (79 dólares), lo que eleva el coste del conjunto a 977 euros. Al incluir todo lo necesario de base (también unos auriculares in-ear que Oculus venderá por 49 dólares), el precio de HTC Vive resulta ahora inferior: 899 euros. Malas nuevas para Oculus VR, considerando que el visor de Valve se ha impuesto durante los últimos meses.

Mirando al futuro, eso sí, la división de Zuckerberg ambiciona un dispositivo completamente autónomo. En términos cualitativos, el prototipo (“Santa Cruz“) se situará entre el Gear VR de Samsung y el propio Oculus Rift. Funcionará sin necesidad de teléfono u ordenador, gracias a los componentes sitos en la parte posterior (nada de cables). ¿Quién sabe? Si tienen razón cuantos predicen la realidad virtual como una cuestión de experiencias más que juegos propiamente dichos, dispositivos como el bosquejado supondrían el único futuro posible para dicha tecnología.

Con todo, no termina de verse el día en que sustituyamos monitores por visores en nuestra procrastinación con Facebook. Así lo pretrende el propio Zuckerberg, quien presentó software de marcada índole social: “Avatars” creará un yo virtual con el que chatear en “Rooms“, equivalente a las salas de chat de antaño. Por su parte, “Parties” dispondrá entornos virtuales para el visionado o las sesiones de juego colectivas. También se apela a los diseñadores web con un navegador específico para RV, de nombre en clave “Carmel“. ¿Cómo esperar sitios optimizados cuando aún topamos con páginas ajenas a versiones móviles?

Ahora sí, todas las cartas están sobre la mesa. La guerra por la realidad virtual puede dar comienzo.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.