TE PUEDE INTERESAR

¿Qué es el juego en la nube?

IBAI SAINZ-AJA

Con las consolas de nueva generación presentadas y con todas las cartas ya sobre la mesa (con alguna que otra reculada de por medio), queda patente que en esta generación que tenemos a la vuelta de la esquina el procesamiento en la nube va a ser lo que los gráficos en alta definición para la actual. Y ya no solo sólo por parte de Microsoft y su Xbox One, quienes fueron los primeros en hacer referencia a la nube más allá del almacenamiento de datos y juegos, sino también por parte de Sony y Nintendo quienes han afirmado que sus consolas incorporarán de un modo u otro algún tipo de procesamiento en la nube.

Todo en un principio suena muy bonito, y más cuando nos hablan de la cantidad ingente de servidores que tienen distribuidos por todo el mundo… ¿pero de verdad la nube es capaz de hacer que las capacidades de las consolas no tengan límite con nos ha dicho Microsoft? ¿Hasta qué punto el procesamiento en la nube es aplicable en los videojuegos? ¿Qué es cierto y que es mentira de lo que nos han querido vender?

PS4

La nube, como se viene conociendo desde hace años la computación a través de Internet aprovechándonos de equipos remotos, no es nada nuevo y se lleva utilizando en los últimos tiempos en un sinfín de utilidades como Google Docs o el sistema de reconocimiento de voz Siri de Apple. En este caso el uso de la nube no debería dar problemas porque no necesitamos respuestas casi inmediatas. En el caso de Siri este manda los datos a los servidores de Apple, quienes son los que tratan los datos que son devueltos al dispositivo. Para el trabajo que está haciendo y para los usuarios ese tiempo que pueden tardar en viajar los datos del dispositivo al servidor, procesarse y volver no influyen, ni son por lo general apreciables.

¿Qué ocurre entonces en los videojuegos? Pues depende. Si de lo que se trata es de aligerar la carga de trabajo al procesador o gráfica de la consola para realizar por ejemplo, cálculos de renderizados de polígonos o cálculos de iluminación a través de la nube, tenemos un problema. La velocidad a la que se ejecuten esos cálculos en tiempo real es de una importancia crítica. Solamente el retardo obtenido a la hora de enviar y recibir los datos, y suponiendo que tengas una buena conexión a internet, hacen que al más mínimo retraso todo se vaya al traste y veamos cosas raras en la pantalla como objetos que aparecen de la nada o no están bien formados.

¿Entonces para qué sirve la nube? Pues principalmente para tareas que no sean en tiempo real o que en todo caso, no necesiten un tiempo crítico de respuesta. Uno de los ejemplos más claros y que mejor han explicado es el de Forza Motorsport 5 y su inteligencia artificial. Dijeron que gracias al poder de la nube el juego contaría con una IA que nos daría la impresión de estar jugando contra otros jugadores, ya que actuarían como gente de verdad y aprendería de nuestra forma de conducir. Esto es algo que no tiene por qué hacerse necesariamente en tiempo real, ya que pueden enviarse diversos datos de cada partida, como nuestra forma de conducir o de adelantar, para que los servidores hagan los cálculos necesarios y enviarle de vuelta a la Xbox One los diferentes patrones de comportamiento que deberán usar los rivales contra nosotros en próximas carreras.

Xbox One

Pero donde seguro que más se van a usar las características de la nube es en lo referente a las funciones sociales de la consolas como el streaming o la compartición de vídeos, así como en los sistemas de emparejamiento de jugadores, algo en lo que ese pequeño retraso en el cálculo de los datos no importa. Lo bueno de todo esto es que al parecer, no va a ser obligatorio el uso de la nube para los juegos, lo que nos salva de no poder jugar si esta se cae o se colapsan los servidores que la componen como ya ocurrió con Siri poco después de su puesta en marcha.

Otro tema a tener en cuenta es el tema de los miles de servidores que dicen tienen disponibles a lo largo del mundo. Estas declaraciones hay que cogerlas con pinzas, ya que no es lo mismo un servidor real que uno dedicado: estos últimos son los servidores reales, los físicos, mientras que los segundos son servidores “virtuales” instalados sobre servidores reales que comparten recursos entre sí. Son menos potentes pero mucho más baratos que ese mismo número de servidores dedicados.

¿Es entonces todo esto de la nube es una patraña o en realidad sirve para algo? Para algo va a servir y va a mejorar partes que hasta ahora se hacían en la propia consola, pero para nada va a ser lo que nos están vendiendo de potencia infinita y que la consola va a ir evolucionando gracias a la nube. Nos lo han vendido como algo muy bonito, muy potente y que va a hacer que flipemos, pero nada más lejos de la realidad. Seamos cautos. Mejorar sí, pero no de la forma que mucha gente cree.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.