Hoy hemos sido testigos de una noticia desagradable: el retraso del esperado Watch Dogs. Como casi siempre ocurre en estos casos, la desarrollador ha esgrimido como justificación la necesidad de un mayor tiempo de desarrollo para que la calidad del juego no se vea mermada y para que el producto final haga justicia a las enormes expectativas que hay vertidas sobre este proyecto.

Esta noticia me ha hecho reflexionar y he llegado a dos conclusiones claras. La primera de ellas resulta evidente: estoy totalmente a favor de que una desarrolladora se tome su tiempo para desarrollar un juego y que el producto final sea lo mejor posible. Y es que en estos casos el beneficiado en última instancia es el propio usuario, que recibe la mejor versión posible de su juego favorito.

Estoy totalmente a favor de que una desarrolladora se tome su tiempo para desarrollar un juego

La segunda es que, en mi humilde opinión, las desarrolladoras deberían abstenerse de ofrecer fechas de lanzamiento, estimadas o no, hasta que falten pocos meses para que el juego llegue a las tiendas. Soy consciente de que, desde un punto de vista logístico, mi propuesta resulta inviable: se necesita tiempo para que se organicen las cadenas de producción, para que el juego comience a ser manufacturado, para preparar las campañas de publicidad de lanzamiento, para transportar el juego a todo el mundo…. Y con pocos meses de antelación esto no sería posible. Pero es obvio que esta práctica evitaría la desagradable sensación que siempre le queda a uno cuando su juego favorito sufre un retraso.

Id Logo


A lo largo de la historia de la industria, han existido compañías que se han caracterizado por no ofrecer fechas de lanzamiento de sus juegos hasta que el desarrollo se encuentra prácticamente finalizado. Evidentemente, me refiero al clásico 'when it´s done' (cuando esté hecho) de compañías como Blizzard o Id Software. Y me parece una práctica completamente saludable que muchas otras empresas deberían seguir.

Pero como cada compañía es un mundo, me limitaré a expresar mi deseo de que las desarrolladoras planifiquen sus anuncios relativos a las fechas de una manera diferente. No consigo explicarme cómo se suceden con tanta frecuencia estos retrasos. Ojo, insisto en que estoy completamente a favor de que una desarrolladora se tome más tiempo del inicialmente previsto si el objetivo es que el juego sea mejor.

Me limito a expresar mi deseo de que las desarrolladoras planifiquen sus fechas de una manera diferente

Pero si no se tiene claro cuál es el estado del juego, y se prevé hasta cierto punto que su desarrollo puede llevar más tiempo, no se deberían anunciar fechas de lanzamiento. Cuento con que el anuncio de una fecha es noticia de portada, y que es una publicidad más que positiva para el juego en cuestión. Pero el tiro te puede salir por la culata si al final tienes que recular y retrasar el juego a última hora.

Y eso es precisamente lo que ha ocurrido con Watch Dogs. No puedo dejar de insistir en lo mismo: chapeau a Ubisoft por querer hacer el mejor videojuego posible. Pero dudo sinceramente que esa necesidad de englobar “todas las ventajas y capacidades de la nueva generación de consolas” no estuviera ya presente durante las etapas previas del desarrollo del juego. No pueden haberse dado cuenta ahora. Y si es así, concluyo con la misma sentencia: en esta situación no se debería haber anunciado ninguna fecha de lanzamiento.

¿Y vosotros?
¿Qué opináis de los anuncios de las fechas de lanzamiento? No os cortéis y dejadnos vuestros comentarios al pie de esta noticia.

¡Sigue a Jon Zorita @Zorjo en Twitter!

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.