La polémica está servida. Sin paños calientes: parece que se puede afirmar que Sony ganó por la mano su particular duelo con Microsoft en este pasado E3. Pero, ¿realmente es oro todo lo que reluce en Sony? ¿Está tan equivocada Microsoft en lo referente a su Xbox One? Como diría Jack el Destripador, vayamos por partes.

All in one

Sin querer entrar en valorar lo que Sony dijo (y no dijo) en su conferencia, vamos a centrar este artículo en desgranar los pros y los contras de la nueva consola de los de Redmond. A nadie se le escapa a estas alturas que las diferencias entre ambas maquinas (al menos sobre el papel) son notables y convendría dar un buen repaso a lo que Microsoft ha tenido a bien presentarnos. En mitad de una crisis económica global, donde además los videojuegos ocupan un rol de mero entretenimiento, es obvio pensar que el punto diferenciador de cualquier plataforma es su precio. ¿Son justificables los 100 € de más que va a costar Xbox One frente a PS4?

Pues depende única y exclusivamente del intereses del consumidor. No deberíamos olvidar que Xbox One incluye en su precio el obligatorio Kinect 2.0, que sí, es una imposición de la consola, pero no desestimemos las múltiples características (y títulos como Ryse) que podremos disfrutar con la revisión de este controvertido periférico. Además, aún no se ha especificado que contendrá el paquete de 499 € de Xbox One, así que ignoramos si incluirá, por ejemplo, un juego de salida o tal vez un segundo mando (o nada). Así que de momento toca esperar. En cualquier caso no podemos obviar las ventajas de un dispositivo concebido como todo en uno (esto también es para gustos) y que no sólo permitirá jugar a los últimos videojuegos más punteros, sino también ver la televisión, interactuar con nuestros contenidos preferidos, realizar videollamadas y un largo etc.

Sam Lake

Un mundo siempre conectado

Éste es sin duda uno de los temas más escabrosos de la Xbox One: el puñetero DRM o la necesidad de conectar todos los días al menos una vez la consola a Internet. ¿Y si te quieres llevar la consola al pueblo, o a casa de ese colega que no tiene internet? Dependiendo de qué conexión necesite la consola, entiendo que el tethering (la posibilidad de conectar la consola a internet compartiendo la conexión móvil de nuestros smartphones) es, hoy por hoy, la solución más viable a dicho problema. Pero sin duda se trata de un auténtico quebradero de cabeza, tanto para Microsoft como para los usuarios.

Sony se descolgó ligeramente de la impresión inicial que había dado en su conferencia: tras decir que no impediría la segunda mano de ningún modo, al día siguiente la compañía aclaró que se refería a sus propios juegos y que las thirds-parties podrían tener sus propias políticas… para después añadir durante el día de ayer que en todo caso se refieren a que los estudios podrán bloquear el juego multijugador sólo para quienes hayan comprado el juego original mediante pases online. Alguna que otra gran distribuidora, como EA, ya está renegando del pase online; y aunque esta postura es mucho más permisiva de partida que la de Xbox One, veremos si finalmente Sony no da algún bandazo más de aquí a su lanzamiento.

smartglass

Y tampoco tenemos que olvidarnos de Live y Plus, los servicios online de pago de ambas plataformas. Sony renegó de este tipo de cargos por activa y por pasiva hasta que finalmente ha acabado por hacerlo suyo. Mientras que Microsoft vio cómo le llovían miles de críticas por “cobrar para jugar” (definición muy pobre de lo que es y ofrece el servicio Live) para acabar convirtiéndose en un sistema usado (y alabado en gran medida) por millones de usuarios en todo el mundo.

El catálogo

Las exclusividades siempre fueron el punto fuerte de Sony y su PlayStation 3. Sin duda alguna el catálogo de la empresa nipona, en cuanto a juegos exclusivos se refiere, es superior a la de cualquier plataforma de juego existente. Sin embargo, parece que en esta próxima generación es Microsoft la que ha hecho los deberes (al menos de inicio) y, a tenor de lo visto en el E3, presenta un catálogo muy potente con juegos exclusivos que ya levantan toneladas de hype entre los jugadores. A los éxitos multiplataforma como Battlefiled 4 o Call of Duty Ghosts (y sus exclusivas temporales en DLCs) hay que añadirle el regreso de franquicias míticas como Forza 5 o Halo 5 y la incorporación de títulos más que interesantes como, por poner un ejemplo, el primer título de Respawn Entertaiment: Titanfall.

TitanFall

Incluso algunos títulos de peso en PS4 como Kingdom Hearts 3 o Final Fantasy XV ya han sido confirmados como juegos multiplataforma. En definitiva, con estos párrafos solo pretendo dejar claro que ni Microsoft es el mal absoluto ni Sony acaba de convertirse por arte de magia en nuestro ángel salvador. Todavía tendrán que pasar varios meses para saber qué esperar exactamente de cada plataforma y, como he dicho al principio, será cada jugador quien elija consola según sus necesidades y gustos.

Conclusión

Que nadie me malinterprete: no pretendo comparar Xbox One contra PS4 de forma revanchista. Pero tampoco me parece justo el escarnio que la consola de Microsoft está sufriendo a meses vista de su salida al mercado, máxime si tenemos en cuenta que Sony no fue del todo clara en su conferencia en según qué aspectos de la nueva PlayStation y aún quedan meses para la salida de ambas plataformas, así que no descarto más de una sorpresa.

De hecho, creo que Sony en términos generales ha hecho los deberes frente al usuario mientras que Microsoft se ha centrado en proporcionar un producto más elitista (no por calidad, sino por opciones) y que, en todo caso, será el usuario final quien, basándose en sus gustos y preferencias, podrá elegir el sistema que mejor le parezca. Por mi parte, no tengo dudas: ¡caerán ambas plataformas! Por último, solo nos queda esperar a los meses venideros porque, a buen seguro, que ambas compañías irán vertiendo más información sobre sus plataformas y no descartéis algún movimiento de fichas e incluso rectificaciones por ambas partes.

¡Sigue a @Aimar_Zikilin en Twitter!
 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.