Los desfiles del Orgullo Gay copan avenidas un año más, entre quienes celebran sin complejos y los que miran de soslayo, temerosos de ser inoculados por el peligroso virus de la homosexualidad. Esta casa (VaDeJuegos primero y FS Gamer más tarde) siempre ha mostrado un compromiso férreo para con la comunidad LGTB, particularmente quienes han encontrado en el videojuego algo más que una forma de entretenimiento. Por eso volvemos a poner los puntos sobre las íes, al tiempo que recopilamos nuestras piezas más significativas:

Tracer y la homofobia: Doctor, mi personaje de videojuego es gay

Twitch: terreno vedado

Looking: un gaymer en televisión

Cyberbullying y juego online: la última frontera del acoso

Psicología de la susceptibilidad: ¿por qué nos afectan los trolls?

¿Pueden los videojuegos ayudarnos a vencer la timidez?

Dorian o las fiestas del Orgullo Gay de BioWare

Ultimate Gay Fighter: ¿Ridiculizan los videojuegos la homosexualidad?

Homosexualidad y videojuegos: contra los estereotipos

Minority Report: Las minorías en la industria del videojuego

La homosexualidad en los videojuegos

 ¿Por qué es necesario un día del orgullo gay?

Año tras año, la pregunta más repetida: “¿Acaso celebramos nosotros el día del orgullo heterosexual?”. Responde tanto a una homofobia recalcitrante como a la creencia de que la sociedad ha superado cualquier prejuicio sobre la homosexualidad. Acontecimientos como la masacre de Orlando demuestran la equivocación, si bien el número de agresiones homófobas (verbales o físicas) sigue siendo una constante en la cotidianidad no ya de poblaciones pequeñas, sino también de los principales núcleos urbanos.

Aunque las parejas homosexuales han ganado en derechos durante las últimas décadas, el auge de las derechas radicales puede echarlo todo al traste durante el próximo lustro. Por no hablar de las muchas injusticias que siguen reivindicándose: ser homosexual, bisexual o transexual aún es delito en 75 países y se castiga con la pena de muerte en 15 de éstos.

Sí, es complicado convencer a quienes ven las Pride Parades como excusas para el escándalo y la depravación, pero hay un argumento incontestable (de procedencia anónima): “El movimiento del Orgullo Gay surgió no por la necesidad de celebrar el serlo, sino por nuestro derecho a existir sin ser perseguidos. Así que en lugar de preguntarte por qué no existe un movimiento del orgullo heterosexual, siéntete agradecido por no necesitarlo”.

239632

Gay Pride, Ámsterdam (2015)

1 2 3 4 5 6

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.