Faltan sólo unos días para el MWC 2015 en Barcelona, y prácticamente todas las miradas están pendientes de los nuevos modelos de smartphone que se anunciarán. Pero no nos olvidemos de sus "hermanos pequeños": los smartwatches. Hoy concretamente vamos a hablar de una apuesta bastante interesante que ha triunfado en kickstarter: el Pebble Time. Y como no podía ser de otra forma, tendremos que compararlo con el que tiene toda la pinta de ir a convertirse en el referente para este tipo de dispositivos: el esperado Apple Watch.

El Apple Watch no necesita mucha presentación, puesto que damos por hecho que todo el mundo ha leído los ríos de tinta que se han escrito sobre él. Si queréis más información, podéis encontrarla en este artículo. Sin embargo, Peeble siguen siendo casi unos desconocidos, a pesar de que prácticamente inventaron el concepto de smartwatch hace unos años gracias a una campaña de kickstarter. Recientemente han lanzado otra para su dispositivo Apple Time, que ha recaudado más de 8 millones de dólares en sus primeras 24 horas de vida. Sigue siendo una cifra relativamente baja comparada con las que maneja Apple, pero no cabe duda de que es un comienzo increíblemente bueno para una campaña de kickstarter.

¿Y qué tiene de especial el Pebble Time? Hay varias cosas que lo diferencian del resto de smartwatches del mercado actual (y del futuro inmediato, por lo que sabemos), pero la más importante es su pantalla e-paper de tinta electrónica. ¿Qué supone esto? Pues principalmente, que en lugar de uno o dos días como máximo de batería, podemos tener toda una semana. Esto, por sí sólo ya supone una revolución. Además, las pantallas de tinta electrónica se ven perfectamente en exteriores, incluso a pleno sol (de hecho, se ven mejor cuanta más luz ambiental haya), a diferencia de las pantallas OLED, AMOLED o de retina que usan los demás dispositivos.

De hecho, el consumo de esta pantalla es tan pequeño que puede permitirse el lujo de estar siempre encendida mostrando la hora, sin que haya que tocar ningún botón ni hacer ningún gesto para desbloquearla. Y es que, no los olvidemos, esa es la principal función de un reloj de pulsera. La pantalla, por supuesto, es táctil y en color. Entonces, si es tan maravillosa, ¿por qué no utilizan una tecnología similar el resto de fabricantes?

Obviamente, porque no todo son ventajas. La velocidad de respuesta de las pantallas de tinta electrónica siempre va a ser muy inferior a la de las pantallas luminosas basadas en LEDs. Su número de colores también es menor, y pierden visibilidad con poca luz (aunque, como hemos visto, la ganan cuando hay mucha). Aún así, por lo que hemos podido ver en las videos de muestra de Peeble, la velocidad de respuesta es bastante aceptable y el número de colores adecuado. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la pantalla no es adecuada por ejemplo para jugar. Aunque francamente, ¿alguien se compra un reloj de pulsera para jugar en él?

Otra de las novedades de Peeble Time es su sistema operativo, específicamente diseñado para su dispositivo y que encaja muy bien con el concepto de reloj: todas las funcionalidades del dispositivo se adscriben a una de estas tres categorías: pasado, presente o futuro. Y cada una de estas categorías tiene un botón físico asociado. Así, si queremos acceder a nuestra agenda o a las alarmas, pulsaremos el botón de futuro, el de presente para ver la hora o el reproductor de música, y el de pasado para los correos recibidos o las llamadas realizadas. Obviamente no es la revolución que quieren vendernos en su página de Kickstarter, pero sí que es una forma elegante y sencilla de organizar las funciones y apps de nuestro dispositivo, algo especialmente importante en los smartwatches por el reducido tamaño de sus pantallas.

El sistema de organización de apps de Apple Watch también es interesante. Por una parte, tenemos la ya famosa rueda física que nos permite controlar varias funciones sin necesidad de utilizar la pantalla táctil. Es un acierto que ambas compañías hayan optado por controles físicos complementarios, porque en una pantalla pequeña usar los dedos nos tapa prácticamente toda la visibilidad. Además, la aplicaciones más usadas se colocan automáticamente en lugares más accesibles que las que usamos menos.

En general, no se puede considerar que un interfaz sea mejor que el otro: son simplemente distintos, y dependerá de los gustos. En cuanto a las apps disponibles, es de esperar que Apple Watch cuente con mayor variedad por tener detrás el enorme mercado de aplicaciones para iOS. Sin embargo, desde Peeble se jactan de tener ya disponibles más de 6.500 apps para sus dispositivos, de modo que la cosa puede estar reñida, especialmente teniendo en cuenta que un smartwatch no es un smartphone, y que no "necesitaremos" tantas aplicaciones en el primero como en el segundo.

Tanto el dispositivo de Apple como el de Pebble comparten las funciones básicas esperables de un reloj inteligente: dar la hora, alarmas, agenda, acelerómetro y conexión con el teléfono móvil para tareas más complejas, como por ejemplo realizar y recibir llamadas de teléfono. Eso sí, Pebble Time puede emparejarse con iPhone y Android, mientras que Apple Watch, por supuesto, sólo con iPhone. Por otra parte, Apple Watch dispone de algunas funcionalidades extra de las que su competidor carece: el Taptic Engine (un dispositivo que transmite diferentes sensaciones a nuestra muñeca, además de la clásica vibración), o el sensor de frecuencia cardíaca.

En general, podríamos considerar que el dispositivo de Peeble es menos potente pero más autónomo (y no sólo por la duración de su batería) mientras que Apple Watch es prácticamente una extensión de nuestro iPhone que podemos llevar en la muñeca. Así pues, recomendar uno u otro depende mucho del uso que queramos darle: si queremos un reloj con algunas funciones extra, nuestra mejor opción el Peeble Time. Si, por el contrario, queremos un acceso rápido y cómodo a las funciones de nuestro iPhone sin tener que sacarlo del bolsillo, y saber la hora nos parece lo de menos, entonces deberíamos optar sin dudarlo por Apple Watch.

Hay un factor que no hemos tenido en cuenta: el precio. La razón es que aún no se conoce el precio al que saldrá el Apple Watch. Si que se han filtrado rumores, por supuesto. Se espera que la gama baja (Apple Watch Sport) salga a la venta por 350 dólares, según fuentes de la propia Apple. La gama media costaría entre 500 y 1.000 dólares y la gama alta (Apple Watch Edition, fabricados en oro) podrían llegar a costar hasta 5.000 dólares. En cualquier caso, incluso el modelo más barato es mucho más caro que Pebble Time, que saldrá a la venta por 200 dólares. Además, si apoyamos ahora su campaña de Kickstarter, podemos obtener uno de sus smartwatches por 179 dólares.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.