Hace unos días repasaba por estos lares las muchas inquietudes que me suscitaba la campaña “Portable Console for PC Games – PGS” en Kickstarter. Pese a todo, figuraba como uno de los 1.236 mecenas que han contribuido 322.174 dólares hasta la presente, cuando resta poco más de una semana para el cierre.

La gota que colmó el vaso llegó con la actualización del 17 de julio: “Querido patrocinador, ten cuidado, ¡estamos siendo atacados!”. En uno de los movimientos más torpes que cualquier campaña de comunicación recuerde, PGS Lab (como se hace llamar la compañía responsable) ofreció toda una pataleta contra quienes evidenciaron las incongruencias del proyecto: una consola portátil capaz de ejecutar buena parte de nuestra biblioteca de Steam, bajo un chasis nimio y sin ventilación.

Reza así el comunicado de marras: “Durante los últimos días, nuestro proyecto ha sido brutalmente atacado por spammers en todas las páginas web. Pretenden manchar nuestro status, confundir a nuestros patrocinadores y hacer que abandonen el proyecto para contribuir al suyo”.

“Su objetivo último es bloquear nuestra campaña y reaccionarán tan pronto como vean este mensaje. Una de sus principales razones para hacer que nos abandonéis es la ausencia de un prototipo. Sin embargo, lo enlazamos desde el comienzo de la campaña. A su término, intentaremos enseñaros una versión actualizada”.

“A quienes intentáis desesperadamente calumniar nuestra campaña (nuestros competidores), os recomendamos emplear vuestras fuerzas y medios (invertidos en sabotearnos) en crear un producto decente, capaz de competir con el nuestro. Enfrentad la verdad: vuestro proyecto actual es miserable“.

Cierra la actualización con la promesa de información detallada sobre socios de producción e inversores, así como una pulla a los propios mecenas: “¡Nunca os dejaremos en la estacada! ;)”.

¿Qué compañía en su sano juicio se dedicaría, en plena campaña de Kickstarter, a lanzar sopapos dialécticos a su competencia?

Las reacciones no se hicieron esperar, en efecto. El número de patrocinadores ha descendido sensiblemente (a mayor ritmo que el denunciado en el propio mensaje), coincidiendo una mayoría en la falta de profesionalidad mostrada. Si muchos miraban a PGS con una mezcla de esperanza y desconfianza, la segunda se ha impuesto al ponerse sobre la mesa términos como “escarnio” o “miserable”. ¿Qué compañía en su sano juicio se dedicaría, en plena campaña de Kickstarter, a lanzar sopapos dialécticos a su competencia? ¿No resulta más lógico frenar la escalada de dudas con información objetiva?

Sobrado de razón el comentario Gr8one, uno de los contribuyentes: “Muy profesional. Nadie está intentando confundir a nadie. La gente tan sólo quiere algo de cierto sobre lo que parece, cada vez más, un timo. En lugar de lanzar acusaciones como ésta, ¿por qué no mostrar algo más del proyecto? ¿O es que quizás nunca lo ha habido…?”.

Otro usuario, Sylux102, alude directamente a los competidores en cuestión: “Ganarse nuestra confianza implica mostrar progresos reales, por eso estoy más interesado en proyectos como GPD WIN y SMACH-Z. Esta actualización hace parecer que queréis embolsaros nuestro dinero y salir corriendo. Ninguno de vuestros miembros tiene un historial creíble (algunos presentan identidades falsas), por no hablar de las discrepancias técnicas enumeradas en vuestro sitio web. Para lo único bueno que servirá esta campaña será para inspirar proyectos REALES, al contrario que éste”.

Gr8one lanza la retahíla de dudas por las que, en último término, decidí retirar mi contribución: “¿Quiénes son vuestros inversores? ¿Tenéis alguna prueba de que dicho inversor esté costeando (o vaya a costear) el desarrollo, primera tanda de fabricación y garantía? ¿Quiénes son vuestros socios? ¿Habéis contactado con alguna firma de ingeniería o inyección plástica? ¿Quiénes son vuestros proveedores y cuál es el modelo de los primeros componentes? ¿Por qué no hay más información sobre vuestro equipo y cualesquiera proyectos exitosos en que se haya embarcado hasta la fecha? ¿Por qué me resulta tan difícil encontrar información sobre Sergei Kirimov, vuestro supuesto ingeniero? ¿Por qué tan sólo palabras y no imágenes en vuestras actualizaciones? ¿Por qué no habéis mostrado más sobre el prototipo original?”.

Al menos en el ámbito tecnológico, los usuarios de Kickstarter parecen haber despertado. Ya no les vale cualquier vídeo ‘a lo teletienda‘, especialmente cuando las aportaciones son de varios centenares de dólares. Si PGS termina cumpliendo lo que promete, estaré encantado de hacerme con ella… una vez salga a la venta.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.