Éste ha sido el verano de Pokémon GO, sin lugar a dudas. No hay medio (generalista o especializado) que no se haya hecho eco de la fiebre por hacerse con todos. Una moda pasajera por necesidad, como demuestra el pronunciado descenso en número de usuarios activos. De los 45 millones globales registrados a finales de julio a poco más de 30 en las primeras semanas de agosto. Previsible que el ansia coleccionista no perdure de igual forma en cada jugador, máxime cuando la aplicación comprende tan extensa demografía: desde adolescentes a padres de familia, motivados bien por el boca a boca, bien por el tirón (y la nostalgia) inherentes a la franquicia.

Sea como fuere, la aplicación presenta tremendos visos de futuro, aunque sólo sea por la cantidad de criaturas que irán incorporándose (722 especímenes hasta la fecha). Los beneficios de Niantic y la propia The Pokémon Company crecerán como la espuma mientras tanto, pues el cúmulo de microtransacciones proviene de los usuarios más entregados (no de quienes abandonarán el software a la mínima de cambio). Un negocio capaz de constituirse en microeconomía, al beneficiarse indirectamente aquellos establecimientos convertidos en Poké Parada.

20-mcdonalds-pokemon-go.w710.h473.2x

McDonalds ha cerrado un importante acuerdo con Niantic en Japón.

Si es que resta algún neófito en la sala, estas Poké Paradas equivalen a zonas de congregación, en las que los usuarios son recompensados con ítems. No hay que ser muy listo para correlacionar paradas e incremento de afluencia en aquellos restaurantes y comercios dispuestos a invertir módicas cantidades. A este respecto son indispensables los “módulos cebo” (0,99€ la unidad), que pueden acoplarse a la parada de turno para atraer Pokémon salvajes durante un lapso de 30 minutos. El efecto llamada es inmediato, como pude comprobar hace unos días en un pueblecito de la costa francesa. Activé un cebo en la terraza de un bar y a los pocos minutos me vi rodeado de jugadores (al menos una decena), quienes se acercaban a saludar y capturar a diestro y siniestro. Otro ejemplo significativo lo encontramos en el Parque del Retiro de Madrid, cuya escalinata junto al monumento a Alfonso XII lleva semanas atestada por confluir hasta tres de estas Poké Paradas.

Sin importar los millones de usuarios que pierda, Pokémon GO constituye toda una oportunidad para los comercios locales

Tal ha sido el impacto de Pokémon GO en los comercios locales que Yelp, una de las mayores comunidades de reseñas online (92 millones de visitantes únicos tan sólo en el segundo trimestre de 2016), indica ya la proximidad o presencia de una Poké Parada en cada uno de los establecimientos registrados: “Con tantos usuarios a la búsqueda y captura de Pokémon, pensamos que la funcionalidad facilitaría el descubrimiento de nuevos locales. Nuestros ingenieros han disfrutado de lo lindo con este proyecto y están entusiasmados por las contribuciones de la comunidad“, nos explica un representante de la compañía. Porque sí, al hacer check-in en cualquier negocio, al usuario se le presenta la opción de indicar si existe alguna Poké Parada cerca, lo que a su vez se convierte en criterio de filtrado en las búsquedas de la aplicación. Quiere decir esto que los “yelpers” adictos a Pokémon GO mirarán de acudir a los comercios convertidos en parada, algo nada baladí considerando las 102 millones de reseñas publicadas entre mayo y junio.

En el blog de Yelp encontramos así mismo algunos consejos para sacar partido al juego. Si tenemos la suerte de constituir una Poké Parada, bastará con descargar la aplicación, agenciarnos varios módulos cebo en el apartado “Tienda” y pulsar sobre el símbolo de Poké Parada (una esfera partida, en azul) correspondiente a nuestro negocio. Bajo su nombre encontramos una elipse en blanco, donde acoplar uno de los módulos en cuestión. La parada se verá envuelta en un mar de ‘pétalos’, indicando que todo ha salido a la perfección. Resta esperar la llegada de jugadores, deseosos de incrementar su Pokédex.

DSC_6400-copy

¿Por qué no personalizar la carta con el fenómeno del momento?

Por supuesto, también podemos ‘cebar’ Poké Paradas cercanas, si es que nuestro negocio no la atesora. Otra opción es solicitar lo propio a Niantic, si bien el formulario de marras se encuentra inactivo en estos momentos debido al elevado número de peticiones. De reactivarse, la opción a seleccionar es “How do I create a new PokéStop or Gym“.

También hay que medir los tiempos. No es lo mismo colocar un módulo en hora punta que hacerlo cuando menos clientes nos visitan, algo del todo inteligente para potenciar la afluencia. Igual de importante es asegurarnos de que nuestros habituales sepan que albergamos una Poké Parada o que existen varias de éstas cerca, incluso anunciarles aquellas franjas del día en que las cebaremos, para que tengan la certeza de que su consumición quedará amortizada en términos de capturas. Podemos ubicar cartelería en la puerta o ventanas del restaurante, aunque nuestro sitio web y las propias redes sociales resultan aliados de excepción: cópalas de símbolos Pokémon, crea hashtags e incluso eventos de captura en Facebook. Especialmente efectivas son las publicaciones de fotografías de realidad aumentada, con Pokémon pisoteando el plato estrella de la carta o degustando un cuenco de helado.

Y hablando de carta, nunca está de más incorporar especialidades Pokémon, desde cocktails renombrados hasta arroces con curri con el semblante del mismísimo Pikachu (si algunos inventan el Pokéchurro, ¿por qué no?).

e3fba63de9704d47a39d7fb6cdb61dfa

Recompensas y eventos de captura, los grandes aliados de tu negocio.

Aprovecha finalmente el sentimiento de pertenencia a cualquiera de los tres equipos del juego: rojo, azul y amarillo. Si nada de lo anterior funciona, puedes mojarte y convertir tu local en sede de alguno de los equipos, ofreciendo descuentos porcentuales a los miembros que lo demuestren (enseñando su smartphone en caja) y realicen una consumición mínima. Yelp también permite establecer promociones por check-in (2×1, precios reducidos en medidas grandes…) a las que sacar provecho.

No nos extrañe que Pokémon GO conserve apenas un tercio de sus usuarios de aquí a unos meses, pese a lo cual seguirá constituyendo una interesante oportunidad de mercado. Y aún cuando los monstruos de bolsillo vuelvan a pasar de moda, siempre surgirá otro fenómeno que explotar. Así lleva ocurriendo con los partidos de Liga y Champions desde que el mundo es mundo, especialmente en nuestro país, donde el fútbol y la hostelería siempre irán cogidos de la mano.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.