The Darkness II es un título que nos impresionó muy positivamente la primera vez que lo vimos en marcha; desde entonces teníamos muchas ganas de probarlo por nosotros mismos y comprobar si finalmente ofrece todo lo que promete. Hemos tenido la oportunidad de jugar a su modo cooperativo; os contamos nuestras primeras impresiones.

Lo primero que debemos señalar es que no hemos probado la campaña individual del juego; aún no sabemos qué tal se maneja Jackie Estacado con sus nuevos poderes ni más detalles sobre sus nuevas aventuras. Lo que hemos probado es el modo cooperativo del juego, en el que Digital Extremes (el estudio responsable del juego) ha demostrado que quiere dar un pasito más allá y no limitarse a ofrecer un multijugador con cualquier excusa. No habrá más multijugador en The Darkness II que el modo cooperativo (¿cómo se podría justificar un ‘deathmatch’ en el argumento, si sólo hay un portador de la Oscuridad?), pero éste por sí solo ya supone un añadido realmente interesante.

Y es que el juego ‘coop’ de The Darkness II es una campaña en sí mismo. La historia nos presenta a cuatro siniestros personajes, portadores cada uno de un arma imbuida de Oscuridad y con su propia misión y personalidad. Su campaña, llamada Vendetta, explora aspectos tangenciales de la historia de Jackie de forma que la completa a la perfección sin pisarse en ningún momento. Estos cuatro oscuros personajes pueden portar en una mano un arma de fuego normal y en la otra su arma especial, que no sólo realiza ataques de gran potencia sino que además les ofrece un ataque especial y un poder sobrenatural, además de la capacidad de comer almas para ganar poder y recuperar vida. Además, cada uno dispone de espectaculares ejecuciones que les permiten rematar con su arma personal a un enemigo malherido.

Estos cuatro personajes son muy distintos entre sí, por lo que ofrecen cada uno estilos de juego bien diferentes. Shoshanna, por ejemplo, es una antigua miembro del Mossad israelí: una agente entrenada para matar de forma silenciosa y efectiva y que porta una especie de pistola antigua, capaz de disparar terribles cargas de oscuridad; su poder especial le permite aumentar más aún el ya elevado daño de la pistola. Jimmy Wilson, por otro lado, es un escocés gigantesco y borrachuzo armado con un hacha gigantesca capaz de volver a su mano. Además el hacha invoca lo que él llama “Pequeños Jimmys”: ‘darklings’ a su servicio (criaturas nacidas de la Oscuridad). También está Inugami, un guerrero japonés armado con la espada devoradora de almas Kusanagi; su poder especial es invocar un enjambre de pequeños demonios capaces de dañar y aturdir a un enemigo con sus picaduras. Finalmente tenemos quizá al más curioso de todos, el llamado Doctor J. P. DuMond: un mago vudú armado con un cetro con una calavera que abre un portal a la mismísima Oscuridad. Con él puede levantar a un enemigo en vilo para masacrarlo tranquilamente… ¡e incluso abrir durante unos segundos un vórtice a la dimensión oscura que se traga todo lo que pilla!

El manejo del juego es básicamente el mismo que con Jackie Estacado, con la diferencia obvia de que no tienes cuatro “armas” (una en cada mano más los dos tentáculos de oscuridad), sino sólo dos: tu especial y un arma de fuego. Además, cualquier arma a dos manos hará que guardemos el arma especial, por lo que lo normal es elegir un arma corta sin más. Cada arma de Oscuridad tiene su propio estilo de lucha: con Inugami tendremos que acercarnos mucho a los enemigos, mientras que el Doctor está pensado para colaborar con otros jugadores. Vendetta empieza con los cuatro guerreros oscuros jugando al póker y bebiendo whiskey en la parte de atrás de algún club controlado por Estacado; desde allí cada jugador puede elegir a quién va a controlar para cumplir cada una de las misiones que el lugarteniente de Jackie nos irá encargando. El objetivo final es básicamente el mismo que Estacado: enfrentarse a la misteriosa Hermandad que busca controlar la Oscuridad para sus propios fines.

Las ejecuciones son un aspecto del juego que no siempre usaremos (si estamos rodeados de enemigos, no disponemos del tiempo necesario para distinguir cuál está malherido para acabar con él con espectacularidad), pero que dan un punto ‘gore’ muy espectacular al juego. Shoshanna, por ejemplo, mete la pistola de Oscuridad hasta el paladar del pobre desgraciado y le vuela la cabeza; Inugami literalmente los parte en dos de una estocada; el Doc los levanta en el aire con su telekinesis y los retuerce hasta romperles la columna; y ya os podéis imaginar lo que el bueno de Jimmy le hace a un enemigo con su hacha…

Otro aspecto llamativo de Vendetta es el ligero toque de rol que le han dado sus creadores, gracias a las habilidades de que cada personaje dispone, que pueden ser mejoradas con puntos que ganamos según matamos enemigos, devoramos sus almas, colaboramos con otros personajes… Estas habilidades son principalmente pasivas (aumentar el daño que realizan nuestras armas o las de los compañeros, reducir el tiempo de carga de los poderes especiales) pero, según parece, también hay alguna que podemos utilizar de forma más activa. No hemos podido ver el árbol de habilidades completo, y desde luego no se trata de la característica más importante de este modo, pero es un punto más para The Darkness II.

Hemos jugado un par de niveles de Vendetta y no nos queda duda de que es realmente divertido, no sólo para jugarlo con amigos sino incluso para completarlo en solitario. Pero esto no es todo: el modo cooperativo incluye también el modo “Hit List” (en una traducción más o menos libre, “Lista de objetivos”: en inglés ‘hitman’ es el sicario de una mafia). Se trata de misiones individuales rápidas, tanto tomadas directamente de la campaña como independientes y con su proia historia. Es muy de agradecer que Digital Extremes y 2K Games nos ofrezcan varias historias por el precio de una, cada cual con sus propias características de juego.

Estamos deseando poder probar al mismo Jackie Estacado y sus nuevas capacidades en The Darkness II; mientras tanto, nos hemos podido quitar el gusanillo con Vendetta. Y os podemos decir que, sin lugar a dudas, su receta de oscuridad, sangre y humor negro sabe muy, muy bien.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.