CARLOS HERGUETA

No ha habido (casi) sorpresas y Apple, como todos los rumores indicaban, ha presentado sus nuevas generaciones de iPad, con mejoras como el nuevo procesador A7. Además, la compañía había tomado nota y ha atacado a los principales talones de Aquiles de cada modelo de tableta, mejorando el diseño del modelo grande y añadiendo pantalla retina al mini.

Quizá el modelo que más llama la atención en un primer momento es el iPad de quinta generación, puesto que el iPad mini 2 es a simple vista (de su carcasa) idéntico al anterior. Apple ha decidido trasladar el diseño de la versión de 7,9 pulgadas a la de 9,7, que empezaba a resultar algo grueso y con un borde demasiado grande en torno a la pantalla.

Apple, como todos los rumores indicaban, ha presentado sus nuevas generaciones de iPad

El rediseñado iPad era cosa hecha, pero Apple se guardaba una sorpresa en la manga: El nombre del dispositivo. La compañía lleva desde 2010 repitiendo diseño del iPad de 9,7 pulgadas y por eso han considerado oportuno rebautizar esta nueva tableta, que ha heredado el apellido de los portátiles más finos de Apple: Air.

Los nuevos iPad

El iPad Air resulta mucho más fino y elegante que el iPad de cuarta generación, gracias a una mayor presencia de la pantalla y a ese bisel oblicuo cortado con diamante que Apple ha convertido ya en marca de la casa. Ya todos los iPhones y iPads apuestan por este diseño (excepto los antguos que sigan a la venta, como el iPad 2). Además de ser estéticamente más atractivo, es un 20 por ciento más fino que el anterior (7,5 milímetros) y un 28 por ciento más ligero (453 gramos).

El iPad Air resulta mucho más fino y elegante que el iPad de cuarta generación

Como he podido comprobar en un evento celebrado en Londres de manera paralela al de San Francisco, el iPad ha ganado mucho y quizá sea el cambio que necesitaban los usuarios de antiguos modelos de iPad de 9,7 pulgadas para saltar a una nueva generación. Es de esos productos que conviene tocar y probar para saber hasta qué punto han mejorado. El iPad mini se había convertido en el iPad favorito de muchos, entre los que me incluyo, debido a su ligereza y esbeltez; tras probar el iPad Air me he quedado con la sensación de que eso podría cambiar.

Parte trasera de los nuevos iPad


Además, con la nueva versión del procesador A7 de 64 bits, la nueva tableta de Apple está lista para recibir las aplicaciones y juegos más potentes que esperamos ver en un futuro próximo. Este procesador fue anunciado por Apple junto con su iPhone 5S en septiembre de este año y promete una nueva generación de videojuegos para dispositivos móviles. En cuanto al rendimiento de batería, Apple promete que estará en torno a las 10 horas, como en los modelos anteriores.

La nueva tableta de Apple está lista para recibir las aplicaciones y juegos más potentes que esperamos ver en un futuro próximo

El iPad mini no ha cambiado tanto en lo estético, aunque sí en su ventana al mundo: la pantalla. Tras la decepción que supuso el anuncio del año pasado de una pantalla de 1024 x 768 píxeles (la misma que la de la primera generación de iPad, que con la reducción de pulgadas aumentaba de 132 puntos por pulgada a 163, eso sí), Apple ha incorporado la resolución del iPad de 9,7 pulgadas (2048 por 1563 píxeles) a la pantalla de 7,9 del mini, consiguiendo una densidad de 326 puntos por pulgada.

Los nuevos iPad

Sin duda esta era la gran pega del iPad mini y Apple lo ha solucionado. Con un rápido vistazo a las aplicaciones, especialmente los juegos, se puede comprobar el salto notable que ha dado la tableta. Seguramente muchos usuarios considerarán este cambio una cuestión baladí (para ellos, Apple seguirá vendiendo el primer iPad mini a un precio de salida de 289 euros para el modelo solo Wifi de 16 GB); sin embargo, muchos otros lo considerarán un añadido inestimable, como es mi caso. Además, el tamaño reducido no está reñido con la potencia y también monta el chip A7 de Apple. Sin duda, da gusto ver cómo se mueven juegos como Infinity Blade III en su pantalla, ahora sí, retina display.

Lo cierto es que los iPads siguen derrochando calidad en los materiales, duración de batería, potencia y diseño

Aparte de eso, el iPad mini sigue siendo un tablet cómodo de utilizar y llevar, que se puede agarrar en una mano y que apenas pesa. El suyo es un diseño sin fisuras y por eso Apple ha decidido no sólo mantenerlo para el mini, sino también llevarlo al iPad Air. No había ninguna necesidad de cambiar en este sentido.

Más allá de lo mucho o poco que guste iOS o las críticas habituales en cuanto a la ausencia de puertos (SD o USB) en las tabletas de Apple, lo cierto es que los iPads siguen derrochando calidad en los materiales, duración de batería, potencia y diseño. Eso era así ayer 21 de octubre y lo es aún más este 22, tras conocer la nueva generación. Apple ha corregido las cosas que tenía que corregir en cada una de sus dos modelos y pocas pegas se le pueden poner al iPad Air y al iPad mini 2.
 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.