Declive, reciclaje y abandono

Tras una primera oleada tan copiosa como variada, quienes habían invertido el precio de una sobremesa en PS Vita empezaron a oler la chamusquina. No es sólo que los lanzamientos se dispersaran meses, sino que apenas se tenía constancia de proyectos en desarrollo. Aunque las ventas de PS Vita parecían estabilizarse en Japón, llegándose a competir de tú a tú con la máquina estereoscópica de Nintendo, el resto de territorios hicieron caso omiso.  Muchas propiedades intelectuales de PSP quedaron huérfanas y PlayStation Store se copó precisamente de títulos añejos, también venidos de PSOne.

La falta de exclusivas y la incidencia de remasterizaciones hicieron que muchos se cuestionaran la compra, sin que la rebaja a 199 euros (enero de 2013) impactase significativamente. Tampoco sorprendió la descontinuación del modelo 3G, dado el nulo aprovechamiento de la funcionalidad. Meses antes se emprendieron iniciativas destinadas a los millones de usuarios de PlayStation 3, quienes serían capaces de enfrentarse a sus amigos con independencia de la plataforma (Cross Play) e incluso descargar la versión para Vita de ciertos juegos completamente gratis, al adquirir la homónima de sobremesa (Cross Buy). PlayStation All-Stars Battle Royale se convirtió en estandarte de sendos programas, aunque como tantas otras veces (Resistance: Burning Skies, Assassin’s Creed: Liberation), las reseñas hablaron de un producto descafeinado.

maxresdefault-3Mientras los usuarios japoneses seguían disfrutando de cuantioso software al corte, la mayoría de estudios occidentales dejaba de lado PS Vita para centrarse en Nintendo 3DS y móviles. Sony aún contaba con una estrategia de remontada: el juego remoto con PlayStation 4. La nueva consola de la compañía se diseñó con el streaming en mente, por lo que cualquiera de sus títulos podría jugarse desde la portátil. Remote Play consiguió desempolvar muchas PS Vita, aunque el hardware hubiese perdido su identidad. Tal así que sus ventas se incrementaron un 68% durante la semana de lanzamiento de PS4.

La mejoría resultó, no obstante, anecdótica. Killzone: Mercenary o Tearaway volvieron a demostrar la valía de Vita, pero dos títulos de peso resultaron del todo insuficientes para quienes no comulgaban con el género JRPG, abultado gracias al riesgo de algunas editoras. Finalmente, en junio de 2014, Yoshida confirmó lo que era un secreto a voces: Sony había desistido en el desarrollo de superproducciones para su portátil y en adelante la destinaría a juegos independientes.

Tres años y una revisión (PCH-2000) después de su presentación formal, PS Vita se convirtió en un accesorio más. Surgió entonces PlayStation TV, suerte de microconsola basada en su sistema operativo y especificaciones. Convenció la idea de jugar con PS4 en cualquier televisor de casa, pero no así la incompatibilidad con numerosos juegos. Un reciclaje de producto en toda regla que rebajó su precio a la mitad en un par de meses.

La supremacía del smartphone

El Tokyo Game Show de 2015 ha evidenciado lo discordante del mercado japonés. El anuncio de nuevos colores para PS Vita vino acompañado de varias decenas de juegos que no cataremos por estos lares. Aún con todo, el segmento de las consolas portátiles también ha sufrido un batacazo en el país del sol naciente.

El mercado de los smartphones representaba un 30% de los ingresos del videojuego japonés en 2012, porcentaje que se incrementó hasta el 50% en 2013 y hasta el 68% en 2014. (5.800 millones de dólares de 9.600 millones totales). Por su parte, las ventas de dispositivos dedicados caen a niveles de 2005, siendo esta la disyuntiva que llevó a Satoru Iwata a firmar su acuerdo con DeNA, gigante de los juegos para móviles. Un último dato: una de las referencias más fructíferas en Japón, Monster Strike, ingresa 3,8 millones de dólares diarios.

El cierre de PlayStation Mobile el pasado julio y las declaraciones con que abríamos este artículo nos dicen que Sony no está muy por la labor de pasarse a las microtransacciones, máxime cuando su división de telefonía móvil atraviesa momentos complicados. Si PS Vita recibe sucesora alguna vez, seguramente parta de ideas frustradas como Xperia Play, híbrido de consola y smartphone al que abrió camino la maltratada N-Gage de Nokia.

83854632fcdc

1 2

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.