Si ha habido una constante en las últimas ferias del videojuego, ésa ha sido la ausencia de PlayStation Vita. Hubo un tiempo en que Sony camuflaba su desinterés para con la portátil mediante escuetos vídeos con sus próximos lanzamientos, la mayoría a manos del segmento independiente. Ya ni por esas, como comprobamos durante la pasada Electronic Entertainment Expo de Los Ángeles.

Las referencias a PS Vita fueron prácticamente nulas durante el evento, más allá de la pregunta de rigor a los directivos de la multinacional. Explicó Atsushi Morita, presidente de Sony Computer Entertainment Japón, que la consola de bolsillo tan sólo interesa en el mercado japonés. Ya que el E3 es un evento enfocado primordialmente al usuario occidental, no creyeron conveniente restar minutos de su conferencia al abultado catálogo de PlayStation 4.

“El futuro de PS Vita reposa en los jugadores japoneses”, sentenció Morita, incapaz de asegurar si habrá una ‘PS Vita 2‘. No extraña, considerando que el propio Sushei Yoshida llegó a duda de una nueva sobremesa (la hipotética PlayStation 5) a manos de la compañía.

Crónica de una muerte anunciada

NGP

Aunque PlayStation Portable cosechó unas ventas (y catálogo) notables, tuvo poco que hacer frente al éxito sin precedentes de Nintendo DS. Poco importó una superioridad técnica incontestable: el pez chico engulló al grande gracias a la irrupción de los paneles táctiles, años más tarde en cualquier teléfono inteligente que se preciase.

A un lustro de su lanzamiento y con dos revisiones a las espaldas, Sony parió PSP Go, uno más en su larga lista de errores comerciales. Buscaba estandarizar la distribución digital en plataformas de bolsillo, lo que planteó serias dudas al vigente parqué de usuarios: ¿cómo dar el salto a la nueva máquina si hacerlo supondría enterrar toda mi biblioteca física?

PSP Go cayó en los saldos a los pocos meses, al tiempo que comenzaban los rumores sobre una segunda PSP. Kazuo Hirai los avivó durante el Tokyo Game Show de 2010, al espetar que no veía a Sony abandonando el mercado de las portátiles. Meses más tarde, el 27 de enero de 2011, la sucesora fue presentada en el marco de un PlayStation Meeting.

NGP (Next Generation Portable) fue el nombre en clave del sistema, equiparado en potencia a PlayStation 3. No se escatimó en gastos: panel OLED, cuatro núcleos de procesamiento, conectividad 3G, giroscopio, acelerómetro, cámaras frontal y trasera, y tampoco uno, sino dos paneles táctiles. Se omitía igualmente el soporte óptico en favor de las tarjetas de memoria, fulminando así cualquier punto flaco que pudiese decantar la balanza a favor de Nintendo 3DS.

NGP se convirtió en PS Vita durante el E3 de 2011, marcado por la escandalosa brecha de seguridad de PlayStation Network. Alguien debió interpretarlo como una señal del negro futuro comercial de la portátil.

Sony_NGP_side_2

Puesta de largo

Pocas plataformas han gozado de un lanzamiento tan prometedor, hablemos de marketing o catálogo (unos 30 juegos para el territorio europeo). Sony había engendrado una auténtica bestia parda, capaz de replicar la experiencia de sobremesa en cualquier parte, como bien demostraron Uncharted: el Abismo de Oro o WipEout 2048.

Los usuarios respondieron excepcionalmente, aupando hasta los 1,2 millones el número de unidades vendidas en apenas un trimestre. Tal así que la propia Nintendo vio comprometidas sus previsiones, rebajando el precio de 3DS meses después de su irrupción.

La situación cambiaría poco después, conforme muchos de los cien títulos en desarrollo anunciados hicieron mutis por el foro.

gravity-rush

Achaques prematuros

Pasada la euforia inicial, los usuarios de PS Vita se encontraron sin qué jugar. Recurriendo al catálogo digital retrocompatible de PlayStation Store y confiando en exclusivas más que esporádicas para rentabilizar su inversión. Gravity Rush o Little Big Planet PS Vita fueron excepciones frente al despropósito: Assassin’s Creed III: Liberation, Call of Duty: Black Ops: Declassified o Resistance: Burning Skies decepcionaron como pocos, lo que paralizó las ventas.

Vita colocó unos 4 millones de máquinas en sus primeros diez meses; 6 millones al cabo de dos años. Esto último una estimación, ya que Sony dejó de ofrecer cifras desglosadas a partir de 2013. Las grandes editoras olieron a chamusquina y cancelaron sus proyectos en curso, asestando Capcom el mayor varapalo. Monster Hunter, la franquicia salvadora de PlayStation Portable, daba el salto a la competencia.

Bazas como el panel táctil trasero o la conectividad móvil quedaron de adorno, tanto así que el modelo 3G se descontinuó por la cantidad de stock. El precio tampoco acompañaba, especialmente al comparar con la competencia, lo que intentó subsanarse en el verano de 2013. PS Vita 2000 llegó entonces al mercado, un 20% más delgada, un 15% más ligera y con un panel LCD en lugar de OLED (lo que no pocos lamentaron).

call-of-duty-black-ops-declassified - image

1 2 3 4

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.