Lo indie como tabla de salvación

Pero de nada sirve un nuevo modelo cuando el producto no resulta atractivo per se. A efectos prácticos, Killzone: Mercenary y Tearaway fueron las últimas grandes exclusivas de PS Vita, lanzadas en septiembre y noviembre de 2013 respectivamente.

Todo un punto de inflexión para el catálogo occidental de la portátil, que tampoco encontró consuelo en el  Cross Buy con PlayStation 3 (comprar un juego para esta última te obsequiaba con la edición homónima para PS Vita). El lanzamiento de Playstation 4 se convirtió así en otra tabla de salvación impovisada, gracias a su desarrollo en torno a una funcionalidad harto apreciada por los usuarios: el juego remoto.

Podemos decir entonces que Vita se ha convertido en algo más parecido a un periférico que una consola, al menos si atendemos al número de lanzamientos previstos. Lo ratificó Yoshida en julio de 2014: “Ya no se trata de juegos individuales, sino de cómo interactúa Vita con PS3, PS4 y PS Now”.  Fue mucho más rotundo un año después, al aseverar que Sony abandonaba la producción de juegos triple A para PS Vita, en lo sucesivo dedicada al segmento del desarrollo independiente.

Freedom Wars fue una de las últimas producciones de Sony para su portátil, tras confirmarse el desarrollo de Gravity Rush 2 para PlayStation 4. Como ocurrió con Tearaway, el original también fue portado a los circuitos de la sobremesa.

sonypsvitamar16

PS Vita TV

Entremedias, Sony acometió otro intento desesperado por sacar beneficio de PlayStation Vita. Engendró PS Vita TV (PS TV a este lado del charco), una microconsola basada en las interioridades e interfaz de la portátil, compatible con algunos de sus títulos y buena parte del catálogo para PS One y PSP disponible en PS Store.

La idea fue buena, especialmente por la opción de jugar con PS4 en un segundo televisor, pero su ejecución  muy pobre. Escueto el número de títulos compatibles u optimizados, lo que hizo a muchos arrepentirse del centenar de euros invertido.

Con PS TV, la multinacional tuvo menos paciencia si cabe. Llegó a Europa en noviembre de 2014 y se descatalogó un año después, rebajándose a una tercera parte de su precio recomendado en cuestión de meses.

maxresdefault-59

Mera cuestión oriental

Cierto grupo de usuarios se niegan a aceptar que PS Vita esté ‘muerta’, porque no lo creen así. Tienen parte de razón, pues subsiste a base de lanzamientos orientados al público nipón.

La portátil sigue registrando buenas ventas en el país del Sol Naciente, donde recibe infinidad de J-RPGs. A este respecto, supone todo un sueño hecho realidad para amantes occidentales del género, que de otro modo se hubiesen quedado sin las nuevas entregas de Tales of, Persona, Ys, Atelier, Danganronpa o The Legend of Heroes por mentar sólo unas pocas.

También en Japón, la versión de Minecraft se ha probado extraordinariamente popular, con cerca de 600.000 copias vendidas hasta el pasado enero.

¿La última portátil de Sony?

¿Colegimos que el segundo será a su vez último intento de Sony por hacerse hueco en el mercado de las consolas de bolsillo? Muy posiblemente, como leíamos al comienzo por boca de Morita. Americanos y europeos se encuentran terriblemente desencantados, por lo que la popularidad oriental de Vita no bastaría para dar luz verde a un nuevo hardware.

El legado de Vita en términos de propiedades intelectuales renquea y la hipotética burbuja de los juegos para móviles nunca termina de explotar. Al contrario, cada vez se venden más terminales, mientras los ingresos del free-to-play registran máximos. Por no hablar del perenne debate sobre el futuro de las consolas de videojuegos, amenazadas por el auge del streaming en sectores del entretenimiento como el musical, el televisivo o el cinematográfico.

Significativas fueron también las declaraciones de Yoshida durante la principal feria británica del videojuego (EGX): “La gente está cada vez más habituada a jugar con sus smartphones y muchos de esos juegos son gratuitos de inicio. Trabajamos a conciencia en el diseño de Vita para que sticks y botones marcasen la diferencia respecto a una multitud de dispositivos provistos de paneles táctiles. Espero que la cultura de las consolas portátiles prosiga, pero el dominio apabullante de los juegos para móviles hace inviable cualquier decisión a corto plazo”.

Para quienes duden si hacerse con la máquina, sigue siendo una pieza de hardware envidiable, útil en lo que al juego remoto respecta y con numerosos JRPGs en su fondo de armario. A partir de ahí, que cada cual valore si le compensa.

nintendo_3ds-3164148

1 2 3 4

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.