Quantum Break, la mayor exclusiva para Xbox One este año, se lanzará simultáneamente en Windows 10. La noticia supone otro jarro de agua fría para los usuarios de la máquina, quienes hemos visto como sus principales desarrollos daban el salto a compatibles.

Todo comenzó con el evento de presentación del nuevo sistema operativo, cuando Phil Spencer salió a escena para anunciar una integración sin precedentes. Windows 10 abrazaría el juego cruzado y por streaming con Xbox One, dándose la contrapartida de que algunos exclusivos perderían su condición. Fable Legends resultó el primer damnificado, previa denigración a título free-to-play.

Pensamos entonces que poco importaba mientras los juegos compartidos fuesen ‘menores’. Por eso no hicimos demasiado ruido al anunciarse las conversiones de Killer Instinct, Gears of War: Ultimate Edition o Gigantic. Luego vinieron las excepcionales conferencias de prensa con motivo del E3 y la Gamescom, repletas de novedades que justificaron hacerse con una One durante la pasada campaña navideña. Falta hacían, considerando la proporción de ventas 4 a 1 de la que presume Sony.

Especificaciones mínimas y recomendadas para Quantum Break en Windows 10

Especificaciones más que exigentes para Quantum Break en Windows 10

Como con las hipotecas, se nos olvidó leer la letra pequeña y nos llevamos pequeños chascos cada vez que los de Redmond soltaban un “exclusivo para One y Windows 10” en diferentes notas de prensa. Tanto Sea of Thieves como Halo Wars 2 llegarán también a PC. Encontramos justificación tirando de optimismo: lo nuevo de RARE es eminentemente multijugador y los RTS casan bien con los reclutas de la Master Race.

Quedaban aún tres ases bajo la manga, que ni por asomo se atreverían a portar: Scalebound, ReCore y Quantum Break. Con el anuncio de hoy, solo resta uno. La superproducción de Keiji Inafune fue listada para Windows 10 hace semanas, días después de retrasarse el proyecto de Platinum Games hasta 2017. Lógico que muchos se pregunten a qué juega Microsoft.

Tal vez sea hora de confirmar lo que siempre se rumoreó. La cúpula de Microsoft estaría empeñada en liquidar una división que apenas encaja en su hoja de ruta, claramente enfocada al software. Windows Phone raya lo anecdótico e incluso la exitosa Surface se ha visto ampliamente superada (de la noche a la mañana) por un iPad Pro harto inferior en posibilidades.

Me pregunto si la compañía no nos estará preparando, como quien no quiere la cosa, para la extinción de Xbox. Porque si uno mira los números, resulta evidente que la mejor opción es preservar la imagen de marca como una plataforma de juego al estilo de lo que un día fue Games for Windows. ¿Acaso Xbox One no encierra ya Windows 10 como sistema operativo?

El punto de no retorno se producirá cuando Halo 6 pueda jugarse también en el ordenador. Nada nos extrañaría menos tras el anuncio de Remedy, como tampoco futuras versiones de Scalebound o Gears of War 4. Distinta cuestión es si estas exclusivas ‘a medias’ frenarán en mayor o menor medida las ventas de la consola. Siguen siendo segmentos de usuario bien diferenciados, al fin y al cabo: pocos jugadores de salón acometen el desembolso que requiere un equipo a la altura, por lo que Xbox One seguiría siendo su primera opción.

En la nota con que Microsoft confirma el lanzamiento multiplataforma de Quantum Break se intuye además una estrategia interesante: quienes reserven la versión digital para Xbox One recibirán la homónima para Windows 10 sin coste adicional. El Cross Buy que tan bien ha funcionado a Sony en el tránsito de PlayStation 3 a PlayStation 4 contribuiría a que los usuarios de PC consideren a la caja equis como hardware complementario… pese a que la experiencia sea muy dispar en materia técnica. Basta echar un vistazo a las especificaciones recomendadas para la aventura de brechas temporales.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.