La crítica siempre es un apartado controvertido en todas las páginas de videojuegos, sobre todo por la convención (a la que parece imposible renunciar) de las puntuaciones; cada usuario tiene su propio criterio, a veces totalmente contrario al del analista, y esto puede llevar tanto a polémicas como a malentendidos. También a menudo se "olvida" que una página web no tiene un criterio único como publicación, sino que cada uno de sus críticos es una persona distinta con opiniones y estilo diferente (con lo cual comparar puntuaciones siempre es un error). Por eso en Vadejuegos siempre intentamos ser transparentes con nuestros lectores, para que sepáis de qué pie cojea cada uno de nosotros: os hemos presentado a los miembros del equipo, hemos hablado de los juegos que nos marcaron y también aclarado qué significan nuestras puntuaciones. Vamos a aprovechar estos días de calma para reflexionar un poco sobre el criterio crítico de los analistas habituales de Vadejuegos: Aimar Alonso, José Carlos Castillo, Cristian Rodríguez, Antonio Santo y Julen Pradas explican en las siguientes líneas qué es lo que buscan y en qué se fijan cuando se sientan a analizar un videojuego.

Aimar Alonso

En mi caso es bastante sencillo: busco diversión. Así de simple. Si el juego me entretiene y me engancha, casi cualquier otro apartado del mismo pasará a segundo plano. En cualquier caso, si tuviera que catalogar en que puntos me fijo a la hora de valorar un juego, y mas allá de la respuesta de la diversión, el orden a establecer seria: género –> historia –> control –> apartado sonoro –> apartado visual. 

Puede sorprender que la primera elección sea el género, y merece ser explicado. No concedo más nota a un juego por ser de este o aquel género concreto, pero si me preparo para analizarlo según el publico a quien vaya dirigido. Es decir, no puedo medir por el mismo rasero la última iteración de la saga Battlefield, un FPS claramente orientado al publico adulto que, por ejemplo, el Star Wars Kinect, título pensado para los mas jóvenes de la casa. Creo que es imperativo que cualquier analista de videojuegos (nombre horrendo que para nada define bien nuestra labor) sepa qué producto tiene entre manos y cuál es el público objetivo de éste. De hecho he visto castigar sobremanera muchos títulos por algo tan sencillo como no saber contextualizar su género y el publico al que esta orientado.

En mi caso es bastante sencillo: busco diversión. Así de simple. Si el juego me entretiene y me engancha, casi cualquier otro apartado del mismo pasará a segundo plano

Por otra parte puede resultar chocante dejar el apartado visual como último elemento a valorar, máxime en estos tiempos que corren donde parece que, si no estrenas un motor gráfico con cada juego nuevo, no eres nadie. En mi caso particular, y a pesar que adoro los títulos con buenos gráficos, creo que es preferible una buena historia que enganche (Bioshock, Spec Ops The Line, Dishonored…) que una calidad gráfica excepcional que no me diga nada a nivel narrativo y jugable (al menos nada nuevo). ¡Ojo! no confundir calidad gráfica con diseño artístico.

Por lo demás, y esto también creo que es imperativo para cualquier crítico, creo que hay que saber entender esta industria. Una industria que se dedica al entretenimiento. Los videojuegos son un hobby, una diversión y como tal deben ser calificados. Creo que no debemos hablar de ningún título, por horrendo que pueda llegar a ser, de forma lapidaria, como si con ello arreglásemos los males del mundo. A veces parece que los críticos de videojuegos vamos por la calle perdonando vidas. No, señores, tenemos una responsabilidad con nuestros lectores, sí; pero también con cientos de trabajadores de la industria a cuyas carreras profesionales afecta sobremanera las notas de la supuesta "prensa especializada". Es un tema serio con el que creo no se deba frivolizar. 

José Carlos Castillo

Como toda crítica, el análisis de un mismo videojuego varía según su responsable, sin que haya pautas más o menos válidas. En mi caso imperan especialmente el apartado técnico y la narración.  En efecto, he llegado a disfrutar de auténticos bodrios jugables que, no obstante, consiguieron atraparme por su despampanante apartado técnico. Gears of War, por ejemplo, resultó un despropósito argumental pese a la riqueza de su universo, lo que infinidad de analistas pasaron por alto en favor del excelso Unreal Engine 3. Al contrario, si un juego tiene algo interesante que contar, suelo restar importancia a sus imperfecciones gráficas. Me vienen a la cabeza varios títulos "de culto" a cargo de Silicon Knights.

Si un juego tiene algo interesante que contar, suelo restar importancia a sus imperfecciones gráficas

Entiendo a quienes aborreciesen Heavy Rain por sus constantes Quick Time Events o Metal Gear Solid 4 por sus cinemáticas de 15 minutos, pero son juegos a los que otorgué el sobresaliente sin miramientos, juegos que me emocionaron y de los que me resultó complicado apartarme hasta sus resolutivos cliffhangers.  La cosa cambia, no obstante, si el juego a considerar forma parte de una franquicia de largo recorrido. Entonces cobra mayor importancia el que se mantengan sus señas de identidad al tiempo que se incorporan novedades significativas (que no hayan sido metidas con calzador). Y luego, claro está, será determinante que la trama encaje coherentemente con entregas previas. Es muy común el que las desarrolladoras nos mantengan en vilo durante años para acabar cerrando tramas con torpeza. Que se lo digan si no al pobre Desmond…

Cristian Rodríguez

¿Una crítica? El primer punto insalvable es que sea "divertido" (en un mundo donde el sufrimiento de pasarse el Dark Souls es tan "divertido" como lograr con Kinect que el alegre tigrecito salte). Ahora bien, puestos a evaluar un videojuego, además de ser entretenido hay que ponderar todos los factores. Estamos en 2013 y al menos un servidor lleva jugando desde el 92 a videojuegos en casa (un par de años antes en recreativas). Si me plantan un F-15 Strike Eagle 2 (o un PC Basket) hoy en día obviamente se llevará su baja nota correspondiente ya que en su terreno hay títulos mucho más completos.

Puestos a evaluar un videojuego, además de ser entretenido hay que ponderar todos los factores

Y luego está el que no todos los juegos están dirigidos a todo el mundo… En la intimidad de mi casa yo no voy a jugar a un juego de Kinect cuidando ositos y tigrecillos (como tampoco lo haré a un juego de estrategia por turnos a estas alturas), pero si tengo que escribir una crítica sobre el mismo tendré que ver si es un juego apto para el público al que va dirigido.  Por lo demás, si bien tengo especial predilección por la acción táctica realista (por tanto hoy en día tengo poco en lo que mirar), a nivel personal mato el tiempo entre juegos de partidas rápidas como los Bit.Trip o Super-Hexagon y el otro extremo que serían títulos a los que dedicar tiempo como los STALKER, The Witcher o mutlijugadores "serios" de FPS o RTS. Para todo lo demás locura a lo Saint's Row 3 o modo arena del Serious Sam 3 y que no quede gritón sin explotar.

Antonio Santo

Resulta difícil concretar lo que uno busca en un juego a la hora de hacer una crítica: muchas veces tratamos de analizar y poner palabras a las sensaciones que el juego nos deja, y es en ese análisis a posteriori que descubrimos (o creemos descubrir) aquellos puntos que más nos importan. Intento acercarme a los juegos como a los libros: sin una idea preconcebida de lo que debo buscar, de a dónde debo mirar. Acepto la propuesta que me ofrezcan y trato de seguir sus reglas y dejarme llevar para ver hasta dónde llego. No obstante, uno puede mirar atrás y encontrar el patrón oculto, las tendencias dentro de las conclusiones propias.

A veces hay algo de magia: hay juegos que enamoran, que tienen algo diferente que los vuelve inolvidables.

En mi caso hay una línea que se puede ver con claridad: si un título ofrece una jugabilidad divertida pero no cuenta ninguna historia, puede ser que lo abandone una vez domine sus mecánicas (pues, en el fondo, la diversión está en el proceso casi físico de aprender a jugarlo). Sin embargo, si cuenta una gran historia siempre llegaré hasta el final, aunque su jugabilidad tenga fallos o técnicamente no ofrezca nada del otro mundo. Busco que me dejen huella, que me empujen a reflexionar o me hagan reír, que me emocionen y desafíen mi inteligencia. En definitiva: que la experiencia de juego continúe cuando me levanto de mi butaca.

Me apasionan los juegos en los que tienes que tomar decisiones, en los que te sientes responsable de la vida de los personajes aunque sepas perfectamente que no son más que un puñado de ceros y unos. Me fascinan aquellos títulos que tratan de ir más allá, de empujar las fronteras del videojuego como género, que no tienen miedo a plantear preguntas difíciles. Me fijo mucho en la dirección artística, en la música. A veces hay algo de magia: hay juegos que enamoran, que tienen algo diferente que los vuelve inolvidables.

Julen Pradas

Como analista de videojuegos lo que busco es que cumplan con los objetivos del género y público al que van dirigidos, obviamente que entretenga y divierta puesto que ese es el principal cometido de los videojuegos y a partir de ahí evalúo los gráficos, la banda sonora, el doblaje e intento puntuarlo en la medida que se merezca. Todos los analistas tenemos uno o dos géneros preferidos donde obviamente disfrutamos el doble analizándo juegos, lo que es un arma de doble filo puesto que a veces nos hace obviar fallos menores en beneficio del conjunto, y no somos lo imparciales que deberíamos.

Dado que los hispano-hablantes somos un gran sector, muy consumidor de videojuegos, es una pena que los juegos nos lleguen muchas veces sin al menos estar traducidos.

Un punto que a mí personalmente me fastidia mucho es que el juego venga completamente en inglés, si bien no es motivo "real" de penalización sí que es cierto que muchas veces reduce las expectativas de compra entre el público que no se maneja bien con el idioma y dado que los hispano-hablantes somos un gran sector muy consumidor de videojuegos es una pena que los juegos nos lleguen muchas veces sin al menos estar traducidos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.