Activision Blizzard ha comprado King, la empresa creadora del súperventas Candy Crush, por un total de 5.900 millones de dólares (unos 5.366 millones de euros). El acuerdo, que se cerró ayer, fue aceptado por unanimidad por la junta directiva de King y se completará a lo largo de la primavera de 2016 tras pasar por los preceptivos controles legales y juntas de accionistas.

Por si a alguien le quedaba alguna duda, esta compra demuestra que los juegos móviles se están haciendo mayores. El mercado de videojuegos para smartphones y tablets lleva años dominado por empresas independientes, pequeñas start-ups convertidas bruscamente en gigantes que cotizan en Bolsa y generan cifras de ingresos mareantes. Esta gigantesca anomalía se explica por la tardanza en subirse al carro de los actores tradicionales de la industria del videojuego y el ocio electrónico: para cuando se dieron cuenta de que la cosa iba en serio ya les habían ganado la primera mano.

El mercado de videojuegos para smartphones y tablets lleva años dominado por empresas independientes, una anomalía que se explica por la tardanza en subirse al carro de los actores tradicionales de la industria

Me da la sensación de que no va a ser la última gran compra por el estilo que veamos en los próximos años. En términos estrictamente empresariales, todas las partes implicadas ganan con estos acuerdos. Activision Blizzard no sólo adquiere un producto de enorme éxito (pese a haber pasado ya su pico de popularidad, el juego ofreció beneficios de alrededor de 1.002 millones de euros en 2014); también una empresa con grandes conocimientos sobre el mercado móvil, una estructura de desarrollo especializada en perfecto funcionamiento y una marca ya conocida por los usuarios.

The King Digital Entertainment Plc logo and "Candy Crush Saga" game are displayed on an Apple Inc. iPhone 5s and iPad Air in this arranged photograph in Washington, D.C., U.S., on Tuesday, Feb. 18, 2014. King Digital Entertainment Plc, the maker of popular smartphone games including "Candy Crush Saga" and "Pet Rescue Saga," is beginning an adventure of its own on a path to becoming a public company. Photographer: Andrew Harrer/Bloomberg via Getty Images

La industria del videojuego tradicional es muy diferente a la de móviles, y a los gigantes de toda la vida les está costando ponerse al día: la empresa que mejor se ha desempeñado en iOS y Android es EA con su The Simpsons: Tapped Out. El resto no ha logrado establecer prácticamente ningún producto entre los grandes éxitos de plataformas móviles. Era cuestión de tiempo que las grandes editoras se decidieran a dar pasos firmes por ampliar su posición de dominio al mercado móvil, y la forma más rápida de conseguirlo es comprar directamente a los que ya están ahí.

Por su parte, King gana más que una cantidad obscena de dinero (que tampoco está nada mal): obtiene el respaldo y los conocimientos necesarios para no ser flor de un día. La ascensión y caída de Zinga dejó claro que una cosa es llegar y otra muy distinta mantenerse ahí arriba; empresas como King o Rovio llevan mucho tiempo intentando desarrollar un nuevo éxito que, aunque no iguale los fenómenos de Candy Crush y Angry Bird (algo que parece imposible: el mercado ha cambiado mucho), les otorgue al menos la tranquilidad de no tener todos los huevos en la misma cesta. King tiene muchas más esperanzas de supervivencia a largo plazo como filial de un gigante como  Activision Blizzard, que ha demostrado que sabe perfectamente qué hacer para mantenerse en lo más alto.

Activision Blizzard ya era una de las marcas más importantes del videojuego; con la adquisición de King adquieren una posición de dominio apabullante en todas las plataformas

Esta compra ofrece una última lectura de importancia: Activision Blizzard ya era una de las marcas más importantes del entretenimiento mundial; con la adquisición de King adquieren una posición de dominio apabullante en todas las plataformas del mercado. Con propiedades intelectuales como Call of Duty, Warcraft, Starcraft o Heroes of the Storm no sólo son una súperpotencia del videojuego, sino también de un mercado de futuro como es el deporte electrónico; Skylanders les otorga un papel de peso en la industria juguetera; ahora con King y su Candy Crush son también uno de los actores más importantes del mercado móvil.

Como siempre, mirar las cifras con atención nos da una idea de la importancia de esta compra. Activision Blizzard fue en 2014 la quinta compañía de la industria del videojuego con más beneficios (2.095 millones de euros según Newzoo) , casi empatada con EA y Sony (2.187 millones cada una). King se cuela en el 10º puesto de la lista con sus 1.002 millones. Si Activision Blizzard y King hubieran estado juntos ya en 2014, habrían sumado juntos una cifra suficiente para ponerse segundos en la lista, por delante de Microsoft, Sony y EA, y sólo por detrás del leviatán chino Tencent. La dieta de caramelos le va a sentar bien a Activision Blizzard.

<> on March 25, 2014 in New York, United States.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.