Las oficinas de Microsoft en Madrid albergaron la presentación de Rock Band 4, que llegará a nuestro país por mediación de Mad Catz. El fabricante de periféricos ha confeccionado nuevas guitarra, batería y micrófono para el simulador de bandas de Harmonix, con el que constatamos el retorno por todo lo alto del género musical. La contienda estará servida en cuestión de semanas, cuando también vuelva a las tiendas la franquicia de Activision.

IMG_0072Cierto que Guitar Hero Live apuesta por un gameplay renovado frente al continuismo de Rock Band 4, pero nuestro tiempo a los platos evidenció adiciones interesantes. La gran baza de este último es la plena compatibilidad de instrumentos, pues no sólo desempolvaremos nuestra batería del 2008, también guitarras concebidas para títulos de la competencia. Conviene matizar el listado que encontraréis más adelante, pues la versión para Xbox One precisa de un adaptador que encarece el producto. Merece la pena aún con todo, considerando los 299 euros que marca el lote de nuevos instrumentos.

Respecto al tracklist de lanzamiento, también a unos párrafos de distancia, hablamos de 63 temas sabiamente escogidos. Una nimiedad en comparación a las 1.500 canciones disponibles en Rock Band Store, dos millares si sumamos el contenido adicional descargable lanzado hasta la fecha (igualmente compatible, por contra de los discos de juego). Habrá excepciones por cuestión de licencias caducas, nos advirtieron, pero serán las menos. La pérdida de repertorio más dolorosa incumbe a Los Beattles, cuyos temas se licenciaron exclusivamente para el juego homónimo.

La premisa de Rock Band 4 es la música en directo, improvisación e interacción del público mediante. El modo Concierto ofrece así una experiencia inédita en la serie, donde cada miembro del grupo habrá de elegir entre varias opciones para determinar la siguiente canción: ¿una de los ochenta o algo contemporáneo?, ¿vocalista femenina o pieza instrumental? El juego decide aleatoriamente si los integrantes no se ponen de acuerdo.

Durante las interpretaciones propiamente dichas (esto sigue consistiendo en pulsar los botones pertinentes en el momento justo) toparemos con secciones de improvisación tales como solos de guitarra y momentos de batería. Lejos de resultar anecdóticos, uno puede modificar el tema de forma sustancial, incrementándose las buenas vibraciones que te asaltan al completar una estrofa sin errores. La audiencia no se limita entonces a corear (o abuchear en su defecto) sino que lanza peticiones e incluso reclama bises con fervor.

IMG_00712La modalidad Tour es otra pieza clave del software, donde nuestras decisiones deciden la trayectoria de la banda. Podemos llenar grandes estadios como el combinado de moda o convertirnos en institución independiente tocando en salas modestas. Luego nos quedan las opciones en línea, de las que apenas tuvimos constancia en la toma de contacto. Sí apreciamos leves mejoras en el plano visual, con animaciones más pulidas, iluminación mejorada y un nuevo motor de renderizado. No esperéis realismo en ningún caso, pues se mantiene la estética desenfadada.

Sobre los instrumentos, la nueva Fender Stratocaster implementa un acelerómetro mejorado, nuevo diseño de botones para facilitar el recorrido del mástil y un sensor de auto-calibración para sincronizarse de forma precisa con “cualquier modelo de televisión”. La batería inalámbrica ha reforzado tanto sus platos (ahora sensibles a la velocidad) como el pedal de activación. Los vecinos agradecerán también una mayor absorción del sonido. Finalmente, el micrófono mejora su rango vocal con una respuesta de 16-bit 48Khz y prolonga su cable. Las sensaciones fueron harto positivas, aunque la conectividad inalámbrica hizo de las suyas en alguna que otra ocasión, lo que nos prometen se solventará de cara a la versión comercial.

Rock Band 4 arriesga lo justo para perfeccionar sus bondades y nos evita un desembolso adicional. No podemos pedir más a la esperar de comprobar si, como pretende Harmonix, estamos ante “la experiencia músico social definitiva“.

IMG_00765

1 2

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.