Peter Vesterbacka, uno de los máximos responsables de Rovio, creadores del afamado Angry Birds, ha hablado sobre la industria del videojuego en una ponencia en South by Southwest. Y sus palabras, a buen seguro, no dejarán indiferente a nadie.

Vesterbacka ha asegurado que los juegos para consolas “están muriendo” y cree que “el modelo tradicional” de la industria del videojuego ya “no es sostenible”, sugiriendo que una media de 40 dólares por un videojuego es ridículo.

En lo respecta a la postura defendida por algunos, en la que aseguran que la tendencia del mercado es el desarrollo “de juegos casuales”, el desarrollador de Rovio se mostró contundente, afirmando que la “industria no se mueve hacia la esfera casual”, comparándola con el cine en la que, según su opinión, “no hay nada parecido a películas casuales”. Vesterbacka cree que los usuarios de juegos para móviles y redes sociales pueden ser tan apasionados y pueden involucrarse en ellos tanto como un jugador “hardcore”.

Aunque ha admitido que nadie ha descubierto un modelo de negocio a largo plazo para los videojuegos móviles y sociales, Vesterbacka ha afirmado que la popularidad de Angry Birds, que ha superado los 10 millones de descargas, demuestra que hay una oportunidad de negocio.

De todos modos, afirma que su compañía no debe acomodarse en un modelo particular, sino que debe seguir experimentando.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.