Todos conocemos en mayor o menor medida la génesis de la familia de videoconsolas PlayStation. Uno de los aspectos más curiosos de dicha génesis, su relación con Nintendo, fue puesta ya de relieve en VaDeJuegos hace ya unos cuantos meses. Pero cuando uno se propone indagar de manera fehaciente en los rincones más apartados de la industria, se presta a encontrar cosas verdaderamente sorprendentes. Como la que protagoniza este pequeño artículo.

Indagando por la red de redes, un servidor se ha encontrado con un hecho completamente desconocido que no he podido dejar de compartir con todos vosotros. ¿Queréis conocer el papel que jugó Sega en el desarrollo de la familia PlayStation tal y como siempre la hemos conocido? Pues acompañadnos en este pequeño viaje al pasado.

El flirteo de Sony con los sprites en 2D

Si sois fieles seguidores de esta vuestra revista, estaréis al tanto de que Nintendo, tras el lanzamiento de su Super Nintendo, contactó con Sony para que les desarrollara una unidad de CD para su consola. No obstante, debido a ciertos malentendidos y conflictos comerciales, los cuales podéis consultar pinchando aquí, aquel proyecto acabó por ser cancelado. Tras el varapalo, Sony tomó la determinación de aprovechar los diseños que había realizado para Nintendo, con el fin de crear su propia videoconsola.

Hasta aquí lo que de todos es sabido. Pero lo que probablemente no sepáis es que Sony, cuando se encontraba afianzando las bases maestras sobre las que se construiría la familia PlayStation, decidió centrar la tecnología de su nueva máquina en los gráficos o sprites en dos dimensiones. Una de las razones de esta decisión fue el abaratamiento de costes. La otra, y más sorprendente, fue una ligera confusión en torno a lo que se podría llegar a conseguir con los gráficos poligonales en 3D, y su percepción por parte del público.

¿Qué hubiera pasado si hubiéramos creado PlayStation con gráficos en 2D? Esa posibilidad fue seriamente considerada"

Shigeo Maruyama, Presidente de Sony Computer Entertainment en aquellos convulsos aunque excitantes tiempos, recordaba que como antiguo ejecutivo de la rama discográfica de Sony, “personalmente, no tenía idea alguna de los detalles en torno a lo que un juego de PlayStation podría llegar a hacer. Me encontraba realizando presentaciones sin tener mucha idea de ello”. Por su parte, Ryoji Akagawa, productor de Sony Computer Entertainment con créditos en títulos como Shadow of the Colossus o Arc the Land, afirmaba que “¿qué hubiera pasado si hubiéramos creado PlayStation con gráficos en 2D? Esa posibilidad fue seriamente considerada”.

Las cosas parecían estar decididas en el seno de Sony… hasta que un genio llamado Yu Suzuki lanzó al mercado una recreativa que dejó a todo el mundo con la boca abierta. Aquí, comenzaba a reescribirse la historia.

El efecto Virtua Fighter

En 1993 Yu Suzuki y sus chicos de AM2 lanzaron al mercado recreativo Virtua Fighter, el que es considerado como el primer videojuego de lucha con gráficos poligonales reales en 3D. El título contó con un impacto considerable en el mercado del videojuego. Pero especialmente crítica fue la influencia ejercida por el juego en la sede corporativa de de Sony Computer Entertainment. De golpe y plumazo, todas las dudas existentes en torno al 3D en videojuegos desaparecieron. Y los poderes fácticos de Sony tuvieron que dar la razón a un hombre que llevaba meses asegurando que el 3D era el camino a seguir: Ken Kutaragi

A Kutaragi se le conoce como el padre de PlayStation. Pero en aquellos momentos, se encontraba hasta el cuello de limitaciones derivadas de las políticas corporativas de Sony. Kutaragi luchaba por imponer su modelo de PlayStation basado en gráficos poligonales, que él consideraba como el futuro, frente a la corriente dominante en Sony favorable a los sprites en 2D. El éxito de Virtua Fighter le facilitó todos los argumentos que necesitaba para hacer que su modelo se convirtiera en la base de la futura PlayStation.  El 3D era, sin ninguna duda, el camino  a seguir.

Con un sentido de la oportunidad excelente y una gran sincronización, Sega salvó nuestros pellejos"

Ryoji Akagawa reconocía la influencia del título de Sega asegurando que “si no fuera por Virtua Fighter, PlayStation habría contado con un concepto de hardware completamente diferente”. Por su parte, Maruyama también aseguraba que “una vez que Virtua Fighter salió al mercado, la dirección de PlayStation quedó completamente definida, y era clara. Con un sentido de la oportunidad excelente y una gran sincronización, Sega salvó nuestros pellejos”. 

Diferentes Destinos

Como ya hemos podido comprobar, Virtua Fighter salvó el pellejo de Sony a la hora de diseñar su primera videoconsola. Pero lo cierto que el juego de Yu Suzuki también podría haber acabado convirtiéndose en una seria amenaza para la primera PlayStation. No olvidemos que Saturn, que llegó al mercado 11 días antes que la consola de Sony, contaba precisamente con Virtua Fighter como título de lanzamiento. Por suerte para Sony, la versión para Saturn tenía poco que ver con la de recreativa, y se lanzó con considerables bugs, lo cual obligó a Sega a lanzar una segunda versión corregida denominada como Virtua Fighter Remix.

Sony llegó al mercado sin Virtua Fighter, pero con el competente Battle Arena Toshiden, que resultó ser considerablemente superior al Virtua Fighter de Saturn. Y si bien la franquicia de Sega ha continuado hasta nuestros días, las videoconsolas de la compañía del puercoespín azul han desaparecido de la faz de la tierra. De este modo, podemos concluir con el mismo titular que ha encabezado este artículo: Demos gracias a Sega por PlayStation.

¿Y vosotros?
¿Os ha resultado curiosa esta historia? ¿Sois amantes de la franquicia Virtua Fighter? ¿Y de la marca PlayStation? No os cortéis y dejadnos vuestros comentarios al pie de esta noticia.

 

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.