SEGA Enterprises celebró su 55 aniversario semanas después de anunciar su no participación en la Electronic Entertainment Expo. Fue la primera vez en 20 años que SEGA of America no dispuso stand en la feria del videojuego por excelencia, dada la reestructuración de la compañía. La división norteamericana ocupará los meses venideros en trasladar su centro de operaciones, después de que el gigante nipón anunciase su foco en los juegos para dispositivos móviles y el despido de tres centenares de trabajadores.

Mucho ha llovido desde la primera edición del evento, cuando SEGA sorprendió con el lanzamiento inminente de Sega Saturn. Más aún desde la génesis del sello en Honolulu (Hawaii), allá por 1940. Martin Bromley, Irving Bromberg y James Humpert conformaron Standard Games para entretener a las tropas con mesas de pinball, tragaperras y tocadiscos. Su éxito motivó el desembarco nipón en 1951, a manos de Raymond Lemaire y Richard Stewart, bajo la nomenclatura Service Games of Japan.

sperisc1La exportación a bases militares japonesas espoleó a un oficial de la fuerza aérea estadounidense, David Rosen, quien en 1954 se atrevió con un negocio de fotografía instantánea en Tokio (Photorama and Rosen). Una década después, Rosen Enterprises constituyó uno de los rivales a batir en el pingüe mercado de las máquinas recreativas, lo que llamó la atención de Service Games. Sendas compañías se fusionaron en 1965 para hacer frente a Taito. Nació así SEGA Enterprises, comandada por el propio Rosen.

SEGA prosperó como fabricante con Periscope, arcade de simulación submarina que dejó boquiabierto al respetable por sus efectos de luz y sonido. El aplauso de los japoneses conllevó la distribución estadounidense, donde se convirtió en la primera recreativa a 25 centavos la partida. Se engendraron muchos otros juegos electromecánicos como Rifleman (1967), Drivemobile, Motopolo, Helicopter (1968) o Duck Hunt en 1969, cuando Rosen aceptó una oferta del conglomerado Gulf and Western Industries. Como subsidiaria y en consonancia a la efervescencia del mercado recreativo, SEGA registró beneficios por valor de 100 millones de dólares en 1979.

El siguiente paso lógico fue la irrupción en el mercado del entretenimiento doméstico. Tras abandonar el rojo por el azul para su logotipo (1974), SEGA resultó pionera en materia de gráficos tridimensionales (SubRoc 3D) y empleo del LaserDisc (Astronbelt). No fue suficiente para capear la saturación de juegos arcade, que redujo sus ingresos desde los 214 a los 136 millones de dólares en 1982. Al año siguiente se comercializó SG-1000, la primera consola de videojuegos parida por los del erizo. Meses después, la rama estadounidense de SEGA fue vendida a Bally Manufacturing y Rosen abandonó su cargo. Los activos japoneses fueron adquiridos por un grupo de inversores liderado por este último, quien cerró acuerdo con el conglomerado nipón CSK en 1984.

1985 marcó la comercialización de la SEGA Mark III (SEGA Master System en Occidente). Su hardware resultaba superior al de Nintendo Entertainment System, pero no bastó para conquistar a los usuarios estadounidenses o japoneses (por contra de europeos, australianos o brasileños). A este periodo corresponde la introducción de Alex Kidd (mascota frustrada) y éxitos de los salones recreativos como Hang-On o After Burner.

Tonka, una empresa juguetera, se encargó de promocionar Master System en los Estados Unidos. De sus errores surgió una de las campañas de marketing más agresivas que el ocio electrónico recuerde, con motivo del lanzamiento de SEGA Genesis (Mega Drive) en 1988. La irrupción de Super Nintendo dos años después precipitaría el nacimiento del consabido Sonic The Hedgehog, que supo calar hondo entre unos jugadores necesitados de héroes transgresores. Gracias al software de Yuji Naka, SEGA conquistó el 65% del mercado estadounidense… aunque no por mucho tiempo.

SNF31GAMEAA_620_1737843a

1 2

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.