Según un estudio desarrollado por la Universidad de Texas del que se hace eco la revista Quo, los adolescentes aficionados a los videojuegos tienen mejores capacidades para ser cirujanos que los mismos estudiantes de medicina. ¿Cómo puede saberse esto? Muy sencillo: los investigadores pusieron a prueba a los estudiantes con una de las máquinas robóticas que se utilizan para las prácticas de los aspirantes a cirujanos.

El estudio arroja unos resultados muy positivos acerca de los "jugones": aquellos que pasaban dos o más horas al día jugando a videojuegos demostraron una mayor inteligencia visual que les permitía ser más efectivos que los mismos médisoc residentes que hacen prácticas con estas máquinas. Que los videojuegos desarrollan virtudes como la coordinación, los reflejos, la capacidad de controlarse en situaciones límite, la visión espacial y la inteligencia visual eran datos conocidos; que la mejora llegara hasta este punto no deja de ser sorprendente.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.