TE PUEDE INTERESAR

Destiny: especial lanzamiento

Imagina que te sientas al lado de un novelista en pleno furor creativo. Cada vez que termina una página (vamos a imaginar, por el bien de la alegoría, que está escribiendo a mano), te la pasa para que la leas. Y tú, tras leer el prólogo y la mitad del primer capítulo, con la mano vas escribiendo una crítica de lo que con los ojos estás leyendo al mismo tiempo.

Más o menos ésa es la situación que se está viviendo con Destiny estos días. No lo digo por los "análisis en progreso" que se han publicado en muchos medios (son lo que son, y te avisan de ello desde su titular: tan sólo una serie de impresiones a vuelapluma). Se trata de una dificultad inherente a todo MMO: si ya de por sí es difícil redactar una crítica completa, atractiva y profunda, ¿cómo afrontar la tarea de enjuiciar lo que es, a fin de cuentas, un mundo en constante movimiento y no una obra terminada?

Pongamos el ejemplo del mundo masivo permanente más conocido de los últimos años: World of Warcraft. ¿Es WoW ahora el mismo juego que era cuando se lanzó hace diez años? En su propuesta jugable y su esencia sí; pero basta conocer un poco el juego para ver hasta qué punto ha cambiado. Cuatro expansiones después (con una quinta en camino), tanto el trasfondo como las opciones de jugabilidad de WoW han cambiado tanto que una crítica del juego original, por profunda que fuera, hoy resulta casi completamente inútil.

Un MMO en su lanzamiento es fundamentalmente un lienzo a medio pintar. Lo que promete mucho puede quedarse en nada si no se desarrolla posteriormente; aspectos del juego que pueden parecer de escaso interés pueden cobrar una importancia capital. Uno sólo puede mostrarse honesto, intentar ser lo más perspicaz posible, confiar en tu intuición y cruzar los dedos para que el paso de los años no te saque los colores.

A finales de esta semana publicaré mi crítica de Destiny. Por ahora veo muchas cosas que me gustan: es muy adictivo, el diseño artístico es interesante, los poderes de clase hacen el combate variado y rápido. También cosas de las que no estoy tan seguro: sabemos poco de la historia, y lo poco que sabemos parece una space opera bastante predecible; las opciones de personalización parecen escasas, y un guardián de una clase es básicamente igual que el de al lado; en PvP, el desequilibrio entre jugadores de distinto nivel es muy alto.

Seguramente muchas de mis opiniones quedarán obsoletas en cuestión de meses. Por ejemplo, el juego por ahora no tiene historia, sino sólo entorno; no me cabe duda de que está más o menos definida, pero apenas la están contando (y estoy dispuesto a apostar que habrá que acudir a cómics y novelas para conocerla a fondo). Bungie irá publicando nuevo contenido para hacer crecer Destiny donde éste necesite nuevos aires; también está por ver el impacto de su comunidad de usuarios, cuyo comportamiento determinará el futuro del juego. En definitiva: recomiendo tomar cualquier crítica del nuevo juego de Bungie como una opinión provisional. Es muy pronto para saber qué es Destiny; por ahora sólo podemos explicar qué pretende ser.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.