Al pensar en las adaptaciones de la Tierra Media al videojuego, las nuevas generaciones echan mano de aquellos títulos inspirados en la trilogía de Peter Jackson, pero lo cierto es que El Señor de los Anillos protagonizó líneas de código décadas atrás. Software que palidece al comparase con Sombras de Guerra, la esperada secuela de Shadows of Mordor.

Corría 1982 cuando Beam Software lanzó “The Hobbit” para ZX Spectrum, uno de los primeros y más populares ordenadores domésticos. Se trató de una aventura textual basada en la novela homónima, donde   Bilbo Bolsón pasa de hobbit hogareño a comandar una compañía de trece enanos. ¿Su misión? Derrotar al temible dragón Smaug y recuperar el tesoro del que se ha adueñado. El videojuego destacó por unos personajes que cambiaban de ubicación a independencia del jugador y un sistema de comandos basado en frases completas, en lugar de las dos o tres palabras admitidas por los títulos de la época.

El éxito de “The Hobbit” derivó en la comercialización de “The Fellowship of the Ring” (La Compañía del Anillo) en 1986, criticado por la supresión del tiempo real y unos rompecabezas a menudo incoherentes. Otras aventuras en texto del mismo desarrollador fueron “Shadows of Mordor” y “The Crack of Doom“.

Pero El Señor de los Anillos también coqueteó con la estrategia en tiempo real, bajo publicación de Melbourne House. “War in Middle Earth” (1988) combinó vistas de mapa y sobre el terreno, disponiendo centenares de unidades a las que el mismísimo Gandalf liquidó de un plumazo. Aunque muy fiel a la saga (Frodo, Sam y Pippin tratan de alcanzar el monte del Destino), el componente estratégico brilló por su ausencia. Igual ocurrió con “J. R. R. Tolkien’s Riders of Rohan“, editado por Konami para PC.

En cuanto a la acción de scroll lateral, contamos adaptaciones anecdóticas como “Shadowfax” (1982) y “The Lord of the Rings: Journey to Rivendell“, previsto para Atari 2600 y cancelado el año siguiente. No fue hasta comienzos de los 90 que Electronic Arts se implicó en la franquicia, sin adivinar que volvería a hacerlo una década después, al reavivarse la fiebre por el Anillo Único. Junto a Interplay lanzaron “The Lord of the Rings Vol. 1” y “The Lord of the Rings Vol. II: The Two Towers“, primeros RPG de la serie. Interplay fue también la primera en trasladar la Tierra Media a consolas de sobremesa, convirtiendo  “The Lord of the Rings Volume 1” a Super Nintendo. Las cabeceras criticaron el reducido tamaño de los sprites, sus aburridas misiones y la escasa dificultad.

Llegamos así a 2002, cuando muchos recordarán “El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo“. Desarrollado por WXP Games, esta aventura de acción para la primera Xbox nada tenía que ver con las cintas de Jackson, sino que bebió directamente de la novela original. Resultó un producto más que fiel, pero de mecánicas inconsistentes: los combates se volvían monótonos a las pocas horas, sin que ayudase el apartado gráfico. La imposición comercial de EA, quien cerró un acuerdo con New Line Cinema, echó al traste las dos secuelas previstas. Como curiosidad, la primera iba a ser “The Lord of the Rings: The Treason of Isengard”, título descartado por Tolkien para Las Dos Torres.

1 2

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.