Hace un par de semanas Kazuo Hirai, máximo responsable de la división PlayStation y vicepresidente de Sony, salió a los medios de comunicación para pedir disculpas públicas por el daño que el hacking y posterior robo de datos de PlayStation Network y Qriocity pudiera haber causado a sus usuarios.

Un gesto que fue recibido con optimismo por los mercados bursátiles, pero que no pudo acallar las voces de las ciudadanos, que por medio de sus representantes políticos, exigieron más explicaciones a la firma nipona. Ante esta presión popular, Howard Stringer, CEO de Sony, emitió un comunicado dirigido al Congreso de los Estados Unidos, pidiendo, nuevamente, disculpas por “un ataque sin precedentes”.

Pero no hay dos sin tres, y las voces críticas han seguido extendiendo sus quejas, de tal modo que Stringer ha salido a la luz pública para hablar sobre el asunto, aunque no con la intención de repetir discursos del pasado y repetir disculpas.

“Muchas de las brechas de seguridad quedan sin reportar por parte de las compañías. El 43% de las mismas son remitidas a las víctimas un mes después. Nosotros lo hicimos una semana después. ¿Me están diciendo que nuestra semana no es suficientemente rápida?”, ha explotado el máximo responsable de Sony.

El servicio PlayStation Network ha vuelto poco a poco a la normalidad mientras Sony trabaja para ofrecer un servicio más seguro y óptimo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.