Actualización: Activision Blizzard ha confirmado el remake, a cargo de Toys for Bob, fijando su precio en 39,99 euros. También ha publicado el tráiler bajo estas líneas, sin mención a Nintendo Switch entre las plataformas de lanzamiento.


ActualizaciónAmazon México ha filtrado la existencia del rumoreado recopilatorio, “Spyro: Reignited Trilogy“, fechado para PlayStation 4 y Xbox One el 21 de septiembre. En la descripción del producto puede leerse:

“Los tres juegos de Spyro remasterizados en alta definición: Spyro The Dragon, Spyro 2: Ripto’s Rage y Spyro: Year of the Dragon. Más de 100 niveles con gráficos, mecánicas y controles mejorados”.

A la espera de anuncio formal por parte de Activision, también han trascendido la carátula y primeras capturas del título, que insertamos a continuación.


Activision fue la primera sorprendida por las ventas de Crash Bandicoot N’Sane Trilogy, remasterización de la trilogía para PlayStation One. Que el pasado vende no es nada nuevo, pero sí el resurgir de un género como las plataformas, responsable de auténticos iconos del ocio electrónico. Lo dicho: 2,5 millones de copias más tarde, se rumorea que la editora prepara conversiones para Nintendo Switch y compatibles, amén de una entrega inédita.

El retorno del marsupial, a cargo de Vicarious Visions, hizo pensar en otra franquicia insignia de los saltos tridiomensionales. En ciernes del vigésimo aniversario de Spyro the DragonKotaku se hace eco de informaciones sobre “Spyro the Dragon Trilogy“. El recopilatorio se anunciaría en cuestión de semanas, con lanzamiento previsto en el tercer trimestre del año. Incluiría Spyro the DragonSpyro 2: En busca de los talismanes y Spyro 3: El año del dragón, todos ellos bajo un apartado gráfico y sistema de guardado acordes a los tiempos que corren.

Las fuentes consultadas hablan también de contenido adicional (suprimido en los títulos originales) y compatibilidad con PlayStation 4 Pro (resolución 4K nativa). La sobremesa de Sony volvería a contar con un año de exclusividad, a partir del cual Spyro recalará en los sistemas de la competencia. Todos nos pregutamos, no obstante, si el dragón morado contará con los mismos apoyos que Bandicoot. Máxime tras la disolución del personaje en el marco de la serie Skylanders.

El origen del dragón

Spyro the dragon comenzó su desarrollo en 1997, como el segundo proyecto Insomniac Games. El fracaso comercial de Disruptor, vuelta de tuerca al shoot’em up subjetivo, derivó en un desarrollo que apelase al mayor espectro demográfico. Por aquel entonces, aquello equivalía a un colorido plataformas tridimensional, protagonizado por la enésima mascota antropomórfica.

El artista Craig Stitt sugirió un dragón de color verde, pero la idea fue desechada por confundirse con la vegetación del juego. Por su parte, Alex Hastings desarrolló un motor tridimensional panorámico, responsable en gran medida del aplauso unánime de la crítica: “Spyro the Dragon explota como pocos el hardware de PlayStation; es su primer imprescindible en cuanto a plataformas 3D“, escribió IGN. Tal así que superó los 5 millones de copias vendidas, encumbrando a Insomniac y propiciando la publicación de dos secuelas.

Al año siguiente llegaría Spyro 2: En busca de los talismanes, también con banda sonora de Stewart Copeland, baterista de The Police. El gameplay siguió articulándose en torno a un mundo central, con portales conductores a los diferentes niveles. No obstante, el dragón recibió un completo surtido de habilidades, como mantenerse en el aire, bucear, escalar o propinar cabezazos.

La fórmula daría signos de agotamiento en el 2000, cuando Spyro 3: El año del dragón compensó la falta de novedades con nuevos personajes controlables (entre ellos un canguro y el hombre de las nieves). Fue entonces cuando Ted Price, mandamás de Insomniac, decidió ceder los derechos de la franquicia a Universal: “Las habilidades de Spyro siempre fueron limitadas; no podía agarrar nada con las manos, lo que reprimió nuestras ambiciones para con la saga“.

Volando fuera del nido

Como ocurriese con el erizo azul, el primer coqueteo de Spyro con lo multiplataforma fue en consolas de bolsillo. Season of Ice se lanzó en 2001 para Game Boy Advance, como una modesta adaptación de lo visto en sobremesa. La secuela llegaría un año después como Season of Flame, acompasada por los primeros aleteos del dragón en PlayStation 2 y Nintendo Gamecube: Enter the Dragonfly.

Spyro: Enter the Dragonfly corrió a cargo de Check Six Studios, condenado al cierre por la pésima acogida del título. De hecho, se cancelaron las versiones previstas para Xbox, compatibles y Game Boy Advance. 48 puntos sobre 100 en Metacritic atestiguan una entrega escueta, de gameplay lento y repleta de bugs. No extrañaron entonces las declaraciones del mismísimo Price: “Han abusado de mi criatura… Enter the Dragonfly es una completa farsa”.

La lluvia de críticas no frenó la explotación comercial de la serie. Spyro: Attack of the Rhynocs y Spyro Fusion llegaron a Game Boy Advance en 2003 y 2004 respectivamente, este último como un crossover con el marsupial más laureado del videojuego, también en propiedad de Universal. La vista isométrica dio paso al side-scrolling, en lo que se antoja otra decisión nefasta para el de aliento ígneo.

A Hero’s Tail fue el segundo intento por reflotar la saga en sobremesa. Aunque los valores de producción y mecánicas remontaron, el resultado seguía distando de lo que un día fue el personaje. Para muestra la secuela lanzada en Nintendo DS (Shadow Legacy), que abrazó el género RPG con terrible resultado.

La trilogía legendaria

Llega un momento en la trayectoria de toda franquicia en que aparece la palabra reboot. Es lo que intentó Vivendi con una trilogía apodada The Legend of Spyro. Krome Studios, responsables de Ty the Tasmanian Tiger se ocupó de los dos primeros capítulos: Un nuevo Comienzo (2006) y La noche eterna (2008). Destacó el rico trasfondo narrativo, con intérpretes de primer nivel como Elijah Wood (Spyro), Billy West (Sparx), Gary Oldman (Ignitus) y Mae Whitman (Cynder).

A modo de precuela, aunque sin conexión con los originales para PSX, A new Beginning trajo los primeros notables en años. Desgraciadamente, The Eternal Night arrojó incomprensibles picos de dificultad, un diseño de juego lineal y un esquema de control mejorable.

La trilogía debía cerrarse, no obstante, esta vez a manos Étranges Libellules. The Legend of Spyro III: La fuerza del dragón (Dawn of the Dragon) recaló en 2008 como la típica entrega de mentalidad cooperativa, basada en la alternancia de personajes. Falta de inspiración que se dejó notar en las reviews, pese a la implicación de estrellas como Christina Ricci o el mismísimo Luke Skywalker (Mark Hamill).

De Skylanders al banquillo

La adquisición de Activision por parte de Vivendi permitió a la editora hacerse con los derechos de Crash Bandicoot y Spyro the Dragon, entre otras propiedades intelectuales. Toys for Bob, responsables del mítico Pandemonium!, fueron los elegidos para desempolvar al dragón después de tres años.

Su prototipo, Spyro’s Kingdom, abandonaría los colorines en favor de una ambientación oscura y sanguinolenta. Ni que decir tiene que los directivos pusieron el grito en el cielo, paralizando el desarrollo. Dichos recursos se aprovecharían para engendrar uno de los mayores fenómenos en la industria: el de las figuras interactivas.

Aunque Spyro copó protagonismo en las primeras iteraciones de Skylanders (Spyro’s Adventure en 2011 y Giants en 2012), el lore de la marca creció hasta darle de lado. Poco importó esto a las nuevas generaciones, para quien Spyro es un mero secundario. Veremos si la rumorología acierta y el héroes alado vuelve a hacerse un hueco entre las mascotas por antonomasia del videojuego.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.