Enciendo el ordenador, me achicharro las muelas con la taza de café y veo que Square-Enix ha anunciado que pone a la venta IO InteractiveVamos a intentar explicar un poco la noticia, que tiene más miga de la que parece. Square-Enix lo ha anunciado en un capítulo de su informe financiero, en el que aclaran que para poder “centrar sus esfuerzos y recursos en franquicias y estudios clave”, han decidido “retirarse del negocio de IO Interactive”. Por ello, han declarado en su informe “pérdidas extraordinarias” de 4.898 millones de yenes (unos 38,6 millones de euros). Todo suena un poco raro: uno pensaría por sentido común que lo normal es declarar pérdidas y luego decidir vender, y no al revés. Pero el sentido común y el mundo financiero se cruzan sólo a veces (en años bisiestos que acaban en dos, me dicen por el pinganillo). Además, un vistazo al resto del informe financiero de Square-Enix deja claro que no está precisamente pasando por un mal momento: la compañía ha declarado beneficios de 268,5 millones de euros en el pasado año fiscal. Puede que IO Interactive y su Hitman no haya generado los ingresos esperados, pero en general Square-Enix goza de muy buena salud.

Para entender bien qué significa todo esto le he preguntado a Mr. Pink, de Gamesajare (que acaban de sacar libro, por cierto), tras verle tuitear un hilo muy interesante sobre esta noticia (del que hablaré más adelante). Según me cuenta, “en contabilidad las pérdidas no se producen hasta que no las ‘activas’”, es decir: que tu empresa pierda dinero en un momento determinado no quiere decir que esté en pérdidas; éstas sólo se producen realmente cuando cierras el balance. “Probablemente”, continúa, “[Square-Enix] tendría contabilizados o provisionados unos futuribles intangibles asociados al desarrollo de productos de IO. Unas ‘expectativas’ [de beneficios]. Al ponerla a la venta, esos intangibles futuros provisionados se dan como pérdidas. [Esos 38,6 millones de euros] no es la cantidad que han perdido por culpa de IO, sino más bien la que van a dejar de ingresar por poner a la venta el estudio”.

En definitiva: Square-Enix decide vender IO Interactive porque considera que ya no le es rentable, pero no sabemos si Hitman fracasó en ventas o si se trata simplemente de no alcanzar unas expectativas determinadas. Al anunciar que la venden declaran como pérdidas a sus accionistas el dinero que esperaban ingresar en el futuro con la compañía; en este contexto, “pérdidas extraordinarias” no es un adjetivo calificativo (no se refiere a que sean grandes pérdidas), sino a que se declaran de forma excepcional. Esto explica también que Square-Enix anuncie que el estudio danés está a la venta. Como sabe cualquier vendedor de coches usados, uno no dice que quiere vender: en todo caso, que bueno, quizá, si me ofreces lo bastante, tal vez, pueda hacer el sacrificio de venderte esto que tengo por aquí. Pero si tienes que declarar esas pérdidas extraordinarias a tus accionistas para poder realizar la venta, no te queda más remedio que mostrar las cartas desde el principio.

hitman

Aquí llegamos al hilo de Mr. Pink que cité unas líneas atrás, en el que se dirige (retóricamente) a publishers como Square-Enix. “Le habéis enseñado a vuestro mercado”, afirma Pink, “que el jugador que compra más tarde compra un juego más completo, mejor terminado, con todos los DLC, sin bug y mucho más baratos”, apunta Pink. “Esto repercute en vuestras ventas y vuestras rentabilidades, porque ya se sabe que la TIR [Tasa Interna de Retorno: los beneficios o pérdidas de un proyecto] disminuye cuanto más se retrasan en el calendario los pagos, de manera que necesitáis facturar antes y más cantidad”. ¿Qué quiere decir esto? Mr. Pink hace referencia a la mala praxis de los últimos años de lanzar juegos a medio cocer, con bugs y capados de contenido en espera de los DLC y pases de temporada. Por culpa de esta práctica, cada vez más jugadores renuncian a comprar en la ventana de lanzamiento, cuando el porcentaje de beneficios para el estudio y su publisher es más alto. Si sabes que en un año el juego saldrá de nuevo en una edición con todos los parches que resuelven problemas técnicos más los nuevos contenidos, y por el mismo precio o incluso más barato, no tiene ningún sentido comprar el juego cuando sale al mercado. Y así, muchos juegos que arrojan pérdidas en sus primeros meses y parecen una auténtica catástrofe van recuperando terreno con el paso del tiempo; pero las ganancias finales son menores de lo que habrían sido con otro modelo de negocio, y quizá incluso lleguen en otro ejercicio fiscal, lo que supone que el juego oficialmente haya supuesto pérdidas.

Es una teoría que se puede debatir: personalmente, creo que en el caso de Square-Enix se juntan varios problemas, y no mimar al usuario que compra en lanzamiento es sólo uno de ellos. No es descabellado plantear que se trata de un caso de expectativas no satisfechas. Ya he hablado varias veces de la absurda burbuja de los juegos triple A, en la que los costes y las expectativas de ventas se han disparado de tal forma que un juego puede vender millones de copias y ser considerado un fracaso. Square-Enix consideró un fracaso Tomb Raider, Sleeping Dogs y Hitman: Absolution, pese a que entre los tres vendieron casi tres millones de copias. El problema no sería tanto de que estos juegos no vendan, sino de que Square-Enix plantee unas expectativas de ventas poco realistas, y quizá por eso unos costes de producción inasumibles que condenarían a casi cualquier juego al fracaso. Si vendiendo más de 3 millones de copias un juego no da beneficios no es un problema del estudio de desarrollo o de falta de calidad, sino de planificación empresarial: puede que no hayas sabido contener los costes, o que no hayas hecho buen marketing de tu producto, o que el margen de beneficios no sea el que necesitas; pero no puedes decir que el juego se haya vendido mal.

Sea cual sea la explicación (me temo que por ahora sólo podemos especular), hay que preguntarse qué pasa ahora con IO Interactive. Según Square-Enix ya están en conversaciones con potenciales compradores e inversores interesados, pero la pregunta clave es si está sólo en venta IO o si en el paquete está incluida la propiedad intelectual de Hitman. En este último caso, malo será que no haya comprador interesado: aunque Square-Enix no le haya sacado partido, Hitman es una franquicia con futuro: cuenta con una base sólida de fans y el respeto de la crítica y el público general. Pero si Square-Enix sólo está vendiendo el estudio danés, el futuro pinta bastante peor: no sé muy bien para qué querría alguien comprar sólo un equipo de desarrollo, por mucha experiencia que tenga. Los interesados podrían simplemente sentarse a esperar a que el estudio cierre para contratar en masa a los recién despedidos. Por ahora pintan bastos para IO, que aún no ha emitido ningún comunicado al respecto. Su único comentario sobre la noticia se está dando a través de Twitter, como una respuesta repetida a todos los tuits de solidaridad de los fans: “están pasando muchas cosas y tendremos algo que decir más adelante. Por ahora”, concluyen, “de vuelta a hacer juegos”. Y ojalá que puedan seguir haciéndolo.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.