Microsoft ha presentado al mundo Windows 10 S, versión para entornos académicos de su sistema operativo. Bajo ésta tan sólo podremos descargar aplicaciones alojadas en Windows Store, en pos de garantizar la seguridad e impulsar una plataforma que no termina de arrancar.

Aunque los primeros portátiles con Windows 10 S partirán de los 189 dólares (a manos de fabricantes como Samsung, Dell, HP, Acer o Asus), el nuevo notebook de los de Redmond ronda el millar. Es por esto que Surface Laptop competirá directamente con el último modelo de Apple, aún cuando algunas de sus especificaciones lo acerquen a gamas inferiores (MacBook, MacBook Air). Veamos en qué se diferencian Laptop y MacBook Pro.

El diseño es la principal baza de Surface Laptop, para el que se emplea un material tan curioso como Alcantara. Circundante al teclado, este tejido mezcla de poliéster y poliuretano también puede encontrarse en vehículos de alta gama. El cuerpo se antoja un todo contenido y sin distracciones (los altavoces se ocultan bajo las teclas retroiluminadas). Queda ligeramente por debajo del MacBook Pro en delgadez (14,5 milímetros frente a los 15 milímetros del modelo de 13 pulgadas) y peso (1,25 frente a 1,37 kilogramos).

En cuanto a conectividad, extraña que Microsoft haya rehusado el estándar USB-C de cara a los periféricos más avanzados (2 puertos ThunderBolt 3 en el MacBook Pro de 13″ y 4 en el modelo de 15″). Así, el nuevo Surface opta por un puerto USB 3.0, mini DisplayPort, lector de tarjetas SD, toma de corriente y de auriculares, lo que por otro lado evita la dependencia de adaptadores.

og

Surface Dial y Touch Bar se antojan extras similares.

También protagonista el panel táctil de Laptop, LCD de 13’5 pulgadas, 2.256 por 1.504 de resolución y 201 píxeles por pulgadas (LCD de 13,3″, 2.560 por 1.600 de resolución y 227 ppp en el MacBook Pro). Sea como fuere, Apple se lleva la palma gracias a la cobertura completa del espectro sRGB y el estándar cinematográfico DCI P3. Microsoft intenta suplirlo con accesorios como el Surface Pen o el provechoso Surface Dial, extras tan sólo equiparables a la banda táctil OLED (Touch Bar) del MacBook Pro.

El rendimiento es otro aspecto de vital importancia. Surface Laptop puede adquirirse con procesadores Intel Core i5 y Core i7 Dual-Core, a lo que sumamos de 4 a 16 GB de RAM y un disco duro de estado sólido ente los 128 y los 512 GB de almacenamiento. Por su parte, los de Cupertino parten de un Core i5 de doble núcleo a 3,1 GHz con 8GB de RAM, que podemos ampliar hasta un Quad-core i7 a 3,8 GHz con 16 GB de RAM. El disco duro, también SSD, se mueve entre los 256 GB y el terabyte de capacidad. ¿Qué supone esto en términos prácticos? En 13″ hablamos de un rendimiento similar, con despuntes del Surface gracias a que su CPU Intel es de séptima (en lugar de sexta) generación. El modelo de 15″ sí se impone claramente gracias al hardware gráfico dedicado: AMD Radeon Pro 460 en contraposición al chip Intel HD 640 de Laptop.

La última palabra siempre la tendrá vuestra preferencia por uno u otro sistema operativo

Si os preguntáis cómo incide lo anterior en la autonomía, Microsoft promete 14,5 horas de reproducción de vídeo, mientras que Apple se queda en las 10 horas. Todo desde 1.149 euros en el primer caso y 1.699 euros en el segundo, unos 500 euros de diferencia para ecosistemas de trabajo completamente distintos, lo que también debe tenerse en cuenta.

Convenimos que Surface Laptop y MacBook Pro de 13 pulgadas ofrecen un comportamiento similar, aunque sin conector USB-C  ni panel táctil respectivamente. No es algo que preocupe a la manzana mordida, victoriosa en cuanto a calidad de imagen y con una Touch Bar ciertamente atractiva. Cuestión de cada cual determinar la importancia de cada aspecto u extra, aunque la última palabra siempre la tendrá vuestra preferencia por uno u otro sistema operativo. Donde no ha discusión es respecto al MacBook Pro de 15 pulgadas, que se sitúa en una categoría harto superior a la de Microsoft.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.