El organismo de clasificar los videojuegos en Australia ha adoptado, nuevamente, la decisión de prohibir la llegada de un nuevo continente al país de los canguros y de los koalas.

En esta ocasión, el videojuego afectado ha sido el esperado Syndicate, desarrollado por Starbreeze y producido por Electronic Arts, que, según explica el acta de clasificación, “por su alto contenido violento”, realmente “explícito”, no es apto “para que un menor lo vea”, de tal modo que no podrá ser distribuido en Australia.

Aunque el texto no ofrece una lista completa del contenido tan violento y explícito, da unas breves pinceladas del mismo, centrándose en “las desmembraciones y decapitaciones, repletas de sangre y vísceras”, haciendo especial hincapié en la “posibilidad de atacar y asesinar a civiles”.

Electronic Arts tiene la posibilidad de recurrir la decisión del organismo australiano o puede, también, censurar el videojuego para que se ajuste a los cánones de dicho mercado.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.