the-order-1886-1Seguro que estábais todos deseando que saliese a la venta The Order: 1886, este impresionante y vanguardista videojuego de ambientación steampunk desarrollado por Ready at Dawn. Los trailers que podíamos ver en Youtube eran, sin exagerar ni un poquito, maravillosos, impresionantes… La hostia.

Nos lo han presentado como una experiencia casi cinematográfica y lo es, de eso no hay duda. He visto películas con animaciones digitales bastante peores que The Order; de hecho, sin ir más lejos, la trilogía esa que decían que iba de un Hobbit. Los espectaculares gráficos nos transportan al oscuro y neblinoso Londres de la Revolución Industrial, tan de moda en estos días. Todo muy bonito.

La historia que nos cuenta The Order: 1886 viene a ser algo así como que los caballeros de la famosa Mesa Redonda del Rey Arturo siguen en activo en pleno siglo XIX. Ahora al servicio del Imperio Británico, el cual tiene ciertas molestias por culpa de unos seres monstruosos llamados “híbridos” y que a mí me recuerdan bastante a un Gollum supervitaminado y supermineralizado. ¿Que cómo han llegado hasta pleno siglo XIX estos caballeros? Fácil, nos inventamos una fuente de aguas mágicas y listo, los caballeros se curan y cumplen años cual Nicolás Flamel con su Piedra Filosofal. Hasta aquí todo sigue siendo muy bonito.

El diseño de vestuarios, detalles y movimientos son lo mejor que he visto jamás

En The Order: 1886 vas a calzarte los zapatos de Grayson, caballero que ocupa el lugar del mítico Sir Galahad de la Mesa Redonda, acompañado de Isabeau D’Argyll: Lady Igraine, Sebastián Malory: Sir Perceval, y el marqués de Lafayette. Nada malo que decir de los personajes, muy interesantes y con marcadas personalidades que les diferencian. Atención al diseño de vestuario y a los detalles de cabellos, movimientos, etc. Es lo mejor que he visto jamás. Al igual que los entornos creados para el juego. La recreación del Londres decimonónico de The Order: 1886, mea desde bastante arriba a la impresionante recreación del París del siglo XVIII de Assasin´s Creed: Unity.the-order-1886-2

Si hay algo que me ha gustado todavía más que los gráficos, es la inclusión de Nikola Tesla como particular profesor Bacterio de esta misteriosa orden de caballeros. Tesla es el encargado de diseñar las modernísimas armas y cachivaches que porta nuestro equipo protagonista y con las que masacraremos a esos entes asquerosos que asolan Londres y a los que veremos realmente poco, casi de manera testimonial.

La banda sonora del juego es correcta, empastando perfectamente con cada una de las escenas, cuidada al máximo en su instrumentación, cosa que se nota, pero adolece de falta de personalidad, no deja rastro en la memoria. El doblaje en este caso también merece una mención aparte, ya que el responsable del mismo ha sido Alex de la Iglesia, quien también presta su voz a algunos personajes de la trama.

¿Estamos dispuestos a sacrificar jugabilidad por belleza?

Mi gran, enorme, inmenso PERO a este “juego” de factura impecable, es precisamente eso, que con una ambientación tan perfecta, unos gráficos tan maravillosos unos personajes tan detallados, me apetece jugarlo; sin embargo el producto final es un mírame y no me toques. El ritmo de juego es lento (léase leeeeeeeeeeeeeeeento) y no podemos explorar los entornos tanto como nos apetecería. Tal vez sea el precio que hay que pagar por tales gráficos, pero la pregunta es si estamos dispuestos a sacrificar jugabilidad por belleza. Para ver imágenes maravillosas y gráficos apabullantes, me voy al cine, pero yo aquí he venido a jugar.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.