Real Racing 3 es probablemente el juego de carreras más jugado actualmente en dispositivos móviles. Sus magníficos gráficos, su conducción realista y la gran cantidad de tipos de carrera que ofrece lo han aupado sin dificultad a los primeros puestos de descarga, tanto en el App Store como en Google Play. Además se adscribe al modelo free-to-play, en el que podemos disfrutar gratis de todo lo que el juego ofrece (eso sí, con mayor dificultad que aquellos que quieran usar la tarjeta de crédito).

Sin embargo, progresar en Real Racing 3 no es fácil. Nuestro coche necesita a menudo caras reparaciones, nuestros rivales pueden ser otro jugadores y llevar coches mucho mejor equipados que el nuestro y, en definitiva, es posible que tengamos problemas para llegar a lo más alto. En eso consiste, en gran medida la gracia del juego. Sin embargo, si queréis un poco de ayuda, aquí están nuestros consejos para Real Racing 3:

 

1. Configuración

Lo primero es lo primero: ¿cómo vamos a conducir nuestro coche? Utilizar el acelerómetro queda genial, pero a la hora de la verdad es muy poco preciso, así que os recomendamos que uséis las configuraciones de control Volante A o Volante B (según seáis diestros o zurdos). Con esta configuración el coche acelera automáticamente mientras no pulsemos el freno, y tendremos un magnífico control de la dirección.

En cuanto a las ayudas de conducción, es muy importante desactivar la ayuda de frenada. Esta ayuda siempre peca de conservadora y nos hará frenar antes de tiempo, con lo que no podremos apurar en las curvas y se nos hará muy difícil adelantar. Así pues, el frenado debe ser completamente manual. En cuanto al control de tracción y la ayuda de dirección, también se pueden repelar algunos segundos desactivándolos, pero aumentan en gran medida la dificultad de la conducción, así que en principio sólo lo recomendamos para conductores experimentados.

 

2. Conducción

Damos por hecho que habéis jugado a más juegos de carreras y que sabéis conducir perfectamente. Pero aún así, Real Racing 3 tiene algunas peculiaridades que viene bien tener en cuenta si queremos terminar los primeros.  Sobre todo, debemos prestar especial atención a la primera curva: ahí es donde se decide la mitad de la carrera. Si podemos elegir dónde situar nuestro coche (y conocemos mínimamente el trazado) nos situaremos siempre en el lado de dentro, para cogerla lo más cerrada posible.

Y si realmente queremos ganar,  nos conviene ser tan agresivos como podamos en esta primera curva. Ya habrá tiempo de ser conservadores. Así, frenar un poco más tarde de lo recomendable puede ser una buena idea, porque la mayoría de nuestros rivales (sobre todo los controlados por la IA tomarán la curva más abierta, y podremos "apoyarnos" en ellos para evitar salirnos (probablemente, sacándolos a ellos del circuito en el proceso). Esto no es jugar muy limpio, pero ya que el juego no lo penaliza, deberíamos aprovecharlo.

Por supuesto, esto hará que nuestro coche sufra algunos daños, pero merece la pena para situarnos en cabeza desde el principio. Una vez en los primeros puestos, debemos adoptar un estilo de conducción más conservador: si nos dedicamos a jugárnosla en cada curva, es cuestión de tiempo que acabemos teniendo un buen golpe, terminando en las últimas posiciones y gastándonos mucho dinero en reparaciones.

Por supuesto, todos los consejos aplicables a cualquier otro juego de carreras son también buenos aquí: es conveniente aprenderse los circuitos de memoria, especialmente en la carreras de Autocross. Si vamos a la cabeza nos merece la pena conducir con precaución para asegurar un buen puesto, mientras que si nos vamos a quedar fuera del podio deberíamos ser tan agresivos como podamos.

 

3. Dinero

Con en muchos juego free-to-play, en Real Racing 3 existen dos tipos de moneda. R$ es la moneda estándar del juego, que no servirá para las reparaciones y comprar mejoras y coches al principio de la partida. Pero más adelante, y cada vez más, necesitaremos Oro. Es muy importante que no malgastemos este Oro, porque conseguirlo (sin pagar dinero real por él) es bastante difícil.

Así pues, os recomendamos que no se os ocurra gastar oro en pintar el coche o acelerar las mejoras o las entregas de los coches que hayamos comprado. Es mucho más inteligente ahorrarlo para comprar mejoras avanzadas o coches exclusivos que se pondrán a nuestra disposición más tarde.

Hay varias competiciones a las que sólo se puede acceder con un coche determinado, así que si queremos acceder a todo el contenido del juego tendremos que comprarlos todos. Esto quiere decir que no tiene sentido ahorrar para comprar el mejor coche posible, sino que debemos ir comprando siempre el siguiente al mejor que ya tengamos. Además, es conveniente mejorar al máximo cada coche antes de pasar al siguiente. Al principio puede parecer tedioso, pero a la larga nos vendrá mucho mejor.

Con lo que no debemos escatimar es con las reparaciones: cada vez que dejemos el juego, debemos poner todos nuestros coches a reparar, para encontrárnoslos como nuevos la próxima vez que nos conectemos. Por lo demás, como en todos los juegos con una componente "social", si añadimos muchos amigos tendremos algunas pequeñas ventajas en forma de premios, que nunca vienen mal.

Por el momento, esto es todo. Si buscáis en internet veréis que hay formas de hacer trampa (desactivar la conexión a internet y adelantar el reloj de nuestro dispositivo para acelerar las reparaciones, por ejemplo). En Vadejuegos no recomendamos ninguno de estos métodos, porque, aunque en su mayor parte sean inofensivos, le quitan gran parte de la diversión al juego.

Un último apunte: Si conducís un coche real, recordad que no se trata de un juego. La conducción agresiva está bien en los circuitos virtuales, donde uno no puede salir herido, pero en la carretera siempre merece la pena tomarse las cosas con calma.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.