Ubisoft ha anunciado su acuerdo con dos organizaciones gubernamentales francesas (la Comisión sobre Energía Atómica y Alternativa y el Centro Nacional de Investigación Científica) para el desarrollo del motor gráfico que sustente sus proyectos en la próxima generación de consolas.

Los galos invertirán 22 meses y 14 millones de euros (3,5 millones a cargo del Gobierno Francés) en culminar el proyecto, apodado como el hipotética nombre en clave de la próxima consola de Microsoft: Mango.

Los estudios de Ubisoft en Montreal y Montpellier trabajarán junto a eminencias de la tecnología en la Universidad de Lyon, contratándose a un buen número de ingenieros para el desarrollo de este nuevo soporte visual. 

Habrá que esperar pues para constatar si este engine de procedencia 100% francesa deslumbra al mundo tanto como empiezan a hacerlo el Luminous Engine de Square-Enix o el Fox Engine de Konami.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.