Está en todas partes: en las clases de la universidad, en convenciones de empresa, en reuniones entre profesionales y clientes… El programa Power Point del paquete Office de Microsoft, que permite crear presentaciones de diapositivas, parece haberse convertido en una herramienta de uso obligado en casi todas las instituciones. Para luchar contra estos soporíferos momentos ha nacido en Suiza el Partido Político Anti-PowerPoint, cuyo objetivo no es exactamente prohibir el programa sino, según sus propias palabras, “reducir el número de aburridas presentaciones de PowerPoint y conseguir que la presentación media sea más excitante e interesante”.

La organización denuncia que el uso de PowerPoint se ha vuelto obligatorio hasta el punto de que los estudiantes y trabajadores que no lo utilizan reciben castigos, bajas notas o son reprendidos en su ámbito profesional. Además critica que el exceso de imágenes acaba siendo “anestésico”… Pero no sólo lo culpa de ser aburrido: también de suponer un descenso en la productividad que costaría cientos de millones, no sólo debido a la pérdida de tiempo sino también a la asunción inconsciente de mensajes simplificados o directamente falsos.

En su web, el Partido Político Anti-PowerPoint también señala que, por culpa de este programa informático, la forma está predominando sobre el contenido hasta el punto de que “interesa más la exhibición que la demostración y busca hipnotizar al público y limitar su razonamiento”. Aunque afirman haberse organizado como “movimiento político internacional” para conseguir un eco en los medios de comunicación, prometen que no persiguen ningún otro objetivo político oculto, y aseguran que pueden llegar a convertirse en la cuarta fuerza política de Suiza por número de afiliados. 

Por suerte o por desgracia, no parece que este partido político vaya a llegar muy lejos, ya que muy posiblemente no se trate más que de una divertida e ingeniosa campaña de márketing viral. En la misma web se indica que afiliarse al partido es gratuito y no tiene más importancia que “pulsar el botón de ‘Me gusta’ en Facebook”… Y también que como miembro se puede adquirir “a precio preferente” el libro The PowerPoint Fallacy, de Mattias Pöhm, el supuesto presidente del partido. Mattias Pöhm es profesor de técnicas de comunicación en público, y autor de libros de autoayuda como Ellos no quieren el éxito, Olvídate de la retórica y el ya dicho The Power Point Fallacy. Al menos la página web es divertida, con secciones como “La diapositiva horrorosa del mes”; y aunque no sea un partido político real, probablemente muchísimas personas estarían de acuerdo en acabar con la saturación de presentaciones en PowerPoint.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.