Como pasa siempre al final del ciclo de vida de una generación de consolas, en los últimos años de PS3 y Xbox 360 todos nos dedicamos a hacer quinielas sobre cómo iban a ser las nuevas máquinas. Hubo apuestas de toda clase, algunas bastante peregrinas, pero en esta santa casa apuntamos a una serie de predicciones bastante más humildes por las que el tiempo nos dio la razón. Señalábamos por aquel entonces que la nueva generación de consolas no iba a ser tan potente como muchos soñaban, y que el precio iba a ser un factor importante que necesariamente habría de limitar la potencia tecnológica. Tanto ha sido así que pasan los años (PS4 salió en 2013, recordemos) y muchos usuarios siguen teniendo la sensación de que el salto no ha sido para tanto, que la generación no ha arrancado del todo o va con el freno de mano echado.

La decisión de Sony y Microsoft de preparar una nueva versión de sus máquinas tiene distintas lecturas (Microsoft necesita reivindicarse y ganar terreno; Sony aprovecha la arrolladora inercia de PS4 y el tirón de ser la primera consola doméstica con realidad virtual), pero ambas se enmarcan en el mismo contexto. Para empezar, como decíamos PS4 y Xbox One no tienen suficiente potencia para ofrecer un ciclo de vida largo que no dé sensación de estancamiento en sus últimas etapas.

Además, la economía mundial ha mejorado lo bastante como para tener una perspectiva optimista con respecto a las tendencias de consumo. Las ventas de PS4 fueron espectaculares pese a una coyuntura más bien deprimida, y aunque dé sensación de fracaso por su distancia con respecto a su competidora, Xbox One también ha vendido millones; es normal que las empresas piensen en mejorar sus resultados con productos con aura de novedad, ahora que parece que las economías de Occidente empiezan a remontar.

Quizá también por eso el precio ya no sea un factor tan limitante y se puedan permitir el experimento de lanzar una revisión de sus máquinas de gama alta. Tampoco me extrañaría lo más mínimo que estén tomando también muy buena nota de cara a acercarse al modelo de negocio de los móviles, en los que el público está acostumbrado a gastarse cientos de euros cada pocos años. Con esto no estoy diciendo que lo considere una buena noticia para el usuario (y además no creo que sea equiparable); en última instancia será el mercado el que decida sobre un hipotético nuevo paradigma.

ps4

Captura de la presentación

En cualquier caso, ya no queda duda de que PS4 y Xbox One, tal y como se plantearon originalmente, no dan para mucho más. Como pasó con ambas consolas, tras los rumores sobre su existencia llegaron las quinielas sobre sus prestaciones; no sé qué pensará el lector, pero un servidor tiene cierta sensación de déjà vu con todo esto. Hoy se han publicado más supuestos detalles técnicos sobre PS4 Neo. La filtración proviene de una presentación en PDF, según se dice ofrecida a estudios de desarrollo que trabajan para consolas de Sony. Aunque no se han podido confirmar del todo, básicamente se trata de una confirmación detallada de muchos de los puntos que se han comentado hasta ahora, por lo que podemos considerar la noticia si no oficial al menos sí bastante posible.

Lo primero que hay que señalar es que en el documento filtrado Sony hace mucho hincapié en que la coexistencia entre ambos sistemas será total: no habrá juegos que funcionen sólo para Neo (…en principio, añadiríamos nosotros); y cualquier juego lanzado a partir de octubre de 2016 será compatible con ambas máquinas. Con respecto a los juegos más antiguos, cada estudio podrá decidir si prepara un parche para dar soporte a Neo. Por lo demás, el documento especifica que la tienda online, la experiencia de software, la comunidad para juegos multijugador y las aplicaciones disponibles serán exactamente las mismas.

Lo que ofrecerá la consola, en definitiva, es una mejora gráfica en los juegos adaptados: mayor tasa de fotogramas por segundo, menores tiempos de carga de texturas, mejores opciones gráficas… y por supuesto soporte para la cacareada resolución 4K, siempre y cuando el usuario disponga de una televisión capaz de ofrecerla. Para ello, y siempre según esta presentación atribuida a Sony, la CPU aumenta su potencia de 1,6 Ghz a 2,1 Ghz, la GPU su frecuencia de 800 Mhz (con 18 unidades de computación) a 911 Mhz (con 36 CU) y la memoria RAM aumenta su ancho de banda a 218 GB por segundo (frente a los 176 de la PS4). El resto de mejoras son algo más sutiles, como un ligero aumentos de velocidad en la ejecución o la posibilidad de grabar vídeo a 1080p.

El documento no especifica fechas de lanzamiento, aunque sí un período de pruebas con el nuevo hardware para las empresas de aquí a la primavera de 2017. Esto apuntaría a una fecha de lanzamiento, como muy pronto, de finales de ese año. La revisión de hardware de PS4 llegaría, pues, a mitad del ciclo de vida de la generación, suponiendo que éste vaya a ser más o menos igual de longevo que la anterior; algo que parece poco probable… salvo que estas revisiones de hardware consigan atraer al gran público.

Sobre El Autor

Director de contenidos
Google+

Me llamo Antonio Santo y nací en Málaga en 1985. Estudié (es un decir) Filología Hispánica en Granada, aunque desde que salí de la universidad (sorprendentemente, por mi propio pie) toda mi carrera profesional ha sido en prensa. En 2011 empecé a dedicarme al periodismo de videojuegos en Vadejuegos; un tiempo después me hicieron director de contenidos por mis pecados. Me han dado algún que otro premio por mi obra poética, lo que demuestra que hay gente para todo. Me gusta tocar música, los perros y la buena comida. Llevo sombrero para hacerme el interesante.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.