FOTO: EFE

Restan tres semanas para la llegada de los Reyes Magos y la previsión es que lleguen a los hogares españoles con un buen cargamento de videojuegos. La felicidad de los más pequeños contrasta con la preocupación de sus progenitores, que en muchos casos se cuestionan la idoneidad de esos juegos.

Para resolver esta y otras dudas se ha publicado la “Guía práctica para padres y madres sobre uso seguro de videojuegos por menores”, una iniciativa conjunta del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO) y la Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (aDeSe).

“El uso de los videojuegos y del software de entretenimiento es una actividad cotidiana, y los niños están expuestos a muchos riesgos. Los padres desconocen esos peligros, no saben cómo enfrentarlos y no poseen herramientas para hacerlo”, ha explicado el director general de INTECO, Víctor Izquierdo.

La guía publicada por estas instituciones nace con un objetivo evidente: “Ofrecer consejos, pautas y herramientas a los educadores para un uso seguro y responsable de los videojuegos por parte de los menores”, ha detallado el gerente del Observatorio de la Seguridad de la Información, Pablo Pérez.

A fin de completar esta labor preventiva, ITECO y aDeSe también han instalado puntos de información en más de 600 puntos de venta, donde los compradores podrán recibir asesoramiento antes de adquirir un determinado videojuego.

Empleado de forma correcta, el entretenimiento electrónico posee numerosos beneficios para los usuarios: “Ayudan a asimilar conceptos abstractos, perfeccionan la destreza visual, desarrollan habilidades sociales e incluso pueden tener una actividad terapéutica, como los juegos que permiten realizar acciones físicas a personas con minusvalías”, ha detallado Izquierdo.

Según datos de INTECO, el 45 por ciento de los padres españoles se muestran preocupados por los riesgos que entrañan los videojuegos, en especial aquellos aspectos relacionados con el sexo, la violencia, la adicción o los juegos de azar.

Los ficheros de registro de usuarios, las “cookies” que almacenan información acerca de nuestras actividades en internet, el acoso entre jugadores -ciberbullying- o la interacción con desconocidos que tienen pretensiones sexuales -grooming- son las amenazas más comunes en el uso del software de entretenimiento, que sería mucho más seguro si se aplicaran una cuantas normas de fácil cumplimiento.

“Los padres deben revisar la catalogación del juego y comprobar si es adecuado, establecer normas claras de uso respecto al tiempo y los contenidos, instalar herramientas de seguridad -antivirus, cortafuegos- y facilitar que los menores denuncien situaciones incómodas”, ha expuesto Pérez.

El presidente de aSeDe, Alberto González, ha celebrado el carácter “responsable” de la industria del videojuego, que en la actualidad representa “el cincuenta por ciento del consumo de entretenimiento en el hogar español”. “Nuestra proyección es que esta cifra se multiplique por dos y tres veces en un plazo de tres a cinco años”, ha anunciado el dirigente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.