Culminamos nuestra tanda de recomendaciones veraniegas con una selección de juegos breves, pensados para disfrutarse de una sentada o durante un par de tardes. Porque a nadie le apetece embarcarse en mundos abiertos cuando hay tanta piscina en la que chapotear… y chiringuito en el que engordar.

 


Videojuegos para el verano: recomendaciones portátiles

Videojuegos para el verano: recomendaciones multijugador

Videojuegos para los mayores: jugar no tiene edad

Videojuegos para bebés y niños: recomendaciones para tablet

Videojuegos para aficionarse: cómo enganchar a un “no jugador”


What Remains of Edith Finch

What Remains of Edith Finch ha sido una de mis experiencias más intensas a los mandos. Giant Sparrow, estudio responsable de The Unfinished Swan, nos regala una clase magistral de narrativa en formato walking simulator.

Encarnamos a Edith Finch, quien vuelve a la mansión familiar tras el fallecimiento de su madre. Descubre así, habitación por habitación, que la suya es una estirpe condenada. Cada integrante protagoniza un cuento en primera persona, aunque con diferentes tono y mecánicas, sin mayor propósito que el dejarnos llevar.

Bastan dos horas para alcanzar los créditos, lo mismo que tardarías en visionar el último blockbuster, aunque pocas cintas te harán sentir lo mismo. The Telegraph lo resume a la perfección: “Me recordó por qué me gustan los videojuegos…  que la vida termina y puede ser trágica, pero al mismo tiempo estar repleta de dicha y significado”.

Kamiko

Poco más de 90 minutos es lo que invertiréis en completar los cuatro escenarios de Kamiko, un juego de acción 2D y perspectiva cenital para Nintendo Switch.

El objetivo de cada nivel es desbloquear el acceso al siguiente, alcanzando las cuatro puertas ceremoniales (Torii) dispersas por el mapa. Daremos así con pasajes ocultos, pero también interruptores que activar moviendo bloques de piedra o portando esferas de una punta a otra del escenario.

Pese a la falta de ambición, se trata de un desarrollo la mar de entretenido, que homenajea a la era de los 8 bits con su estética pixel art y pegadizas melodías chiptune. Todo por menos cinco euros y con la posibilidad de rejugarlo contrarreloj.

Old Man’s Journey

Nuestro smartphone es la mejor opción para echar cuatro ratos durante el periodo vacacional. Y es que las tiendas de aplicaciones también albergan títulos breves y entretenidos, como este Old Man’s Journey.

La travesía arranca sobre un acantilado, en la caseta de un ermitaño. La preocupación tiñe su rostro. Dobla la carta que acaba de recibir, se echa un petate al hombro y tira de bastón para recorrer kilómetros en nuestra compañía. Pronto comprendemos que los escenarios funcionan como las páginas de un libro troquelado: montículos y colinas se superponen, pudiendo alzarlas o hundirlas de forma que sus contornos edifiquen caminos.

Además de su trama enternecedora, lo último de Broken Rules (And Yet It Moves, Chasing Aurora) es digno de contemplación. Cada fase es una ilustración en movimiento, que nos mantendrá absortos bastantes más de los 60 minutos necesarios para llegar a destino. Sumadle una banda sonora melancólica a rabiar.

RiME

Otro ejemplo de que lo bueno, si breve, dos veces bueno: algo más de cinco horas para la producción independiente más ambiciosa del panorama nacional. Esta amalgama de puzles y plataformas destaca especialmente por su ambientación, como bien explica Antonio en su crítica:

“Arte, juego y música se unen en RiME con absoluta naturalidad, y la estrecha vinculación entre todos sus elementos, el diálogo constante que se produce entre ellos es lo que eleva al juego por encima de sus categorías, de su género, de cada uno de sus elementos por separado. Pese a estar un paso por debajo en su planteamiento narrativo, sí logra crear una preciosa alegoría, con una gran riqueza simbólica y momentos francamente conmovedores. Tequila firma un juego quizá no histórico (aunque ojalá el tiempo me quita la razón) pero sin duda memorable, emocionante, que absorbe y habla directamente al corazón de cada jugador”.

Una pena que la versión para Nintendo Switch, más apropiada para estos calores, se haya retrasado hasta el 17 de noviembre.

Night in the Woods

Night in the Woods surge por la colaboración de Alec Holowka (Aquaria) y Scott Benson (Late Night Work Club), además del triunfo de su financiación colectiva. Una aventura centrada en la exploración e interacción con decenas de personajes pintorescos, a lo largo y ancho de un mundo vibrante.

Pero bajo su estética cartoon, el juego encierra una crítica social casi furibunda; la representación videolúdica más acertada de la madurez. Si preferimos What Remains… a una película, Night in the Woods supera a mucha literatura contemporánea por la profundidad de sus diálogos. Nos deja también varias representaciones LGTB, tan circunstanciales como necesarias en ocio electrónico: con Gregg y Angus se quiso reflejar “lo que es vivir en un pueblo pequeño y sentirse desconectado de la comunidad gay” y Mae, la protagonista, es bisexual.

Night in the Woods está disponible en Steam y PlayStation Store. Os llevará unas seis horas.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.