Apple ha marcado, siempre, un rumbo en el mercado tecnológico, un modelo de negocio que muchas compañías han copiado. Ahora, después de estar tantos años liderando el mercado y de hacer lo que le venia en gana, las autoridades estadounidenses han comenzado a vigilar a la compañía de Steve Jobs.

Uno de los ejemplos claros de este libre albedrío de los de Cupertino son las recientes suscripciones de Apple. Éstas han sido fuertemente atacadas por diversas empresas editoriales, ya que se cobra el 30% de comisión por poder publicar contenido en sus dispositivos. De este modo, las editoras aseguran que se trata de un abuso.

Así pues, las autoridades que regulan la libre competencia en EE.UU. y la UE van a mirar con ojo critico a Apple. El periódico The New York Times cita a una fuente anónima, pero con contacto directo sobre el tema, quien afirma que no se trata de una investigación al uso.

Al otro lado del charco, en Europa, se ha considerado estudiar el caso de manera somera. El enfoque europeo será ligeramente diferente puesto que, a ojos de la Comisión Europea, la posición monopolista no está muy definida, ya que existen alternativas como Google y su One Pass, servicio encargado de las suscripciones.

Según el Comisario Europeo de Energía Andris Pielbags: “Para que se considere monopolista debe tener en su participación del orden del 40% del mercado, lo difícil sería definirlo”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.