Por mucho que algunos se empeñen en asestarle el golpe de gracia, la realidad virtual nos acompaña un año más. PlayStation VR acaba de superar los dos millones de unidades vendidas gracias a su rebaja de la campana navideña y el número de lanzamientos previsto se multiplicó durante la Paris Games Week del pasado octubre.

Por su parte, HTC y Facebook siguen compitiendo por hacerse con el mayor trozo de pastel en compatibles, tras economizarse y apuntalar sus catálogos. Los surcoreanos son los más aventajados a este último respecto, habiendo recibido el beneplácito de Bethesda (DOOM VFR, Fallout 4 VR), Rockstar (L.A. Noire: The VR Case Files) e incluso Nintendo (Mario Kart Arcade GP VR). ¿Qué deparan sendos fabricantes para los próximos meses?

Descartado el modelo adscrito a DayDream (la plataforma de realidad virtual de Google), HTC apuesta por el mercado chino con Vive Focus, un visor autónomo basado en el procesador Snapdragon 835 de Qualcomm. Disponible para reserva por 3.999 yuan (unos 600 dólares al cambio), Focus implementa dos paneles AMOLED con una resolución conjunta de 2.880 por 1.600 píxeles, 110 grados de profundidad de campo y 75 hercios de tasa de refresco. Ofrecerá hasta tres horas de autonomía, conectividad Bluetooth y un discreto mando de control.

Oculus también se desvincula del PC, aunque a un precio mucho más competitivo. Las Oculus Go concretaron su propuesta hace unas horas, durante el Consumer Electronics Show de Las Vegas: serán fabricadas por Xiaomi bajo un procesador Snapdragon 821 e integrarán una pantalla LCD de 2.560 por 1.440 píxeles. Se pondrán a la venta por 199 dólares, en paralelo a una versión para China (Mi VR Standalone).

¿Pero qué hay del mercado premium? Los usuarios más exigentes no tienen de qué preocuparse, ya que HTC acaba de anunciar la revisión de su visor. El gran aliciente de Vive Pro es su ganancia en definición, con dos paneles OLED de 2.880 por 1.600 píxeles (un 78% más de resolución que el modelo actual). La densidad de píxeles también aumenta un 37%, hasta los 615 por pulgada, todo ello con una tasa de refresco de 90 hercios.

Entre otras novedades, Vive Pro se fija en la consabida Deluxe Audio Strap, con cómodo dial de ajuste y auriculares integrados. Prometen éstos audio 3D espacial de alta resolución, amplificación digital y doble micrófono con cancelación de ruido. Dicho de otra forma: el sonido pasa de segundo a primer plano, como factor de inmersión fundamental.

El casco, que se ha rediseñado para bloquear la luminosidad externa y una mejor distribución del peso, será compatible con los actuales Vive Controller y estaciones base. Así, los propietarios de Vive podrán agenciárselo a menor precio. La cifra no ha trascendido, pero sí el periodo de lanzamiento: el tercer trimestre del año, junto a un adaptador inalámbrico que mejorará eones la propuesta de TPCAST.

Vive Wireless Adaptor” será compatible con todos los modelos y beberá de la tecnología WiGig de Intel, operando en la banda de los 60Ghz y libre de interferencias. Sus responsables hablan de una latencia mínima, sin diferencias palpables respecto a las sesiones cableadas.

Semejante panorama obliga el siguiente movimiento de Oculus VR, que dejó entrever el pasado octubre bajo el nombre en clave “Santa Cruz“. Aún en fase de prototipo, el headset funciona sin necesidad de ordenador, aunque en paralelo a una serie de cámaras y mandos infrarrojos. Quienes lo han probado aseguran que la experiencia se asemeja a la versión comercial de Rift, pero con “menor número de polígonos y complejidad de entornos”.

Aunque las especificaciones de Santa Cruz no quedan claras, varios desarrolladores han manifestado confianza en que podrán convertir sus títulos de la Oculus Store previa optimización. De ser así estaríamos ante algo más que un procesador móvil y, por ende, el primer visor autónomo capaz de plantar cara a las partidas en compatibles. Sea como fuere, tampoco deberíamos descartar un Oculus Rift de segunda generación, posicionándose Facebook en los tres peldaños de la realidad virtual: accesible, intermedia y avanzada. Si aceptamos que Vive Focus se encuentra a medio camino entre los dos primeros, HTC acabaría lamentando la ruptura de su acuerdo con Google.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.