War Thunder, el nuevo juego de Gaijin Entertainment ambientado en la segunda guerra mundial, se ha convertido en poco tiempo en uno de los simuladores de vuelo más aclamados del mundo. Por eso, la inclusión en el juego de tanques (y se espera que, próximamente, también barcos) ha sido acogida con entusiasmo por sus numerosos fans. De momento los tanques se encuentran aún en beta cerrada, pero podemos disfrutar de los aviones desde hoy mismo.

¿Y qué hace a War Thunder tan especial? Para empezar, que es un free-to-play bien entendido. La única ventaja si pagamos (y que sea la única no quiere decir que sea pequeña) es que recibiremos el doble de experiencia y dinero en cada misión. Obviamente es una ventaja nada desdeñable, pero a diferencia de otros juegos, no hace que los jugadores premium sean necesariamente superiores. El que quiera jugar gratis tendrá, eso sí, que jugar el doble para llegar al mismo nivel. Pero si el juego realmente te gusta, no creo que esto sea un problema.

Otra de las claves del éxito de War Thunder es su cuidada ambientación histórica. No sólo los modelos de los aviones y sus cabinas son realistas, sino que los escenarios están cuidados e incluso disponemos de un modo de juego histórico con el que podremos recrear grandes batallas de la segunda guerra mundial.  Sólo podemos esperar que se ponga el mismo mimo en el diseño de los tanques.

En cuanto a los modos de juego, tenemos tres opciones. Por una parte, está el modo arcade, que será probablemente el favorito de la mayoría de usuarios. No tenemos que preocuparnos por el combustible, nuestras armas se recargan solas cada cierto tiempo, y podemos concentrar toda nuestra atención en perseguir y derribar enemigos. Además, cuando nuestro avión sea derribado, podremos volver a despegar en otro avión de nuestro hangar, y sólo estaremos fuera de la batalla una vez los hayamos agotado.

Por otra parte tenemos el modo histórico, que a título personal me parece el más interesante. No sólo recrearemos batallas históricas, sino que tendremos una dosis extra de realismo: el combustible se acaba, y la munición también, con lo que tendremos que estar atentos a los indicadores y planificar nuestras visitas a nuestro hangar si no queremos quedarnos desarmados, o peor aún, ver cómo se para nuestra hélice en pleno vuelo. Además, tendremos que tener cuidado al maniobrar porque nuestro avión puede sufrir daños si forzamos el motor o las alas.

Pero si lo que queremos es verdadero realismo, tendremos que optar por el modo simulación. Aquí la única vista disponible es la de cabina, y diferenciar aviones amigos de enemigos puede ser un verdadero quebradero de cabeza, porque no veremos ningún indicativo que nos ayude y sólo podremos disponer de los instrumentos reales de la propia cabina. Por supuesto, se mantienen todas las demás restricciones del modo histórico. Aunque los más puristas dirán que las cosas se podían haber hecho aún mucho más reales, consideramos que la experiencia ya es lo suficientemente complicada para la mayoría.

En el apartado gráfico, War Thunder cumple sobradamente en cuanto al diseño de los aviones. El diseño de los escenarios es un poco más flojo, aunque como usualmente lo veremos todo desde una distancia razonable (por la cuenta que nos trae), en principio no es un problema. Sí que podría serlo con la llegada de los tanques y las batallas en tierra, pero habrá que esperar a verlo. En cuanto al apartado sonoro, la música de Jeremy Soule acompaña magníficamente.

En resumen, War Thunder es gratis, divertido, complejo y puede jugarse tanto en PC como en PS4 (aunque en PlayStation hay, de momento, menos contenido disponible). No hay razón para no probarlo.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.