Saltaron las alarmas tras publicar Nikkei que Nintendo cesará la producción de su última sobremesa en 2016. Los de Kioto buscarían agotar el stock de consola y accesorios, ante la presentación de su nueva plataforma el próximo junio, durante la Electronic Entertainment Expo de Los Ángeles.

El diario nipón va más allá y ratifica el carácter híbrido del Proyecto NX, asegurando que sus variantes portátil y sobremesa se comercializarán este año y a lo largo de 2017 respectivamente.

Los de Kioto no han tardado en desmentir cualquier término de fabricación, aunque sin comunicado oficial de por medio. IT Media Lab ha preguntado a un portavoz de la compañía, quien asegura la continuidad de las cadenas de producción durante el próximo año fiscal.

Wii U ha experimentado un repunte gracias a exclusivos como Splatoon o Super Mario Maker. ¿Tiene sentido zanjarla con al menos una decena de títulos previstos? Star Fox Zero, Paper Mario: Color Splash y The Legend of Zelda U incrementarían la demanda lo suficiente como para que los proveedores de componentes sigan ejerciendo.

Por contra, no sería la primera vez que Nintendo niega en vano. Ninguna multinacional en su sano juicio reconocería la nueva, enterrando así su producto mucho antes de lo previsto. Si las estimaciones ya son pesimistas, ¿cuántos comprarían una Wii U con fecha de caducidad?

¿Qué supone el rumoreado cese de producción de Wii U?

Aceptemos por un momento la versión de Nikkei. Supondría primeramente que el nuevo hardware llegaría al mercado tempranamente. Aunque los analistas insisten en que recibiremos consola de sobremesa esta campaña navideña, la lógica dicta una introducción a dos años vista, como ocurrió con 3DS y Wii U. Algún que otro desarrollador ya ha apuntado que los kits de desarrollo se reparten con cuentagotas, lo que imposibilita un catálogo de lanzamiento competente. Puede que se refiera a la NX de salón y no a la nueva portátil (de status desconocido), con lo que el diario nipón estaría en lo cierto.

Cobrarían mayor peso, igualmente, los rumores sobre el lanzamiento simultáneo para la próxima entrega de The Legend of Zelda. Como Twilight Princess, la versión de Wii U se distribuiría testimonialmente, como un regalo a la discreta base instalada de máquina. Al tiempo se justificarían los retrasos de la producción, con tal de adaptarla a las peculiaridades del sistema en ciernes.

No olvidemos que las ventas de Wii U han registrado mínimo histórico para Nintendo: 12,8 millones de unidades hasta la fecha según VGChartz. Pese a su debilidad comercial, GameCube superó ampliamente los 20 millones de unidades. Esto, en un contexto de tremenda metamorfosis para la empresa: el filón de las figuras interactivas, la incursión en parques de atracciones y productoras audiovisuales, su papel en el mercado de los dispositivos ‘saludables’

Y es que seguramente nos sorprendan con una plataforma alejada de los cánones, como fue Wii. En esta ocasión previsiblemente vinculada con smartphones y tabletas electrónicas. ¿Y si la prematura muerte de Wii U estuviese relacionada con el envite por el mercado de los juegos móviles? Miitomo está a la vuelta de la esquina, con un sistema de cuentas (Nintendo Account) que augura convergencias nunca vistas.

Lo único seguro es que Nintendo tiene cuerda (e ingresos) para rato. Su trayectoria siempre ha sido de altibajos y Wii U un cúmulo de errores en su concepto y presentación. Más una piedra en el camino que la puntilla en que se empeñan algunos.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.