La presentación oficial de Windows 10 ha dado pocas sorpresas, pero ha confirmado muchas dudas. Tal y como se esperaba, el nuevo sistema operativo de Microsoft será absolutamente multiplataforma, y podrá ejecutarse en ordenadores, teléfonos móviles, tablets, wearables, XBox e incluso nuevos dispositivos que Microsoft está desarrollando, como los Surface Hub o los Hololens, de los que hablamos en los artículos enlazados.

Tener un mismo sistema operativo en todas estas plataformas puede parecer trivial, pero de hecho es uno de los mayores avances informáticos de los últimos tiempos. Ya no se trata de que nuestro teléfono y nuestro PC sean compatibles y puedan comunicarse, sino de que están ejecutando el mismo sistema operativo y por tanto, soportan el mismo software. Obviamente habrá limitaciones de potencia y muchos programas y juegos para PC no podrán ejecutarse en un teléfono, sin embargo sí que podrán ejecutarse en nuestros PC prácticamente la totalidad de las apps y juegos de nuestro smartphone.

De hecho, la mayor parte de las aplicaciones nativas de Windows han sido modificadas para poder utilizarse en indistintamente en multitud de plataformas, lo que significa que podemos tener el paquete Office en nuestros dispositivos portátiles, y que las anotaciones que tomemos con una aplicación de notas en nuestro móvil serán accesibles desde nuestro equipo de sobremesa. Del mismo modo, las presentaciones en Power Point que hagamos en nuestro ordenador estarán al instante disponibles en nuestra tablet, por ejemplo. Esto es posible gracias a otra de las grandes apuestas de Microsoft: la sincronización con la nube.

Aunque han tardado un poco más en convencerse que sus más directos competidores, finalmente en Microsoft han decidido apostar por la nube. El servicio ofrecido es muy similar al iCloud de Apple, aunque tiene la ventaja de que Windows 10 será compatible con una cantidad mucho mayor de dispositivos, con lo que las posibilidades de comunicación entre ellos se multiplican. Poder sacar una foto con nuestro smartphone y tenerla al instante en nuestro ordenador es interesante, pero a día de hoy no parece una novedad, sino algo prácticamente natural. Pero… ¿y si os decimos que podéis compartir videojuegos entre Xbox One y PC?

En efecto, con Windows 10 llega la posibilidad del juego cruzado mediante Streaming, de modo que podremos ejecutar juegos que tengamos en Xbox One en nuestro PC, y viceversa. Como ya os podréis imaginar, esto significa poder jugar en el PC a juegos exclusivos de Xbox, y mucho más interesante aún, jugar en la televisión de casa, desde el sofá, a esos juegos para PC comprados en las rebajas de Steam. Este hábil movimiento de los de Redmond podría disparar la popularidad de Xbox One hasta el punto de hacerla aventajar a su más directa competidora, la PS4 de Sony.

La posibilidad de instalarse en múltiples plataformas no es la única novedad de Windows 10, por supuesto. Visualmente, la interfaz también ha sufrido importantes cambios, y por una vez Microsoft parece haberse centrado más en lo que pedían los usuarios que en "innovar". Esto nos trae de vuelta un menú inicio con un aspecto completamente configurable, y destierra para siempre Internet Explorer al olvido, en favor de Spartan, un nuevo navegador web mucho más sencillo y ligero que subsana el principal problema de IE: la velocidad.

Además Cortana, la asistente virtual de Windows Phone (similar a Siri en iPhone), estará completamente integrada en Windows 10. Esto supone que podremos hablarle a nuestro ordenador (o a cualquier otro dispositivo) de forma casi natural y que este nos entenderá. Como se pudo ver en la presentación de Windows 10, no se trata sólo de hacer búsquedas en internet o dictados, sino que podremos hacer búsquedas en nuestros datos especificando todo tipo de parámetros (por ejemplo: "muéstrame las fotos del mes pasado") y lanzar aplicaciones mediante voz.

La capacidad multiplataforma de Windows 10, junto con su integración con la nube, hace posible tener a Cortana en todo momento con nosotros, no importa dónde estemos o qué dispositivo tengamos cerca. Es probable que muchos de vosotros estéis recordando en estos momentos la película Her, y es que ya estamos muy cerca de llegar a ese punto. Esto plantea algunas dudas sobre nuestra intimidad, por supuesto. ¿Cuánto sabe Cortana (y por tanto Microsoft) de nosotros? ¿Seguro que queremos que todos esos datos estén en manos de terceros?

Desde Microsoft han querido mandar un mensaje de tranquilidad a este respecto. Según Joe Belfiore, vicepresidente de Microsoft, "nuestra intimidad está a salvo con Cortana". Igual que en Windows Phone, la Cortana de Windows 10 tiene un "bloc de notas" propio donde están apuntados todos los datos que guarda sobre nosotros, y que podemos consultar en cualquier momento, e incluso borrar aquellos que no queremos que Cortana recuerde.

En general, todo son buenas noticias y la confirmación de lo que ya se esperada. La única mala noticia es que la actualización a Windows 10 vaya a ser gratuita para los usuarios de Windows 8. De hecho, lo va a ser para los usuarios de Windows 7 y 8… pero sólo durante el primer año. A partir del cual, por supuesto, habrá que pagar la correspondiente licencia, o volver a nuestro sistema operativo anterior. Esta estrategia, aunque es muy probable que funcione muy bien a la hora de introducir Windows 10 en el mercado y en las empresas, nos parece levemente tramposa. De hecho, da incluso la impresión de que los problemas que todos hemos sufrido con Windows 8 son hasta cierto punto intencionados para conseguir que los usuarios tengan que pagar una licencia más. Aunque esto, por supuesto, es una mera elucubración.

Todo parece indicar que el nuevo ecosistema Windows mejorará notablemente la experiencia de usuario de todos: tanto si tenemos una Xbox, como un PC, una surface o un smartphone compatible con Windows. Y no sólo eso, sino que también le facilitará la vida a los programadores. Hasta ahora, Windows Phone era un sistema operativo minoritario en los smartphones, y por eso pocos desarrolladores ponían esfuerzo en adaptar sus aplicaciones a él, lo que se traducía en un market bastante pobre comparado con los disponibles para iPhone y, sobre todo Android.

Pero es más que probable que esto esté a punto de cambiar. Con la compatibilidad multiplataforma, una misma aplicación desarrollada para Windows 10 puede ejecutarse en un smartphone, un PC, una XBox e incluso un smartwatch. Esto supone un mercado inmenso, con lo que es posible que en breve veamos una migración masiva de desarrolladores independientes desde Apple y Android a Windows 10.

En resumidas cuentas: se avecinan grandes cambios en lo que a la tecnología doméstica y la forma que tenemos de entender la informática se refiere. Y por una vez, parece que van a ser todos para bien.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.