Es de sobra sabido que títulos como World of WarCraft o los modos online de Call of Duty requieren de una dedicación extrema con el fin de hacer progresar nuestro personaje, conseguir el mejor equipo, y no quedarnos atrás con respecto a otros jugadores, ya sean compañeros de clan o enemigos. En este tipo de juegos, no es extraño que cada jugador disponga de un calendario con partidas a las que no puede faltar, pasando elementos como la familia o amigos a un segundo plano.

Pues bien, según un estudio del portal Divorce Online, el 15% de los divorcios que se producen en el mundo son provocados por la adicción de los maridos a este tipo de juegos, con especial mención a World of WarCraft y Call of Duty. Así, el estudio revela que las esposas pierden el contacto con sus esposos, y éstos con la realidad, haciéndose más importante para ellos acabar con el jefe final de turno, que pasar el tiempo con sus esposas e incluso hijos. Esto supone un aumento de un 5% con respecto a los datos del año pasado, en cuanto a divorcios provocados por los videojuegos.

Lo cierto es que en diferentes círculos de la psiquiatría internacional, la adicción a los videojuegos es ya reconocida como una patología más, con lo que no resulta extraña la noticia que nos ocupa. Sea como fuere, es posible curarse de la dependencia a los videojuegos con la terapia y el tratamiento adecuado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.