Según pudimos ver en la presentación de ayer de Apple enmarcada en el WWDC 2015, la marca de la manzana parece haber pasado a la ofensiva. Pudimos ver muy pocos conceptos nuevos en la presentación de iOS 9 (la únicas auténticas innovaciones son las relativas a Apple Watch), y muchos servicios más o menos descaradamente copiados a otras compañías. No se trata exactamente de una crítica, puesto que en el mundo tecnológico coger algo que ya existe y tratar de mejorarlo y adaptarlo a tu imagen de marca es el pan nuestro de cada día. Pero sí que da la impresión de que Apple cuenta cada vez saca menos provecho de la innovación y más de su potente marca.

Uno de los principales titulares fue el lanzamiento de Apple Music, que convierte el conocido iTunes en un servicio de música en streaming, que nos permitirá escuchar la música que queramos por 10 dólares al mes por usuario, con los tres primeros meses de servicio gratuitos. Las similitudes con Spotify son tantas que incluso se le ha puesto exactamente el mismo precio. También hay algunas sutiles diferencias: Apple Music no permitirá opción "freemium" con anuncios, de modo que si a los tres meses no pagamos, perderemos el derecho a usar el servicio. Spotify será un rival duro para Apple, pero es probable que otros competidores más pequeños (Pandora, Tidal, Deezer, Rdio) se queden sin su parte del pastel con la irrupción de la manzana en su mercado.

Otra de las novedades "inspiradas" en aplicaciones de éxito para sus dispositivos será News, un agregador de contenidos que nos permite recibir noticias de forma personaliza y leerlas cómodamente en nuestro terminal, y cuyo diseño es casi idéntico al de Flipboard. Nos permitirá personalizar qué tipo de noticias y de qué medios queremos recibirlas, desde grandes periódicos a pequeños blogs personales. Además la aplicación aprenderá de nuestros gustos para agregar nuevos contenidos, por lo que cuanto más la usemos, en teoría más a nuestro gusto trabajará. Este tipo de monitorizaciones de los intereses y la actividad del usuario da pie a cierto debate sobre la privacidad, que queda pendiente para otro momento más oportuno.

La aplicación de notas de iOS 9 también se adapta a los nuevos tiempo, aprendiendo de la que hasta ahora es la mejor en su campo: Evernote. Sin llegar a la complejidad de ésta, la app nativa de Apple permitirá la sincronización de las notas entre todos los dispositivos de un mismo usuario, añadir todo tipo de contenido a nuestras tareas (fotos, videos, enlaces) e incluso dibujar o escribir a mano directamente en la aplicación. En este caso no se trata exactamente de un clon de Evernote, sino de añadir unas características obviamente demandadas por los usuarios, pero aún así la competencia con la aplicación de notas profesional más extendida del mercado es inevitable.

Pasemos a campos en los que los de Cupertino sí que han sabido llevar la delantera tecnológica que los llevó a la fama en su momento: los pagos electrónicos. No sólo serán posibles con nuestro iPhone, sino también con nuestro Apple Watch, y de manera muy sencilla. Aunque la principal ventaja del sistema de Apple respecto a otros (su más firme competidor es Google con Android Pay) no es tecnológica sino comercial: la compañía de la manzana tiene muchas más alianzas con bancos y comercios que Google. De hecho, casi un millón de comercios en Estados Unidos aceptan ya pagos con Apple Pay, mientras que la versión Android "sólo" se acepta en unos 700.000. Aún no hay fecha para la expansión de esta tecnología por Europa y el resto del mundo, pero sí está anunciado que está a punto de empezar a extenderse por Reino Unido y que muy pronto podrá pagarse el transporte en Londres con un iPhone o Apple Watch.

Y ya que hablamos del reloj inteligente de Apple, podemos pararnos a revisar las novedades que traerán consigo para este dispositivo el nuevo sistema operativo WatchOS. Una de las principales ventajas será la creación de un enlace WiFi con nuestro iPhone, de modo que podrán estar más lejos el uno del otro y seguir funcionando. Además tendrá una mejor integración con Siri, lo que lo convierte en un dispositivo mucho más útil: recordemos que no se trata de un dispositivo autónomo, sino más bien de una extensión de nuestro iPhone que nos trae algunas de las características más útiles de nuestro teléfono a la muñeca. El nuevo software permitirá incluso ver vídeos en él, pero no nos engañemos: la pantalla del Apple Watch está muy lejos de ser óptima para este uso. Como decíamos anteriormente, también integrará las funciones de Apple Pay.

Y hablando de Siri, nuestra amable asistente personal también recibirá una importante actualización en iOS 9. Esta vez no se trata tanto de aumentar funciones como de optimizar las ya existentes: aumenta su compatibilidad, de modo que podrá usarse en los iPhone 4S y los iPad 2 y todos los modelos superiores. También ha reducido considerablemente su tamaño en la memoria interna de nuestros dispositivos, pasando de 4,8 GB a quedarse en sólo 1,3 GB. La actualización de Siri será completamente gratuita y llegará a nuestros dispositivos este otoño.

Otra mejora importante que nos ofrecerá iOS 9 será la posibilidad de partir la pantalla del iPad. Puede parecer una mejora menor, pero puede cambiar por completo la filosofía de uso del dispositivo. Hasta ahora el iPad era "monotarea", es decir, sólo podíamos hacer una cosa a la vez con él. Ahora podemos reproducir de fondo un video de Youtube mientras hojeamos las noticias, o tener abierto un documento de referencia mientras rellenamos un formulario web. Se trata, desde luego, de una característica que debería haber estado presente desde el principio, pero aún así es bienvenida por todos los usuarios.

Por último, también se anunció ayer la nueva versión de OS X, el sistema operativo de los ordenadores Mac (porque recordemos que Apple, hasta hace poco, era un fabricante de ordenadores). Su nuevo nombre será El Capitán, no por el poema de Walt Whitman sino por la pared de El Capitán en el parque de Yosemite, California. La actualización al nuevo sistema operativo también será gratuita para todos los sistemas compatibles, pero sus características concretas aún no han trascendido.

En general, podríamos concluir que este año Apple va a optar por lo seguro: mejorar lo que ya funcionaba bien y adaptar las ideas que les han funcionado a otros. No parece mala estrategia. En todo caso, aún faltan algunas conferencias por ver, bien podría ser que el bombazo que los fans de Apple esperan esté a la vuelta de la esquina.

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.