La noticia de que Xbox One abandona requisitos tan controvertidos como su conexión a Internet cada 24 horas ha sido acogida de buen grado por los usuarios, no obstante Microsoft advierte de varias funcionalidades en la nube que han quedado por el camino a consecuencia.

La política de Xbox One permitía almacenar nuestros juegos en la nube, ya se hubiesen adquirido por la vía física o digital. Así, era posible acceder a nuestra biblioteca completa desde cualquier consola. Ya no, pues será necesario insertar el disco original para la ejecución de cada juego.

Se pierde asimismo la opción de compartir nuestro catálogo en la nube con hasta 10 usuarios de nuestra elección, una de las opciones más atractivas adscritas al anterior enumerado de condiciones. Microsoft no descarta recuperar dicha funcionalidad en un futuro, aunque adscrita exclusivamente a títulos digitales.

Xbox One llegará al mercado durante el próximo noviembre al precio de 499 euros. La conexión de Kinect e instalación de discos seguirá siendo condición indispensable de la plataforma.

¡Sigue a @bau_er en Twitter!

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.