Prometió Phil Spencer, mandamás de la división Xbox, que el evento de presentación de Windows 10 depararía gratas sorpresas a los usuarios de la nueva sobremesa. No fue en vano. El nuevo sistema operativo de Microsoft ha dejado un inmejorable sabor de boca y no sólo por su gratuidad como actualización, también por su carácter universal.

Los de Redmond pretenden un ecosistema tan fructífero como el de Apple y para ello implementarán la nueva interfaz de usuario en todos los dispositivos habidos y por haber (Hololens y Smart Hub entre ellos). Tranquilos en cualquier caso los compradores de Xbox One, pues la integración no será radical. Sí harto beneficiosa en los términos que repasamos a continuación:

Xbox App

La experiencia SmartGlass llegará a Windows 10 con una aplicación dedicada por entero a Xbox Live. Desde Xbox App podremos acceder a nuestro perfil, consultar la última conexión de nuestros contactos, repasar su historial de actividad, dejar comentarios, leer o responder los mensajes de nuestra bandeja de entrada… 

La aplicación, que también se espera para tabletas electrónicas y teléfonos inteligentes, permitirá incluso chatear de forma escrita o por voz. Aunque quizás la novedad más sorprendente sea la integración de Steam: nuestros juegos de la plataforma aparecerán junto a los de Xbox One, pudiendo incluso capturar partidas y compartirlas.

Streaming de juegos

El anuncio estrella de la presentación fue la llegada del juego remoto a Xbox One, en este caso por la vía del streaming. Cualquier juego de su librería, incluidos los de carácter exclusivo, podrán transmitirse a nuestro ordenador o tablet con Windows 10 (smartphones en un futuro), donde seguir jugando mediante el propio Xbox One Controller. Microsoft se aproxima así la estrategia de Sony con PlayStation 4 y la gama Xperia.

Durante el evento pudimos ver a Spencer jugar de forma fluida con Forza Horizon 2 en una Surface Pro 3, lo habitual si se cumplen las previsiones de transmisión a 1080p y 60 frames por segundo. Las pruebas actuales corren sin embargo a 720p y 30fps. Pero ahí no acaba la cosa, porque en las últimas horas se está hablando también de la opción inversa: jugar con nuestro catálogo de Windows 10 desde Xbox One.

Juego cruzado

Previsible pero no por ello menos agradable la confirmación de juego cruzado entre los títulos comunes a Xbox One y Windows 10, ambos beneficiados por DirectX 12. El elegido para ejemplicar dicha funcionalidad fue Fable Legends, que también disfrutarán los usuarios del nuevo sistema operativo.

Inteligente o no el que One comparta una (o varias) de sus exclusivas, la decisión consolidará Xbox Live como plataforma indiscutible del juego en línea. Está por ver si este cross-play aplica a un número considerable de juegos o si por el contrario queda en mera declaración de intenciones.

Aplicaciones universales

Si Windows 10 llega a todo el hardware de Microsoft, lógico era pensar que muchas de sus aplicaciones harían acto de presencia en Xbox One. Ordenador, consola, tableta o teléfono inteligente recibirán software universal, lo que garantizará el acceso, gestión o edición de nuestra información, biblioteca multimedia o documentos sin importar el dispositivo.

Un ecosistema, como decíamos, que sin duda incentivará la compra de cualesquiera otros productos basados en el nuevo SO.

Visos de futuro: Spartan, Cortana y Hololens

Spartan, sustituto de Internet Explorer y Cortana, asistente por voz hasta ahora exclusivo de Windows Phone, también tuvieron sus minutos de gloria. Parece inevitable que tanto uno como otro recalen en Xbox One, de forma que Spartan se convierta en navegador predeterminado y Cortana amplifique el sistema de comandos vocales del nuevo Kinect. Prometió Microsoft algo más parecido a lo visto en 'Her' que la propia Siri de Apple: un software que aprende de nosotros tanto como se lo permitamos. Veremos si lo logra.

Y aunque en principio las gafas de superposición holográfica (Hololens) serán exclusivas del entorno PC, no habría de extrañarnos una futura compatibilidad con One. En el vídeo de anuncio se bosqueja, de hecho, su interacción con juegos, golpe de efecto que los de Redmond necesitan si quieren plantar cara al Project Morpheus de PlayStation 4.

Sea como fuere, el futuro de Xbox se antoja más excitante que nunca gracias a Windows 10.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.