Ha vencido el embargo de publicación sobre las novedades anunciadas por Microsoft en el marco de su Xbox Spring Showcase, celebrado en San Francisco hace unos días. Se sospechaba que el evento vincularía el futuro inmediato de Xbox One y Windows 10 en lo que a ocio electrónico respecta. Ahora podemos confirmarlo.

Los de Redmond varían el rumbo en su estrategia para con Xbox One, plataforma lastrada por una presentación que espoleó las ventas de su más directa competidora. Con el resurgir del PC como plataforma de juegos y el firme compromiso de un ecosistema de dispositivos en torno a Windows 10, la lógica dictaba un trasvase de la marca Xbox.

El anuncio del juego cruzado y por streaming entre consola y sistema operativo fue tan solo la punta del iceberg. A Fable Legends como exclusiva ‘a dos aguas’ no tardaron en sumarse Killer Instinct: Season 3Gears of War: Ultimate EditionSea of ThievesHalo Wars 2ReCore. Pero el auténtico antes y después se produjo el pasado 11 de febrero, cuando Remedy Entertainment confirmó el lanzamiento de Quantum Break para W10, quizás la exclusiva de One más esperada.

Forza Motorsport se suma a las franquicias exportadas a Windows 10

El anuncio sirvió para evaluar la reacción de los usuarios ante lo que parece una decisión irrefrenable. Aunque los usuarios de base no tardaron en poner el grito en el cielo, lo cierto es que Phil Spencer ha optado por la decisión más lógica desde un punto de vista comercial. Quizás la única que garantice la supervivencia de Xbox:

“Creemos que todo jugador debe poder disfrutar cualquier juego, con quien quiera y sin importar el dispositivo. Habilitar nuestros juegos más populares en Xbox One y Windows 10 es un primer paso”.

Introducida junto a W10, la aplicación Xbox desempeñará un papel clave en esta convergencia, con adiciones como tablas de clasificación por Gamerscore, mejoras en el sistema de reputación, mayor integración de Avatares y Party Chat para un máximo de 16 jugadores tanto en Xbox One como en PC. En última instancia, Spencer quiere que podamos pausar nuestra partida en Xbox y retomarla en cualquier portátil, tablet o smartphone: “Queremos que Xbox Live esté en cualquier lugar donde haya alguien dispuesto a jugar”.

Antes de llegar a eso, los usuarios de W10 recibirán la enésima franquicia exportada de sobremesa. Forza Motorsport 6: Apex será una versión gratuita y recortada, que sacará partido a DirectX 12 en resolución 4K. Se prueba nuevamente (recordemos las especificaciones de Quantum Break) que la brecha tecnológica entre One y los equipos de gama alta es cada vez mayor. Tal vez por eso el otrora mandamás de Microsoft Studios haya soltado una predicción entre inquietante y sorprendente:

“Creo que el hardware de consola depara innovaciones nunca vistas. En un futuro podremos mejorarlo sin invalidar los juegos que ejecuta, tal y como ocurre en PC”.

Dicho de otro modo, Xbox One podría recibir actualizaciones de hardware que mejoren sus prestaciones sin perjuicio de su biblioteca actual. ¿Significa esto que no habrá una nueva Xbox al uso sino modelos mejorados?

Sea como fuere, la frontera entre consolas y compatibles se diluye a pasos agigantados. Tras años debatiendo sobre las Steam Machines de Valve, pudiera ser Microsoft la que diese el mayor golpe sobre la mesa.

Sobre El Autor

Redactor Jefe

Licenciado en periodismo por la Universidad de Málaga, siempre con el propósito de especializarse en ocio electrónico y nuevas tecnologías. Actualmente reside en Madrid, donde ejerce como Jefe de Redacción para esta revista. En su década de experiencia ha prestado servicio a grupos de referencia como Axel Springer (Hobby Consolas), Dixi Media (La Información), Gamereactor (división española) o Hipertextual (Ecetia, AppleWeblog y ALT1040).

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.