Hoy sale a la venta Duke Nukem Forver. Para algunos un juego esperado, para otros una leyenda que los ancianos jugadores les contaban a los nuevos “…algún día Duke volverá…” Pues bien, ese día ha llegado.

Suponemos que George Broussard y los suyos jamás pensarían que este título, que comenzaron a idear al poco de terminar Duke Nukem 3D y ver su incontestable éxito, tardaría tanto en salir. Es más, seguramente llegaran a pensar que nunca saldría. Pero, por fín, ha llegado. Aún no tenemos la edición para analizar del título, por lo que mientras llega y lo analizamos, queremos viajar atrás en el tiempo y ver qué ocurrió el año de la salida de Duke Nukem 3D. Quizá no haya mucho interés real en ello, pero sí que es interesante comprender cómo nos pilló al mundo en general y a España en particular aquél lanzamiento.

En 1996, cuatro años después de la apoteosis de Barcelona 92, España pasa a manos del PP dirigido por un político al que por entonces se le reconocía más por su famosa frase “váyase, Sr. González”: José María Aznar. Mientras, al otro lado del charco, los estadounidenses le daban el poder y el Air Force One a alguien que, años después, sería recordado por una escena digna del mismísimo Duke y probada por una mancha en cierto vestido: Bill Clinton.

Más allá de la situación política, aquel fue el año donde un director llamado Danny Boyle arrasa con la dura pero a la vez entrañable Trainspotting, mientras que Tim Burton da rienda suelta a sus fantasías marcianas con Mars Attacks!, Brian De Palma recupera para el cine la franquicia Misión: Imposible… pero todas se ven apartadas por la sedante historia de Anthony Minghella: El paciente inglés. Otra vez de vuelta a casa, entre tanta película de muy diferente pelaje aparece la genial Tesis, de un joven Alejandro Amenabar.

En música había pasado ya un poco el shock por la muerte de Curt Cobain y el mismo año que Los Ramones se separaban, Tool sacaba Aenima, Sepultura editaba Roots, Pearl Jam su controvertido No Code, Oasis su mega-éxito Morning Glory, Marilyn Manson se encumbra con Antichrist Superstar, Metallica el… diferente Load y Madonna protagoniza la BSO de Evita con su “Don’t cry for me Argentina”.

Todo eso fuera de nuestras fronteras, porque mientras tanto en España un grupo llamado SKA-P haría cantar a la juventud de toda índole una canción sobre la legalización del cannabis y otro sacaría un disco con cierto single, que no se convertiría en éxito hasta que apareciera en un anuncio y fuera la canción del verano siguiente. Ese tema era “la flaca” y el grupo Jarabe de Palo. Pero ni Pau Donés ni la gente de Ska-P podrían hacer sombra a un éxito sin precedentes de la música nacional. Unos artístas nacidos en España crean este año una canción que bailaría el mismísimo Bill Clinton, usándola en su campaña electoral. Sí, Los del Río sacaron “La Macarena”.

Así estaba el mundo por aquél entonces… pero, ¿y en nuestra industria?

Empezemos por un fenómeno que, por fortuna, murió rápido: los Tamagotchi fueron la locura de aquel año. Ciñéndonos más a la industria del videojuego, Nintendo arrasaba ese año en consolas con la Nintendo 64 y Game Boy Pocket, mientras Sega trataba de adelantarse a su tiempo y sacaba el modem para su “gloriosa” Sega Saturn. Mientras, se crea Firaxis para mayor gloria del genio Sid Meier, Tom Clancy funda Red Storm Entertainment, Eidos se hace con Core Design que ese mismo año lanzó Tomb Raider con la nueva heroína Lara Croft . Por su parte Blizzard compra el equipo de desarrollo antes llamado Condor, para llamarlo ahora Blizzard North y encargarles la creación de la saga Diablo.

Si lo que quieres saber es qué juegos marcaron aquél año, además del ya mencionados Diablo, Tomb Raider y el obvio Duke Nukem 3D, te diremos que aquel año vió nacer también la franquicia Resident Evil, a Crash Bandicoot,  Nintendo con su Super Mario 64, id Software vuelve a asombrar con Quake, Westwood arrasa con Command & Conquer: Red Alert y, por si fuera poco, en arcades salen Metal Slug y House of the Death.

Por supuesto aquél año en el mundo, España y los videojuegos tuvieron mucho más, pero éste era el panorama general. Ahora bien, tú, querido lector ¿Qué hacías y dónde estabas hace 15 años? Deja tu comentario a este texto, en nuestro Facebook o escríbelo en Twitter con el hastag #vdjhace15años

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.