El pasado mes de febrero el youtuber conocido como Wismichu acaparó durante varios días la atención de la prensa y de las redes sociales tras uno de sus espectáculos en Santa Cruz de Tenerife. Según varios testimonios de padres que estuvieron durante el show acompañando a sus hijos menores de edad, Ismael Prego, alias Wismichu, habló de “mamadas, masturbaciones, penetraciones anales y felaciones con niños” entre otras cosas.

El show ‘Hay un Wismichu en mí’ que, siguiendo el testimonio de los padres que parecían ajenos al contenido que consumen sus hijos en internet, incitaba a la pederastia y estuvo lleno de un vocabulario más que soez, estaba calificado como espectáculo apto para todos los públicos, pese a la advertencia de que la edad mínima recomendada se estableció en 12 años.

Ante semejante agitación mediática, la productora del show envió un comunicado en el que afirmaba que “El show de Wismichu está calificado para mayores de 16 años. Los menores de 16 años deben asistir acompañados de un adulto (+18). El show no está recomendado para menores de 13 años”, condiciones que curiosamente solo aparecieron a posteriori de todo lo acontecido.

14205923_539216109598297_6249118347961165644_o

Ante lo sucedido en esa ocasión, y teniendo en cuenta que no se trata de un caso aislado, resulta inevitable cuestionarse varias preguntas en torno a un fenómeno casi tan reciente como internet: Youtube.  ¿Hasta qué punto los youtubers ejercen una influencia en su público, en muchos casos menores de edad? ¿Hay algún tipo de responsabilidad social por parte de los creadores de contenido en esta plataforma?¿Necesita Youtube, o incluso internet en general, una regulación mayor de la que ahora posee? ¿Cómo entra todo esto en conflicto con la libertad de expresión y de contenido que es lo que caracteriza precisamente a esta nueva vía de información y de entretenimiento?

Sobre la primera cuestión, tanto Miguel Ángel Salcedo, también conocido en Youtube como Chincheto77, como Roc Massaguer, alias Outconsumer, coinciden en que efectivamente lo que ellos dicen y cómo lo dicen a través de internet tiene un impacto en su público, sobre todo en cuanto a menores se refiere. Si bien para Chincheto la influencia ejercida en el público depende sobre todo de la edad (“a menos edad, más mimetizas lo que estás viendo”, explica), Outconsumer hace hincapié en dos aspectos: por un lado, la predisposición a la hora de consumir un vídeo (normalmente elegimos el mensaje/contenido que queremos recibir), y por otro, la relación que tienen los youtubers con sus seguidores, que es mucho más directa que en otros ámbitos culturales.

¿Hasta qué punto los youtubers ejercen una influencia en su público, en muchos casos menores de edad?

Nuestros seguidores nos perciben como nuestros amigos”, explica Outconsumer, explicando por qué cree que la figura del youtuber puede impactar o moldear mucho más que otras figuras mediáticas. “Un amigo te puede influenciar mucho más que lo que te digan tus padres, el profesor o lo que ponga el periódico” añade.

Según el sociólogo y doctor en videojuegos Héctor Puente, el mensaje y las formas de los  youtubers tienen indudablemente un impacto en la audiencia, pero no hay que quedarse solo en una dirección, ya que el contenido creado con cada vídeo crea una metanarrativa que también genera un discurso -e incluso una subcultura-, tal y como desarrolla en su artículo académico “Contenido generado por el usuario: la productividad de los fans de Skyrim en Youtube” (2013).

El fanatismo de parte de este público hacia la figura de los youtubers es una de las muchas maneras de respuesta ante este fenómeno que se retroalimenta. “Es una relación muy directa y depende de quién esté escuchando muchas veces. Falta mucho espíritu crítico”, reflexiona Outconsumer. “Si soy muy fan de una persona y me da una plantilla con la que ver el mundo, pues para qué me voy a plantear el mundo”, añade, aclarando que habla de la situación llevada al extremo.

1 2 3 4 5 6

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.