La periodicidad del contenido es otro factor que ayuda a este fenómeno de influencia. No olvidemos que en muchos casos el youtuber es una persona que “nos habla” casi a diario, a diferencia de otras personalidades con repercusión como es el caso de los actores, a los que solo vemos en pantalla cuando sacan una película. Chincheto corrobora esto explicando que a menudo se le acercan chavales diciéndole que le conocen desde hace tres o cuatro años, una relación obviamente desigual y en una sola dirección. “Este chico se levanta con un vídeo mío y luego se va a dormir con uno de mis directos. Es cuando les pones cara en los eventos cuando un número pasa a ser un/a niño/a”, comenta el youtuber.

Teniendo en cuenta todo esto, entramos en un conflicto más que evidente, y es que el mensaje y las formas transmitidas por el youtuber, que sabemos que tienen un impacto en el público, no son siempre las mejores. Incluso Outconsumer y Chincheto, que tienen una gran conciencia sobre esto, reconocen que a veces entran en contradicción y saben que hay niños muy jóvenes que no deberían estar consumiendo sus vídeos, “pero si dejo que eso me condicione al final estaré haciendo contenido para niños de 12 años que, aunque no lo desprecio, es algo que no quiero hacer”, explica Outconsumer.

¿Hay algún tipo de responsabilidad social por parte de los creadores de contenido en YouTube?

Ambos reconocen en este sentido que dicen tacos en sus vídeos, algo que de momento permite Youtube, en gran medida porque no son conscientes del público que tienen a causa de la barrera que supone la pantalla, a diferencia de, por ejemplo, lo que pasa en el teatro.

Tenemos que ser responsables de lo que decimos y dar un ejemplo positivo, pero también intentar que eso no nos prive de ser nosotros mismos, porque si no estamos cayendo en una trampa”, afirma Outconsumer. “Intento ser yo fuera y dentro de Youtube, y si intento comportarme bien cuando estoy con gente en un bar, también intento comportarme bien en Youtube”, añade cuando se le pregunta si se siente condicionado a la hora de grabar sus vídeos. En su caso, por ejemplo, explica que en sus vídeos siempre procura evitar todo tipo de incitación a la violencia o a la piratería.

No hay que olvidar en este sentido que todo el contenido generado por los usuarios siempre tiene una ideología detrás, tal y como recuerda el sociólogo Héctor Puente. “Ninguno de los vídeos que se producen es aleatorio; siempre hay una motivación detrás, sea más o menos sutil”, afirma. El tema del activismo en internet, y en especial en Youtube, es un claro ejemplo de esto.

El mismo Chincheto usa parte de su influencia para dar difusión a Juegaterapia, una asociación que se dedica principalmente a recoger consolas y videojuegos para llevarlas a los niños en los hospitales.

YellowMellow, Bolli o Dulceida son algunas de las youtubers más seguidas en nuestro país y que han hablado abiertamente de su orientación sexual (homosexual en el caso de las dos primeras y bisexual en el caso de la tercera) sin ningún tipo de pudor a todos sus seguidores. Los chicos obviamente también ayudan con sus vídeos a romper tabúes y prejuicios sobre la comunidad LGTB. Rush Smith no solo tiene algún vídeo en el que habla de cómo conoció a su novio, sino que también da consejos, desde su experiencia y a petición de sus fans, sobre temas como la homosexualidad o el acoso.

Por su parte, el canal de Youtube The Tripletz, formado por Lucas Lorén, Sergi Pedrero y Nacho Duyo, se ha convertido en una de las plataformas de activismo LGBT más influyentes de nuestro país gracias sobre todo a sus vídeos mensuales de ‘Charla de Queridas’, donde en cada ocasión cuentan con un nuevo invitado para hablar de temas sensibles e importantes para su audiencia: acoso escolar, homofobia, transfobia… Ellos mismos son conscientes de la responsabilidad que tienen con sus vídeos debido a la influencia que ejercen en su público, tal y como explican en una entrevista a El Mundo.

1 2 3 4 5 6

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.