¿Qué soluciones podemos encontrar ante este tema, sobre todo sabiendo que hay una gran cantidad de menores consumiendo Youtube y que todavía no pueden distinguir entre ficción/humor y realidad? Según Héctor Puente, la solución nunca es única y hay que concienciar tanto a youtubers de hacer una producción responsable como a los padres sobre el contenido que consumen sus hijos (a los que se refiere metafóricamente como ‘esponjas’). “Es importante tratar de concienciar a los youtubers sobre una producción responsable y que ellos sean conscientes del poder que tienen”, explica el sociólogo. “Si la comunicación es el cuarto poder, ellos son altavoces”, afirma.

En cuanto a los padres, además de lo apuntado, Chincheto explica su ejemplo: “en las charlas que doy pido que los padres sean también los que me hagan preguntas”.

A nivel social, el colegio, aunque todavía es difícil ver que tome conciencia con este tema, ha empezado a actuar al respecto. Es el caso de la Diputación de Granada, que desde este año ha comenzado un taller para alumnos de 3º y 4º de la ESO bajo el título de “Youtubers por la Igualdad”, desde el que se fomenta a los alumnos a detectar actitudes machistas por parte de los youtubers y a hacerles frente desde sus canales.

Y siguiendo con la dimensión social, Puente también incide en la necesidad de una cierta regulación. Del mismo modo que tenemos una calificación por edades en videojuegos o películas, por ejemplo, todavía no sucede de forma efectiva en Youtube, pese a que las nuevas directrices de contenido de la plataforma parecen un intento de ir en ese camino. Por otro lado, la calificación o el aviso de +18 en un vídeo, no solo no resulta efectiva, sino que, tal y como aseguran Chincheto y Outconsumer, produce el efecto contrario en cuanto a visitas. El sociólogo insiste en que de momento las directrices marcadas y la opción de denunciar vídeos no son suficiente a día de hoy, pero está convencido de que ya se está en fase de alcanzar una regulación útil.

En esta línea y sin ir más lejos, el youtuber TheGrefg, con más de dos millones de suscriptores, fue noticia este verano por grabarse conduciendo a 170 km/h. El vídeo en cuestión, titulado “Cuando gastas 100€ en Pokémon GO!”, fue eliminado al poco por el mismo autor al recibir numerosas críticas por sobrepasar con creces el límite de velocidad, a lo que le siguió una disculpa a través de Twitter en la que apelaba a la prudencia al volante. Por su parte, Audi España, la marca que le había dejado el coche, también condenó su comportamiento de forma pública exigiéndole la devolución inmediata del vehículo como consecuencia.

Wismichu, el youtuber con el que comenzábamos el artículo, pidió disculpas hace menos de un año en el programa de TV de Risto Mejide: “me arrepiento de los vídeos en los que insultaba a mujeres”. A los pocos días del programa, y como pacto tras su entrevista con Risto, Wismichu publicaba un nuevo vídeo en su canal bajo el título de “Cambios” en el que hacía un repaso a su evolución como youtuber y como persona y prometía rectificar en los vídeos futuros, pese a no haber borrado ninguno de los que asegura arrepentirse. Es difícil afirmar si este cambio ha ocurrido realmente, ya que la polémica tras su show de Canarias sucedió meses después a esto. En cualquier caso, es importante resaltar un gesto que hasta ahora no se había visto apenas desde la figura del youtuber: el arrepentimiento y las disculpas de forma pública.

Somos un ejemplo para bien o para mal”, declaró una vez el youtuber Luzu tras su paso por Bogotá. Veremos en qué desemboca durante los próximos años un fenómeno que registra más de 400 horas de contenido cada minuto.

1 2 3 4 5 6

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.